DEPORTIVA

El practicar deporte impacta positivamente en la memoria

PAD
Edición de Contenido por PAD

Si el deporte es bueno para el cuerpo, también parece ser bueno para el cerebro. Al evaluar el rendimiento de la memoria después de una sesión deportiva, neurocientíficos de la Universidad de Ginebra (UNIGE) demuestran que una sesión de ejercicio físico intensivo de tan solo 15 minutos en bicicleta mejora la memoria, incluida la adquisición de nuevas habilidades motoras. ¿Cómo? Mediante la acción de los endocanabinoides, moléculas que se sabe que aumentan la plasticidad sináptica. Este estudio, que se aparecerá en la revista Scientific Reports, destaca las virtudes del deporte tanto para la salud como para la educación. Los programas y estrategias escolares dirigidos a reducir los efectos de la neurodegeneración en la memoria podrían beneficiarse de ello.

Muy a menudo, justo después de un ejercicio deportivo, especialmente de resistencia como correr o andar en bicicleta, uno siente bienestar físico y psicológico. Esta sensación se debe a los endocannabinoides, pequeñas moléculas producidas por el cuerpo durante el esfuerzo físico. “Circulan en la sangre y atraviesan fácilmente la barrera hematoencefálica. Luego se unen para especializar los receptores celulares y desencadenan esta sensación de euforia. Además, estas mismas moléculas se unen a los receptores en el hipocampo, la principal estructura del cerebro para el procesamiento de la memoria.”dice Kinga Igloi, profesora en el laboratorio Sophie Schwartz, del Departamento de Neurociencias Básicas de la Facultad de Medicina de la UNIGE, quien dirigió este trabajo. “Pero, ¿cuál es el vínculo entre el deporte y la memoria? Esto es lo que queríamos entender”, continúa diciendo Igloi.

Para probar el efecto del deporte en el aprendizaje motor, los científicos pidieron a un grupo de 15 hombres jóvenes y sanos, que no eran atletas, que realizaran una prueba de memoria en tres condiciones de ejercicio físico: después de 30 minutos de ciclismo moderado, después de 15 minutos de ejercicio intensivo en bicicleta (definido como el 80% de su frecuencia cardíaca máxima) o después de un período de descanso. “El ejercicio fue el siguiente: una pantalla mostraba cuatro puntos colocados uno al lado del otro. Cada vez que uno de los puntos se transformaba brevemente en una estrella, el participante tenía que presionar el botón correspondiente lo más rápido posible”, explica Blanca Marin Bosch, investigadora en el mismo laboratorio. “Siguió una secuencia predefinida y repetida para evaluar con precisión cómo se aprendieron los movimientos. Esto es muy similar a lo que hacemos cuando, por ejemplo, aprendemos a escribir en un teclado lo más rápido posible.

Además de los resultados de las pruebas de memoria, los científicos observaron cambios en la activación de las estructuras cerebrales con resonancia magnética funcional y realizaron análisis de sangre para medir los niveles de endocannabinoides. Los diferentes análisis coinciden: cuanto más rápidos son los individuos, más activan su hipocampo (el área cerebral de la memoria) y el núcleo caudado (una estructura cerebral involucrada en los procesos motores). Además, sus niveles de endocannabinoides siguen la misma curva: cuanto más alto es el nivel después de un esfuerzo físico intenso, más se activa el cerebro y mejor el rendimiento del cerebro. “Estas moléculas están involucradas en la plasticidad sináptica, es decir, la forma en que las neuronas están conectadas entre sí y, por tanto, pueden actuar sobre la potenciación a largo plazo, el mecanismo para la consolidación óptima de la memoria”, dice Blanca Marin Bosch.

En un estudio anterior, el equipo de investigación ya había demostrado el efecto positivo del deporte sobre otro tipo de memoria, la memoria asociativa. Sin embargo, al contrario de lo que se muestra aquí, habían observado que una sesión deportiva de intensidad moderada producía mejores resultados. Por tanto, muestra que, como no todas las formas de memoria utilizan los mismos mecanismos cerebrales, no todas las intensidades deportivas tienen los mismos efectos. Cabe destacar que en todos los casos el ejercicio físico mejora la memoria más que la inacción.

Al proporcionar datos neurocientíficos precisos, estos estudios permiten vislumbrar nuevas estrategias para mejorar o preservar la memoria. “La actividad deportiva puede ser una intervención fácil de implementar, mínimamente invasiva y económica. ¿Sería útil, por ejemplo, planificar un momento de deporte al final de una mañana escolar para consolidar el aprendizaje escolar?”, se pregunta Kinga Igloi, quien, con sus colegas en el laboratorio de Sophie Schwartz, tiene como objetivo lograr tales objetivos prácticos.

Actualmente, los neurocientíficos prosiguen su trabajo mediante el estudio de los trastornos de la memoria y, en particular, el estudio de las poblaciones con alto riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. “Algunas personas de hasta 25 años pueden experimentar déficits de memoria sutiles caracterizados por la sobreactivación del hipocampo. Queremos evaluar hasta qué punto la práctica deportiva podría ayudar a compensar estos déficits tempranos que son precursores de la enfermedad de Alzheimer”, concluyen los autores.

Fuente: Universidad de Ginebra

Deja un comentario