SALUD MENTAL

El entrenamiento cerebral puede ayudar a contrarrestar el deterioro cognitivo leve

PAD
Edición de Contenido por PAD

Investigadores australianos han encontrado que la participación en el entrenamiento del cerebro a través de programas en computadora puede mejorar la memoria y el estado de ánimo en los adultos mayores con deterioro cognitivo leve.

Sin embargo, una vez que las limitaciones cognitivas avanzan a un nivel para el cual se diagnostica la demencia, el entrenamiento ya no es efectivo.

El equipo de investigadores de la Universidad de Sydney revisó más de 20 años de investigación y demostró que el entrenamiento del cerebro podría conducir a mejoras en la cognición global, la memoria, el aprendizaje y la atención, así como el funcionamiento psicosocial (estado de ánimo y autopercepción de la calidad de vida) en el deterioro cognitivo leve.

El deterioro cognitivo leve implica una disminución de la memoria y otras habilidades de pensamiento a pesar de las habilidades de vida diaria generalmente intactas, y es uno de los factores de riesgo más fuertes para la demencia.

Las personas con deterioro cognitivo leve tienen más riesgo de desarrollar demencia dentro de un año y el riesgo es notablemente mayor entre las personas con depresión.

El entrenamiento del cerebro es un tratamiento para mejorar la memoria y las habilidades de pensamiento mediante la práctica de ejercicios mentales desafiantes basados en programas de computadora que están diseñados para verse y sentirse como juegos de video.

Los investigadores creen que los resultados muestran que el entrenamiento del cerebro puede desempeñar un papel importante en ayudar a prevenir la demencia.

“Nuestra investigación muestra que el entrenamiento del cerebro puede mantener o incluso mejorar las habilidades cognitivas entre las personas mayores con un riesgo muy alto de deterioro cognitivo, y es un tratamiento barato y seguro”, dijo el Dr. Amit Lampit de la Facultad de Psicología de la Universidad de Sydney.

El equipo combinó los resultados de 17 ensayos clínicos aleatorios, que incluyen casi 700 participantes, utilizando un enfoque matemático llamado metanálisis, ampliamente reconocido como el nivel más alto de evidencia médica.

Este equipo de investigadores ha utilizado el metanálisis antes para demostrar que el entrenamiento del cerebro es útil en otras poblaciones, tales como adultos mayores sanos y con enfermedad de Parkinson.

“En conjunto, estos amplios análisis han proporcionado la evidencia necesaria para perseguir la implementación clínica del entrenamiento del cerebro en el sector del cuidado de ancianos mientras se continúa la investigación dirigida a mejorar la efectividad del entrenamiento”, comentó finalmente Lampit.

Fuente: American Journal of Psychiatry

Deja un comentario