SOCIAL

El miedo a la brutalidad policial es mas evidente entre los negros y los latinos

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Un nuevo estudio indica que los negros son cinco veces más propensos y los latinos cuatro veces más propensos a temer la brutalidad policial que los blancos.

Los hallazgos revelan que el 32.4 por ciento de los negros y el 26.5 por ciento de los latinos informan que “se preocupan mucho” por convertirse en víctimas de la violencia policial, en comparación con solo el 6.6 por ciento de los blancos.

Por el contrario, tres cuartos de los blancos “no se preocupan en absoluto” por la violencia de los oficiales, en comparación con un tercio de los encuestados minoritarios.

La profesora de criminología de la Universidad del Sur de Florida (USF), la Dra. Murat Haner y la socióloga la Dra. Melissa Sloan realizaron el estudio con otros cuatro profesores durante tres meses en 2018.

“Los negros y los hispanos viven con estas preocupaciones de las que los blancos realmente no tienen idea”, dijo Sloan. “Dada la larga historia de discriminación racial en los Estados Unidos, esta división probablemente ha estado ocurriendo durante mucho tiempo, de generación en generación”.

El estudio se basa en una encuesta nacional de 1,000 encuestados para medir el miedo según cuánto se “preocupan” los participantes del estudio de experimentar violencia policial.

Se preguntó a los participantes cuánto se preocupan por seis áreas potenciales de preocupación:

  • experimentando brutalidad policial;
  • convertirse en víctima de un delito racial/de odio;
  • convertirse en víctima de un crimen violento;
  • alguien irrumpiendo en tu casa cuando estás en casa;
  • un tiroteo masivo en algún evento o en el trabajo/escuela;
  • convertirse en la víctima de un ataque terrorista.

El objetivo de preguntar sobre estas otras preocupaciones era determinar si las diferencias raciales/étnicas eran exclusivas de la preocupación de la brutalidad policial o si se encontraban en otros ejemplos de victimización, y en caso afirmativo, en qué medida.

También colaboraron en el estudio, además de Haner y Sloan, investigadores de la Universidad del Sur de Georgia, la Universidad de Cincinnati, la Universidad Xaiver y la Universidad de Nebraska en Omaha.

Investigaciones anteriores han analizado el miedo a la policía en general, pero este estudio es el primero en examinar específicamente el miedo a la brutalidad policial. Además, el estudio incluye una proporción representativa de encuestados latinos, un subgrupo de la población de los EE. UU. que a menudo se omite del área de investigación.

Además de considerar las diferencias raciales en relación con la violencia policial, el estudio sugiere que, para los negros, así como para los hispanos en cierta medida, preocuparse por la brutalidad policial exige un costo emocional que es generalizado y en gran medida oculto a la vista.

Esta carga emocional es peligrosa porque la investigación muestra que la preocupación excesiva conduce a consecuencias psicológicas y de salud física, así como a cambios de comportamiento.

“La investigación sobre el miedo a la delincuencia muestra que preocupaciones como estas pueden conducir a conductas de evitación en las que las personas restringen las actividades normales y la interacción social por miedo, lo que puede conducir a sentimientos de aislamiento y baja calidad de vida”, comento Sloan. “Más preocupante es que esta preocupación se justifica como lo demuestra el asesinato de George Floyd y de los numerosos negros estadounidenses que han sido agredidos y asesinados por la policía en el pasado”.

El alcance de esta preocupación entre los negros sugiere que estas consecuencias pueden afectar a comunidades enteras, no solo a las personas en contacto con la policía y el sistema de justicia penal.

“En conjunto, lo que queda es una imagen insidiosa en la que las comunidades se preocupan por aquellos en los que se supone que deben confiar durante su mayor momento de necesidad”, dijo Haner. “Hay una subpoblación sustancial en Estados Unidos que se preocupa por ser víctima, no por algún perpetrador, sino por el estado, las mismas personas que han jurado protegerlos y servirlos”.

Para proporcionar un contexto adicional, el equipo analizó las respuestas sobre las preocupaciones en los otros cinco escenarios de victimización, que se enumeran anteriormente.

Las preocupaciones sobre ser víctima de un crimen violento o un tiroteo masivo parecían homogéneas, y los encuestados negros y latinos no se preocupaban ni más ni menos que los blancos. Sin embargo, parecía que los estadounidenses más jóvenes se preocupan más que los estadounidenses mayores por estos dos eventos.

Los encuestados latinos se preocuparon más que los encuestados blancos acerca de que alguien irrumpiera en su casa cuando estaban presentes. Los encuestados negros, por otro lado, no se preocuparon por este crimen de manera diferente a los encuestados blancos.

Finalmente, los participantes negros y latinos se preocuparon significativamente más que los encuestados blancos por ser víctimas de un crimen racial o de odio o ser víctimas de un ataque terrorista.

Los hallazgos se publican en línea en la revista Victims & Offenders: An International Journal of Evidence-based Research, Policy and Practice.

Fuente: Universidad del Sur de Florida

Deja un comentario