SALUD MENTAL

El disgusto puede ayudar a prevenir que nos enfermemos

Noticias de Psicología

Una nueva investigación, publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences el 15 de febrero, sugiere que el disgusto podría ser la forma en que el cuerpo ayuda a los humanos a evitar infecciones.

El estudio es el primero en su campo en probar directamente si las personas que experimentan una mayor sensibilidad a los patógenos – aquellos que son más propensos a sentir disgusto – se expondrán a menos patógenos en sus entornos locales y, por lo tanto, sufrirán menos infecciones.

“Encontramos que las personas con niveles más altos de disgusto tenían niveles más bajos de biomarcadores inflamatorios que eran indicativos de tener infecciones bacterianas o virales”, dijo Aaron Blackwell, profesor asociado de antropología de la Universidad del Estado de Washington y coautor del artículo. “Si bien el estudio muestra que el disgusto funciona para proteger contra la infección, también mostró que varía en diferentes entornos, según la facilidad con la que las personas pueden evitar ciertas cosas”.

Blackwell, junto con un equipo de investigación dirigido por Tara Cepon-Robins de la Universidad de Colorado, en Colorado Springs, examinaron datos de hogares en tres comunidades indígenas Shuar ecuatorianas. Todas las comunidades estaban ubicadas en ambientes altamente patógenos pero con diferentes niveles de desarrollo económico y participación en actividades tradicionales de subsistencia como la caza.

Los investigadores encontraron que el efecto protector de la repugnancia funcionaba bien cuando las personas podían permitirse evitar cosas que les repugnaban. Estos se encontraban en comunidades con mayor desarrollo económico con ventajas como mejor acceso a agua potable y alimentos comprados en un mercado.

Pero en las comunidades que dependían más de actividades de subsistencia como la caza y la agricultura a pequeña escala, las personas deben encontrar patógenos potenciales para adquirir alimentos, por ejemplo, exposición a heces de animales o fuentes de agua potencialmente contaminadas, donde hubo niveles más bajos de disgusto.

El efecto protector del disgusto tampoco funcionó para todos los patógenos, señaló Blackwell.

“Tener un alto nivel de sensibilidad a la repugnancia nos protege contra algunos tipos de infecciones, pero no necesariamente contra otros como las infecciones por gusanos parásitos que son comunes en esta área”, dijo Tara Cepon-Robins. “Tiene sentido porque sus huevos y larvas se transmiten a través del suelo, y cuando te ganas la vida cazando y cultivando tu propia comida, los suelos son difíciles de evitar”.

Desafortunadamente, también es poco probable que los sentimientos de disgusto ayuden en las pandemias, incluida la actual, según Blackwell, quien recientemente escribió sobre el papel de la psicología para evitar patógenos en las pandemias en Trends of Cognitive Sciences.

Este estudio apoya la hipótesis de que el disgusto es una emoción humana evolucionada que funciona como un mecanismo para evitar enfermedades, lo que ayuda a los humanos a reducir su exposición a patógenos. Los hallazgos también demuestran que la respuesta de repugnancia humana está calibrada a los costos y beneficios locales de la evitación y la infección.

El estudio se realizó como parte del Proyecto de Historia de Vida y Salud Shuar. Además de la Universidad del Estado de Washington y la Universidad de Colorado, el proyecto incluye investigadores de la Universidad de Washington en St. Louis, la Universidad del Norte de Arizona, la Universidad de Baylor, la Universidad de Oregon y Queens College, la Universidad de la Ciudad de Nueva York.

“La repugnancia no nos protege muy bien contra pandemias como COVID-19, en parte porque muchas personas son asintomáticas”, dijo Tara Cepon-Robins. “No tenemos ninguna pista de qué evitar. No puedes verlo”.

Charles Darwin planteó por primera vez la hipótesis de que los humanos desarrollaron una sensación de disgusto para ayudar a evitar los alimentos contaminados, y aunque muchos estudios han apoyado esa teoría, hasta ahora, ningún estudio ha probado directamente si una mayor sensibilidad al disgusto de patógenos se asocia con menos infecciones actuales.

Fuente: Universidad Estatal de Washington

Referencia:

“Pathogen disgust sensitivity protects against infection in a high pathogen environment” by Aaron Blackwell et al. PNAS

Acerca del autor

Noticias de Psicología

Noticias de Psicología

Portal de noticias de psicología.

Deja un comentario