EDUCATIVA

El que los niños practiquen actividades físicas regularmente puede mejorar su cognición

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Una nueva colaboración internacional dirigida por investigadores japoneses sugiere que la actividad física regular mejora la capacidad cognitiva en los niños, especialmente aquellos que inicialmente mostraron déficit en las habilidades ejecutivas.

Los hallazgos van en contra del estereotipo común de la edad escolar de que los niños inteligentes no son atléticos.

Los investigadores señalan que, históricamente, los hallazgos sobre los efectos de la actividad física regular en la cognición en los niños han sido inconsistentes debido a una serie de factores demográficos y consideraciones experimentales. Sin embargo, existe una creciente evidencia de que la actividad física regular (AP) es un comportamiento de salud eficaz y de bajo costo que apoya el desarrollo cognitivo y cerebral en niños y adolescentes.

La profesora asociada Keita Kamijo de la Universidad de Tsukuba y la profesora asistente Toru Ishihara de la Universidad de Kobe lideraron la investigación. Ellas y sus colegas volvieron a analizar los datos de experimentos anteriores en los que se evaluó la función ejecutiva en niños antes y después de varios meses de intervención diaria con actividad física. Las actividades incluyeron actividades aeróbicas, juegos de pelota y juegos de etiqueta.

Las funciones ejecutivas se refieren a tres tipos de habilidades cognitivas. El primero es la capacidad de suprimir los impulsos e inhibir comportamientos o hábitos reflejos. Para evaluar esta capacidad, se pidió a los niños que indicaran el color en el que se mostraban palabras como “rojo” y “azul” en la pantalla de una computadora. Esto es fácil cuando las palabras y los colores coinciden (“rojo” aparece en letra roja), pero a menudo requiere la inhibición de una respuesta refleja cuando no lo hacen (“rojo” aparece en letra azul).

La segunda habilidad es la capacidad de mantener información en la memoria de trabajo y procesarla. Esto se evaluó probando qué tan bien los niños podían recordar cadenas de letras que varían en longitud.

La tercera habilidad cognitiva es la flexibilidad mental. Esto se midió pidiéndoles a los niños que cambien con frecuencia las reglas para clasificar los círculos y cuadrados de colores de formas a colores.

Los investigadores descubrieron que la actividad física está vinculada a una mejor capacidad cognitiva, que a su vez está relacionada con el rendimiento académico en la escuela. Los investigadores admiten que comprender los efectos de la actividad física en la cognición ha sido difícil por varias razones. “Los estudios anteriores analizaron el tema de manera demasiado amplia”, explica el profesor Kamijo, “cuando desglosamos los datos, pudimos ver que la actividad física ayuda más a los niños si comienzan con una función ejecutiva deficiente”.

Luego, los investigadores descubrieron un factor que se perdió en los análisis iniciales. Descubrieron que las habilidades cognitivas, que se ha demostrado que se asocian estrechamente con el rendimiento académico, mejoraron más en los niños cuyas habilidades eran inicialmente pobres.

El equipo también descubrió que el aumento del tiempo dedicado a la actividad física regular no afectaba negativamente la función cognitiva en los niños que comenzaron con mejores funciones cognitivas.

El hallazgo de que la actividad física diaria puede mejorar la función ejecutiva en los niños que más la necesitan tiene algunas implicaciones prácticas.

“Debido a que las funciones cognitivas evaluadas en nuestro estudio están relacionadas con el rendimiento académico”, dijo Kamijo, “podemos decir que la actividad física diaria es crítica para los niños en edad escolar. Nuestros hallazgos pueden ayudar a las instituciones educativas a diseñar sistemas apropiados para maximizar los efectos de la actividad física y el ejercicio “.

El estudio aparece en línea en el Journal of Clinical Medicine.

Fuente: Universidad de Tsukuba/EurekAlert

Deja un comentario