DEPORTIVA

El que los niños participen en deportes esta ligado a menor depresión

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Una nueva investigación sugiere que un niño varón es menos propenso a tener síntomas de depresión si participa en deportes de equipo. Además, se encontró que la participación en actividades no deportivas no tiene efecto en el estado de ánimo de un niño. La asociación se encontró sólo para niños.

Los investigadores de la Universidad de Washington en St. Louis creen que los hallazgos, publicados en Biological Psychiatry: Cognitive Neuroscience and Neuroimaging, sugieren que el ejercicio podría tener efectos antidepresivos en los adolescentes.

“Estos resultados interesantes brindan pistas importantes sobre cómo el ejercicio beneficia el ánimo en los niños y revela el importante papel que desempeña el género en estos efectos”, dijo Cameron Carter, editor de Biological Psychiatry: Cognitive Neuroscience and Neuroimaging.

Usando imágenes cerebrales, los investigadores demostraron que la participación en los deportes estaba asociada con un aumento del volumen del hipocampo, una región del cerebro importante para la memoria y la respuesta al estrés, tanto en niños como en niñas.

Sin embargo, el volumen del hipocampo se asoció con síntomas depresivos solo en los niños, lo que sugiere que, en los niños, los cambios en el hipocampo pueden jugar un papel en la relación entre la participación deportiva y los síntomas depresivos.

El impacto positivo del ejercicio en la depresión y la relación con el volumen del hipocampo se ha demostrado anteriormente en adultos. Pero el nuevo estudio, que incluyó a más de 4,000 niños de 9 a 11 años, es el primero en relacionar la participación en los deportes con la salud mental y el desarrollo del cerebro en los niños.

“Descubrimos que estas relaciones eran específicas para participar en deportes y no para participar en otro tipo de actividades, como clubes, artes y música, aunque estas actividades pueden tener sus propios beneficios que no se examinaron en el estudio actual”, dijo la primera autora, Lisa Gorham, estudiante senior de neurociencia cognitiva, y la autora senior la Dra. Deanna Barch, ambas de la Universidad de Washington en St. Louis.

“También descubrimos que estas relaciones eran particularmente sólidas para participar en deportes de equipo o deportes que involucraban ‘estructura’, como un equipo escolar, una liga no escolar o lecciones regulares, en comparación con una participación más informal en los deportes.

“Esto plantea la posibilidad intrigante de que hay un beneficio adicional del equipo o componente estructurado de los deportes, como la interacción social o la regularidad que brindan estas actividades”.

“Sin embargo, cualquiera de estas relaciones causales es importante y sugeriría nuevas direcciones para mejorar o prevenir la depresión en los niños”, dijeron Gorham y Barch.

Los hallazgos proporcionan una visión importante de cómo el ejercicio podría afectar el desarrollo del cerebro en la adolescencia y sugiere una forma de reducir o prevenir la depresión.

Confirmar el impacto de los deportes en el desarrollo del cerebro y el estado de ánimo brindaría un fuerte apoyo para alentar a los niños a participar en deportes estructurados que brinden tanto ejercicio como interacción social.

Fuente: Elsevier/EurekAlert

Deja un comentario