El no estar consciente de la pérdida de la memoria está relacionado con un mayor riesgo de estar desarrollando Alzheimer

¿Te encuentras preocupado por lo pobre que ha sido tu memoria últimamente? Esto puede ser realmente una buena noticia. Un nuevo estudio canadiense publicado en el Journal of Clinical Psychiatry muestra que las personas que son conscientes de sus problemas de memoria tienen en realidad menos probabilidades de desarrollar demencia o la enfermedad de Alzheimer.

Por otro lado, las personas que no son conscientes de su pérdida de memoria, una condición conocida como anosognosia, son más propensos a desarrollar Alzheimer.

“Si los pacientes se quejan de problemas de memoria, pero su pareja o cuidador no está demasiado preocupado, es probable que la pérdida de memoria se debe a otros factores, posiblemente la depresión o la ansiedad”, dice el autor principal del presente estudio el Dr. Philip Gerretsen, científico clínico en la División Geriátrica de Adicción y Salud Mental del Instituto Campbel de Investigación de Salud Mental de la Familia en Toronto.

“Se puede asegurar que es poco probable que estas personas desarrollen demencia, y las otras causas de pérdida de memoria deben ser abordados”.

En los casos más graves, sin embargo, la pareja o cuidador es el que tiene más probabilidades de sentirse angustiado mientras que el paciente no tiene conciencia de ningún problema de memoria. En la enfermedad de Alzheimer, la falta de conciencia se asocia con más carga sobre el cuidador. Tanto el desconocimiento de la enfermedad (anosognosia) y la pérdida de memoria (conocido como deterioro cognitivo leve) pueden evaluarse objetivamente mediante cuestionarios.

El estudio, que puede ser el más grande de su tipo sobre la conciencia de la enfermedad, involucró los datos de 1.062 personas de 55 a 90 años del estudio ADNI (Alzheimer’s Disease Neuroimaging Initiative). Esto incluyó a 191 personas con enfermedad de Alzheimer, 499 con deterioro cognitivo leve y 372 como parte del grupo control saludables.

Los investigadores también querían saber qué regiones del cerebro se ven afectadas cuando un paciente no es consciente de su enfermedad. Para hacer esto, examinaron la absorción del cerebro de la glucosa. Las células cerebrales necesitan glucosa para funcionar, pero la absorción de glucosa está alterada en la enfermedad de Alzheimer.

El equipo de investigación mostró que las personas con percepción de enfermedad alterada también habían reducido la captación de glucosa en regiones cerebrales específicas, incluso cuando se contaban otros factores típicamente asociados con una disminución en la captación de glucosa, como la edad y el grado de pérdida de memoria.

En la siguiente etapa de esta investigación, Gerretsen estará rastreando a adultos mayores con deterioro cognitivo leve que están recibiendo una intervención para prevenir el Alzheimer. Este estudio en curso, conocido como el estudio PACt-MD, combina ejercicios de entrenamiento cerebral y estimulación cerebral con una corriente eléctrica suave para mejorar el aprendizaje y la memoria.

Fuente: Centro para la Adicción y la Salud Mental

Deja un comentario