DEPORTIVA

El ejercicio y el ayuno están relacionados con la desintoxicación cerebral

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Una nueva investigación allana el camino para una posible prevención de la enfermedad de Alzheimer

Los médicos saben desde hace mucho tiempo que la acumulación de proteínas tóxicas puede provocar la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson , la enfermedad de Lou Gehrig y otros trastornos neurodegenerativos devastadores. Hasta hace poco, nadie sabía cómo detener el proceso, y mucho menos eliminar esas proteínas tóxicas del cerebro. Claro, sabíamos que el ejercicio tenía beneficios relacionados con el cerebro. Los médicos han estado recomendando desde hace tiempo a sus pacientes aproximadamente una hora de ejercicio al menos tres veces por semana ya que mejora la función cerebral de las personas con deterioro cognitivo leve e incluso retrasar el inicio o retrasar el progreso de la enfermedad de Alzheimer.    

Sin embargo, hasta la reciente publicación de los resultados de un estudio realizado por investigadores de Harvard, nadie entendia exactamente el mecanismo de acción detrás del poder del ejercicio para tener este tipo de efecto en el cerebro. Claro, el ejercicio libera hormonas que mejorarán el estado de ánimo y la claridad mental. ¿Pero retrasar o ralentizar el progreso de la enfermedad de Alzheimer?. El 19 de febrero de 2019, los investigadores del Instituto Blavatnik de la Escuela de Medicina de Harvard publicaron los emocionantes resultados que pueden explicar esto. El estudio examinó los efectos celulares del ayuno y el ejercicio vigoroso, ambos considerados intervenciones metabólicos, que cada uno demostró independientemente para mejorar la eliminación celular interna de las llamadas proteínas de desecho. 

¿Y por qué esto es tan emocionante? ¡Porque no tenemos que esperar el desarrollo de un nuevo medicamento! Hay dos cosas que todos podemos hacer en este momento, simplemente usando los procesos naturales de nuestro cuerpo y sin efectos secundarios. Las enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Lou Gehrig, la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Alzheimer están relacionadas con el exceso de acumulación de proteínas mal plegadas (mutantes, tóxicas o innecesarias). Que interfieren con las funciones celulares. El estudio de Harvard muestra que el ejercicio vigoroso aumentó significativamente los niveles de cAMP, un desencadenante químico que induce un proceso celular que resulta en la eliminación de estas proteínas en exceso o en desecho. El investigador principal del equipo, Albert L. Golberg, demostró a través de investigaciones anteriores que los fármacos estimulantes del AMPc también podrían precipitar la eliminación de estas proteínas defectuosas o tóxicas, incluidas aquellas que pueden conducir a enfermedades neurodegenerativas. Este nuevo estudio muestra que, a través de un ejercicio vigoroso o un ayuno de 12 horas, el cuerpo puede inducir naturalmente el mismo proceso sin la introducción de medicamentos o suplementos exógenos.

El ayuno y el ejercicio son intervenciones metabólicas bien conocidas. Ambos pueden iniciar el estado metabólico de la cetosis, que actualmente es objeto de gran interés en la comunidad de investigación sobre tratamientos y prevención de una variedad de trastornos neurológicos. Tener un trastorno metabólico es un factor de riesgo conocido para desarrollar la enfermedad de Alzheimer. El hecho de que el ayuno y el ejercicio vigoroso están ahora vinculados al proceso de limpieza celular que puede ser responsable de la eliminación del exceso de proteínas que se sabe que causan el Alzheimer y otras afecciones neurodegenerativas podría significar que los investigadores de Harvard han tropezado con un proceso biológico que podría explicar por qué los trastornos metabólicos son un factor de riesgo tan importante para el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas en primer lugar.

El otro aspecto que provoca la reflexión de estos hallazgos recientes es la posibilidad de que la dieta cetogénica, creado para imitar el estado de ayuno sin tener que evitar todos los alimentos, en última instancia, puede ser una herramienta más útil a largo plazo en el proceso de limpieza celular. Los pacientes no pueden ayunar durante más de treinta días sin riesgo de morir de hambre. En el reciente estudio de Harvard, los beneficios producidos por el ejercicio vigoroso y un ayuno de 12 horas para inducir el proceso de limpieza celular observado en respuesta al ejercicio y el ayuno, aunque son emocionantes, fueron relativamente a corto plazo. La presencia del AMPc, que precipita la eliminación de las proteínas de desecho, ya no se elevó unas pocas horas después del ejercicio. La dieta cetogénica, que permite un estado de cetosis “en ayunas” más sostenible sin inanición, puede valer la pena considerar para una limpieza  celular más robusta para el tratamiento o la prevención de enfermedades.

Será interesante ver cómo estos hallazgos recientes demostrarán cuán eficaces pueden ser nuestros propios cuerpos para eliminar las toxinas que se sabe que causan enfermedades neurodegenerativas, mediante el simple recurso de ayuno o ejercicio vigoroso, que se desarrollará en futuras investigaciones. Este estudio plantea preguntas sobre el uso del ayuno, y tal vez el ayuno intermitente regular, como un medio para eliminar regularmente estas toxinas para proteger el cerebro. Se podrían realizar investigaciones adicionales sobre los detalles del ejercicio. El protocolo del estudio se centró en el ciclismo, pero probablemente otras formas de ejercicio producirían beneficios similares. Entonces, ¿qué tipo de ejercicio y con qué frecuencia se debe prescribir el ejercicio para obtener los máximos beneficios terapéuticos? Y, para aquellos que pueden necesitar una limpieza prolongada, ¿La dieta cetogénica induce el mismo proceso al aumentar los niveles de AMPc a nivel celular de la misma manera que el ayuno hace revertir o retardar el progreso de la enfermedad de Alzheimer? Con suerte, se puede hacer más trabajo para explorar estas posibilidades adicionales para desarrollar un protocolo de tratamiento dirigido a largo plazo sin necesidad de medicamentos o suplementos para tratar, y tal vez incluso prevenir estas enfermedades cerebrales paralizantes.

Fuente: Psychology Today

Deja un comentario