OTRAS FUENTES

El mecanismo oculto de la ketamina

el-mecanismo-oculto-de-la-ketamina
Curación de Contenido por Gloria Remírez

La depresión es el diagnóstico psiquiátrico más común en países como Suecia, afectando a uno de cada diez hombres y a una de cada cinco mujeres en algún momento de sus vidas. Entre el 15 y el 30% de los pacientes no reciben el alivio necesario en los dos primeros intentos de terapia, en cuyo caso la depresión se designa como difícil de tratar.

La ketamina es un medicamento con efectos sedantes, usado en anestesia y que algunas personas emplean también como droga recreativa. Varias investigaciones demostraron que la ketamina, en dosis bajas, tiene un efecto positivo y rápido sobre algunos casos de depresión difícil de tratar, pero no se consiguió aclarar con suficiente detalle cómo actúa la sustancia. Recientemente se ha aprobado en Estados Unidos y la Unión Europea un aerosol nasal que contiene ketamina para pacientes con depresión resistente al tratamiento.

Unos investigadores del Instituto Karolinska en Suecia se propusieron observar no solo la magnitud del efecto de la ketamina sobre la depresión sino también si esta sustancia actúa a través de los receptores de serotonina 1B.

El equipo de Mikael Tiger y Johan Lundberg escaneó los cerebros de voluntarios mediante tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés) en relación con el tratamiento con ketamina, identificando un blanco fundamental de actuación del fármaco: receptores específicos de serotonina en el cerebro.

[Img #60623]

Recreación artística de neuronas en el cerebro humano. (Imagen: Amazings / NCYT)

La serotonina desempeña un papel fundamental en la depresión y se cree que los niveles bajos están relacionados con una mayor gravedad de esa enfermedad. Hay 14 tipos diferentes de receptores para este neurotransmisor en la superficie de las neuronas. Para sus escaneos mediante tomografía por emisión de positrones, los investigadores usaron un marcador que se une específicamente a los receptores de serotonina 1B. Encontraron que la ketamina operaba a través de estos receptores en un mecanismo de acción anteriormente desconocido. La unión a este receptor reduce la liberación de serotonina pero aumenta la de otro neurotransmisor llamado dopamina. La dopamina es parte del sistema de recompensa del cerebro y ayuda a las personas a experimentar sentimientos positivos sobre la vida, algo que a menudo falta en la depresión.

Los autores del nuevo estudio, el más extenso de todos los de su tipo basados en el uso de tomografía por emisión de positrones, han mostrado por vez primera que el tratamiento con ketamina aumenta la cantidad de receptores de serotonina 1B. Tal como señala Lundberg, la ketamina tiene la ventaja de ser de acción muy rápida, pero al mismo tiempo es un fármaco de tipo narcótico que puede llevar a la adicción. “Será interesante examinar en futuros estudios si este receptor puede ser un objetivo para nuevos fármacos efectivos que no tengan los efectos adversos de la ketamina”, aventura Lundberg. (Fuente: NCYT Amazings)