SALUD MENTAL

El estrés mental más que el estrés físico puede ser un predictor más fuerte de que se repita un ataque cardíaco

PAD
Edición de Contenido por PAD

Según algunas investigaciones recientes, para algunas personas que sobreviven a un ataque cardíaco, el estrés mental más que el estrés físico puede ser un predictor más fuerte de que se repita un ataque cardíaco o morir de una enfermedad cardíaca.

Las pruebas de estrés tradicionales, en las que alguien hace ejercicio en una caminadora o toma un medicamento que hace que el corazón lata más rápido y más fuerte como si la persona realmente estuviera haciendo ejercicio, se han utilizado durante mucho tiempo para controlar el flujo de sangre al corazón y medir el riesgo de problemas cardíacos, dicen investigadores de la Universidad Emory en Atlanta.

Se propusieron investigar si la isquemia miocárdica, cuando el flujo sanguíneo al corazón se reduce para que el músculo cardíaco no reciba suficiente oxígeno, inducido por el estrés mental, se asocia con malos resultados entre los sobrevivientes de ataques cardíacos. También querían investigar cómo este tipo de prueba de esfuerzo se compara con el estrés convencional provocado por el ejercicio.

Lo que descubrieron es que entre los más de 300 individuos jóvenes y de mediana edad inscritos en el estudio, aquellos que sufrieron isquemia miocárdica con estrés mental tenían una probabilidad dos veces mayor de tener otro ataque cardíaco o morir de una enfermedad cardíaca.

“En nuestro estudio, la isquemia miocárdica provocada por el estrés mental fue un mejor indicador de riesgo que lo que pudimos ver con las pruebas de estrés convencionales”, dijo la Dra. Viola Vaccarino, profesora de investigación cardiovascular en el departamento de epidemiología en la Escuela de Salud Pública Rollins de la Universidad Emory en Atlanta, y la investigadora principal del estudio. “Estos datos apuntan al importante efecto que el estrés psicológico puede tener en el corazón y en el pronóstico de los pacientes con enfermedades cardíacas. Nos brinda una prueba tangible de cómo el estrés psicológico, que no se aborda específicamente en las guías clínicas actuales, puede afectar los resultados”.

Agregó que tener en cuenta el estrés psicológico de los pacientes puede ayudar a los médicos a evaluar mejor el riesgo de ataques cardíacos recurrentes o la muerte que se observa en algunos pacientes que sobreviven a un ataque cardíaco. Estos resultados también subrayan la necesidad de estrategias para identificar las mejores intervenciones de manejo del estrés para estos pacientes, anotó.

Los investigadores estudiaron a 306 adultos con edades comprendidas entre 22 y 61 años, con una edad promedio de 50 años, que habían estado en el hospital por un ataque al corazón en los últimos ocho meses.

Los participantes fueron reclutados en el área metropolitana de Atlanta y representaban a un grupo diverso de pacientes: la mitad eran mujeres y el 65 por ciento eran afroamericanos, informaron los investigadores.

Todos los participantes se sometieron a dos tipos de pruebas de “estrés” para examinar el flujo sanguíneo al corazón: pruebas de estrés mental (provocadas por dar un discurso con contenido emocional frente a una audiencia intimidante y aparentemente desinteresada seguida de imágenes de perfusión miocárdica) y pruebas de estrés convencionales (farmacológico o ejercicio).

Los pacientes fueron seguidos durante una mediana de tres años para el punto final primario, que incluía una combinación de un ataque cardíaco repetido o muerte cardiovascular. Estos fueron adjudicados a través de una revisión independiente de los registros médicos y el examen de los registros de defunción. La isquemia se definió como una interrupción nueva o que empeora en el flujo sanguíneo adecuado al corazón y se evaluó mediante escáneres de imágenes nucleares cardíacas.

En general, los investigadores descubrieron que la isquemia miocárdica inducida por el estrés mental ocurrió en el 16 por ciento de los pacientes, mientras que la isquemia convencional ocurrió en el 35 por ciento, lo que sugiere que la isquemia tradicional debida al ejercicio o al estrés inducido por medicamentos es más común.

Durante un período de seguimiento de tres años, el 10 por ciento de los pacientes (28 personas) tuvieron otro ataque cardíaco y dos murieron por problemas relacionados con el corazón.

El estudio descubrió que la incidencia de ataque cardíaco o muerte relacionada con enfermedades cardiovasculares fue más del doble en pacientes con isquemia inducida por estrés mental, ocurriendo en 10 pacientes (20 por ciento), en comparación con 20 (8 por ciento) de pacientes sin isquemia por estrés mental.

La relación entre el estrés mental agudo y el ataque cardíaco o la muerte se mantuvo incluso después de ajustar los factores de riesgo clínico y los síntomas de depresión , dijeron los investigadores.

Otro hallazgo interesante, según Vaccarino, es que la isquemia con estrés mental y con el estrés convencional no estaban fuertemente relacionadas entre sí, lo que sugiere que ocurren a través de diferentes vías.

Vaccarino y su equipo de investigación planean expandir esta investigación usando un tamaño de muestra más grande y un tiempo de seguimiento más largo para determinar si hay subgrupos específicos de pacientes que están especialmente en riesgo de resultados adversos cuando desarrollan isquemia por estrés mental.

Debido al tamaño relativamente pequeño de la muestra del primer estudio, los investigadores no pudieron determinar si dicho riesgo difiere según el sexo o la raza, por ejemplo, o si las exposiciones pasadas a estresores sociales o trauma desempeñan un papel

Los investigadores también planean examinar si la isquemia miocárdica inducida por el estrés mental en el laboratorio refleja respuestas fisiológicas mejoradas al estrés en la vida real.

El estudio se presentó en la Sesión científica anual de la American College of Cardiology 2020 junto con el Congreso Mundial de Cardiología.

Fuente: Colegio Americano de Cardiología.

Deja un comentario