DEPORTIVA

El entrenamiento con pesas puede ayudar a aliviar o prevenir la depresión

Written by PAD

El entrenamiento con pesas puede ayudar a aliviar o prevenir la depresión.

Levantar pesas también puede levantar el estado de ánimo, según una nueva revisión importante de docenas de estudios sobre el entrenamiento de la fuerza y ​​la depresión. La revisión encontró que el ejercicio de resistencia a menudo reduce sustancialmente la tristeza de las personas, sin importar cuán melancólicas se sientan al principio, o con qué frecuencia vayan al gimnasio a levantar pesas.

Ya hay evidencia considerable de que el ejercicio, en general, puede ayudar a evitar y tratar la depresión. Una revisión a gran escala de 2016 que involucró a más de un millón de personas, por ejemplo, concluyó que estar en buena forma física reduce sustancialmente el riesgo de que alguien desarrolle depresión clínica. Otros estudios y revisiones han encontrado que el ejercicio también puede reducir los síntomas de la depresión en personas que han recibido un diagnóstico de la enfermedad.

Pero la mayoría de estos estudios y revisiones anteriores se han centrado en el ejercicio aeróbico, como caminar o trotar.

Se ha sabido mucho menos sobre los posibles beneficios, del entrenamiento de fuerza para la salud mental. Un análisis de 2017 de investigaciones anteriores descubrió que el entrenamiento de fuerza puede ayudar a las personas a sentirse menos ansiosas y nerviosas.

Así que para el nuevo estudio, que se publicó en mayo del 2018 en JAMA Psychiatry, los mismos investigadores que antes habían examinado la ansiedad y el ejercicio de resistencia ahora dirigieron su atención a la depresión.

Querían ver si la investigación disponible podría decirnos si el levantamiento de pesas afecta significativamente el inicio y la gravedad de la depresión. También buscaron determinar si la cantidad del ejercicio y la edad, la salud o el sexo de los deportistas serían importantes.

Los investigadores comenzaron reuniendo todos los mejores estudios anteriores relacionados con el ejercicio de resistencia y la depresión. Solo estaban interesados en experimentos aleatorios con un grupo de control, lo que significa que algunas personas habían sido asignadas para comenzar a hacer ejercicio mientras que otras no. Estos experimentos son el estándar de oro para evaluar los efectos del ejercicio y otras intervenciones.

Los experimentos también tuvieron que incluir pruebas de depresión antes y después del entrenamiento.

Los investigadores encontraron 33 experimentos de entrenamiento con pesas y depresión que cumplían con sus criterios. Los estudios involucraron a casi 2,000 hombres y mujeres de diversas edades, algunos de los cuales habían sido diagnosticados con depresión, mientras que otros no.

Los investigadores agregaron los resultados de todos estos estudios y luego comenzaron a investigar los datos.

Tal vez lo más interesante de los resultados es que la cantidad de entrenamiento con pesas no parecía importar. Los beneficios eran esencialmente los mismos, ya sea que las personas fueran al gimnasio dos veces por semana o cinco veces por semana y si estaban completando muchas repeticiones de cada ejercicio o solo unas pocas.

Los impactos en la salud mental también fueron similares para hombres y mujeres y para levantadores más jóvenes (a menudo estudiantes universitarios) y personas de mediana edad o mayores.

Solo algunos de los estudios también incluyeron un grupo separado que probó el ejercicio aeróbico, por lo que es difícil comparar los efectos de ese tipo de ejercicio con los de levantamiento de pesas.

Pero aunque el número de personas involucradas era pequeño, los resultados combinados sugieren que el entrenamiento con pesas y el ejercicio aeróbico tienen un impacto similar en la depresión, concluyen los autores de la nueva revisión.

Ambos tipos de ejercicios redujeron los síntomas, y casi en la misma medida.

Sin embargo, este tipo de revisión no puede decirnos cómo el entrenamiento de fuerza podría estar influyendo en la salud mental.

El ejercicio probablemente tenga consecuencias fisiológicas y psicológicas, dijo Brett Gordon, un estudiante graduado de la Universidad de Limerick en Irlanda, quien dirigió la nueva revisión. El entrenamiento con pesas podría estar cambiando los aspectos del cerebro, incluidos los niveles de varios neuroquímicos que influyen en los estados de ánimo, agregó Gordon.

“La expectativa también podría estar en el trabajo”. La gente espera que los entrenamientos los hagan sentir más alegres, y lo hacen.

Los resultados de la revisión no indican que el entrenamiento de resistencia sea mejor para combatir la depresión que otros tipos de ejercicio, comentó Gordon. Los resultados tampoco sugieren que el ejercicio pueda, o deba, reemplazar las terapias tradicionales, incluida la medicación.

Pero en general, dijo Gordon, los datos sugieren que visitar el gimnasio y levantar pesas unas pocas veces a la semana podría ser una forma efectiva de mantener la salud mental.

Fuente: The New York Times

About the author

PAD

Deja un comentario