SALUD MENTAL

El no aprender a desestresarnos puede afectar nuestra salud una década más tarde

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

El no aprender a desestresarnos  puede afectar nuestra salud una década más tarde

Una nueva investigación descubrió que es importante aprender a evitar que el estrés persista y continúe hasta el día siguiente. Los investigadores encontraron que las personas que permiten que sus respuestas emocionales negativas al estrés persistan al día siguiente tienen un mayor riesgo de problemas de salud y limitaciones físicas más adelante en la vida.

“Nuestra investigación muestra que las emociones negativas que perduran después de los factores estresantes diarios menores tienen implicaciones importantes para nuestra salud física a largo plazo”, dijo la psicológica Kate Leger, estudiante de doctorado en la Universidad de California, en Irvine.

“Cuando la mayoría de la gente piensa en los tipos de factores estresantes que afectan la salud, piensan en las cosas importantes, los principales acontecimientos de la vida que afectan gravemente sus vidas, como la muerte de un ser querido o el divorcio”, comentó Leger.

“Pero la acumulación de hallazgos sugiere que no solo son los grandes eventos, sino factores estresantes menores también pueden afectar nuestra salud”. Aprender a “dejarlo ir” es un factor importante para mejorar la salud a largo plazo.

Si bien estudios previos sugieren una clara asociación entre las respuestas del mismo día al estrés y al bienestar a largo plazo, la nueva investigación quería evaluar el impacto de las respuestas emocionales persistentes.

Es decir, ¿hace una diferencia si un factor estresante, como una inyección, una mala calificación o una discusión, genera emociones negativas que se propagan al día siguiente?

Para averiguarlo, Leger y sus colegas los Dres. Susan T. Charles y David M. Almeida analizaron los datos de Midlife in the United States Survey, un estudio longitudinal nacional representativo de adultos.

Como parte del estudio, los participantes completaron una encuesta durante 8 días sobre emociones negativa; todos los días, informaron la cantidad de tiempo durante las últimas 24 horas que habían sentido una variedad de emociones (por ejemplo, sentirse solo, sentir temor o irritables o enojo). También informaron los factores estresantes que experimentaron cada día.

Luego, en una parte posterior del estudio que tuvo lugar 10 años después, los participantes completaron encuestas que evaluaron sus enfermedades crónicas y limitaciones funcionales. Los participantes informaron el grado en que pudieron llevar a cabo tareas básicas y cotidianas, como vestirse solos, subir escaleras, cargar compras del supermercado y caminar varias cuadras.

Como era de esperar, las personas tendían a informar una emoción negativa mayor si habían experimentado un factor estresante el día anterior en comparación con si no habían experimentado ningún factor de estrés el día anterior. Además, los análisis revelaron que las emociones negativas persistentes (en respuesta a un estresor) se asociaron con un mayor número de problemas de salud, incluyendo enfermedades crónicas, deficiencias funcionales y dificultades con las tareas cotidianas, una década después.

Estas asociaciones se descubrieron independientemente del sexo, la educación y la línea de base de salud de los participantes. La relación entre el estrés y la mala salud continuó incluso después de que los investigadores tomaran en cuenta las respuestas emocionales del mismo día y el número promedio de factores estresantes.

“Esto significa que los resultados de salud no solo reflejan cómo las personas reaccionan a los factores estresantes diarios, o la cantidad de factores estresantes a los que están expuestos: hay algo único en lo negativo que sienten al día siguiente que tiene consecuencias importantes para la salud física”, dijo Leger.

Leger y sus colegas plantean la hipótesis de que este vínculo podría desarrollarse mediante la activación de sistemas relacionados con el estrés o mediante comportamientos de salud, dos posibles mecanismos que ofrecen vías para futuras investigaciones.

“El estrés es común en nuestra vida cotidiana. Sucede en el trabajo, sucede en la escuela, sucede en casa y en nuestras relaciones “, agregó Leger. “Nuestra investigación muestra que la estrategia para ‘simplemente dejarlo ir’ podría ser beneficioso para nuestra salud física a largo plazo”.

Los hallazgos de esta investigación aparecen en Psychological Science, una revista de la Asociación para la Ciencia Psicológica.

Fuente: Asociación para la Ciencia Psicológica

Deja un comentario