SOCIAL

El estar conectados socialmente puede ser la protección más fuerte contra la depresión

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Investigadores del Hospital General de Massachusetts (MGH) han descubierto que la conexión social puede ser el factor protector más fuerte contra la depresión y sugieren que reducir las actividades sedentarias como mirar televisión y tomar siestas durante el día también podría ayudar a reducir el riesgo de depresión.

El equipo identificó un conjunto de factores modificables de un campo de más de 100 que podrían representar objetivos valiosos para prevenir la depresión en adultos.

“La depresión es la principal causa de discapacidad en todo el mundo, pero hasta ahora los investigadores se han centrado solo en un puñado de factores de riesgo y protección, a menudo en solo uno o dos dominios”, dice Karmel Choi, investigador del Departamento de Psiquiatría y la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard, y autor principal del artículo. “Nuestro estudio proporciona la imagen más completa hasta la fecha de los factores modificables que podrían afectar el riesgo de depresión”.

Los investigadores adoptaron un enfoque de dos etapas. La primera etapa se basó en una base de datos de más de 100,000 participantes en el Biobanco del Reino Unido para escanear sistemáticamente una amplia gama de factores modificables que podrían estar relacionados con el riesgo de desarrollar depresión, incluida la interacción social, el uso de los medios, los patrones de sueño, la dieta, la actividad física y exposiciones ambientales.

Este método, conocido como exploración de asociación de toda la exposición (ExWAS), es comparable a los estudios de asociación de todo el genoma (GWAS) que se han utilizado ampliamente para identificar factores de riesgo genéticos de enfermedad.

La segunda etapa tomó los candidatos modificables más fuertes de ExWAS y aplicó una técnica llamada aleatorización mendeliana (MR) para investigar qué factores pueden tener una relación causal con el riesgo de depresión.

La RM es un método estadístico que trata la variación genética entre personas como una especie de experimento natural para determinar si es probable que una asociación refleje una causalidad en lugar de una mera correlación.

Este enfoque de dos etapas permitió a los investigadores del MGH reducir el campo a un conjunto más pequeño de objetivos prometedores y potencialmente causales para la depresión.

“De lejos, el más prominente de estos factores fue la frecuencia de confiar en los demás, pero también las visitas a familiares y amigos, todo lo cual resaltó el importante efecto protector de la conexión social y la cohesión social”, dijo el autor principal Jordan Smoller, Jefe asociado de investigación en el Departamento de Psiquiatría del MGH.

“Estos factores son más relevantes ahora que nunca en un momento de distanciamiento social y separación de amigos y familiares”.

Los efectos protectores de la conexión social se encontraron incluso entre las personas que tenían un mayor riesgo de depresión como resultado de la vulnerabilidad genética o el trauma temprano en la vida.

Por otro lado, los factores relacionados con el riesgo de depresión incluyeron el tiempo dedicado a ver televisión, aunque los autores señalan que se necesitan más estudios para determinar si ese riesgo se debe a la exposición a los medios o si el tiempo frente al televisor es representativo de ser sedentario.

Quizás lo más sorprendente es que la tendencia a tomar siestas durante el día y al uso regular de multivitamínicos parece estar relacionada con el riesgo de depresión, aunque se necesita más investigación para determinar cómo podrían estar vinculados.

El estudio demuestra un nuevo enfoque importante para evaluar una amplia gama de factores modificables y utilizar esta evidencia para priorizar los objetivos de las intervenciones preventivas para la depresión.

“La depresión tiene un costo enorme para las personas, las familias y la sociedad, pero todavía sabemos muy poco sobre cómo prevenirla”, dice Smoller.

“Hemos demostrado que ahora es posible abordar estas cuestiones de gran importancia para la salud pública a través de un enfoque a gran escala basado en datos que no estaba disponible ni siquiera hace unos años. Esperamos que este trabajo motive más esfuerzos para desarrollar estrategias viables para prevenir la depresión”.

Los hallazgos se publican en The American Journal of Psychiatry .

Fuente: Massachusetts General Hospital

Deja un comentario