NOTICIAS

El sentido del espacio personal tiende a expandirse en la etapa final del embarazo

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

El sentido de “espacio peripersonal” de una mujer embarazada tiende a expandirse en el tercer trimestre, según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad Anglia Ruskin y el Hospital Addenbooke’s en Cambridge, Inglaterra.

El espacio peripersonal se define como el área que rodea inmediatamente el cuerpo donde nuestro cerebro está constantemente monitoreando. Este espacio se describe comúnmente como estar a la distancia de un brazo de otra persona y es donde ocurre la mayoría de las interacciones con el mundo externo.

“El espacio peripersonal se considera una ‘burbuja de seguridad’ y es posible que la expansión observada en esta etapa tardía del embarazo esté orientada a proteger el abdomen vulnerable durante las interacciones diarias de la madre”, dijo la autora principal, la Dra. Flavia Cardini, una profesora de psicología en la Universidad Anglia Ruskin.

“Así que a medida que crece la protuberancia de la madre, en efecto, el espacio peripersonal expandido es la forma en que el cerebro se asegura de que el peligro se mantenga al alcance de la mano”.

Para el estudio, publicado en la revista Scientific Reports, los investigadores utilizaron una prueba auditáctil para medir los límites del espacio peripersonal durante el embarazo.

Además de evaluar a las mujeres que no estaban embarazadas, los investigadores evaluaron a las mujeres en el segundo trimestre (aproximadamente la semana 20) cuando el abdomen apenas comienza a agrandarse; en el tercer trimestre (aproximadamente la semana 34) cuando el abdomen es claramente visible; y aproximadamente ocho semanas después del parto.

Los investigadores descubrieron que el sentido del espacio personal de una mujer embarazada se expande, pero solo durante el tercer trimestre del embarazo. No se observaron cambios en las primeras etapas del embarazo o después del parto, cuando el tamaño y la forma del espacio peripersonal eran comparables a los de las mujeres no embarazadas.

“El embarazo implica cambios masivos y rápidos en el cuerpo, tanto externamente, ya que el cuerpo cambia de forma repentinamente, e internamente, mientras el feto está creciendo”, dijo Cardini.

“Nuestros resultados sugieren que cuando el cuerpo experimenta cambios significativamente grandes, en la etapa en que el abdomen está claramente expandido, el cerebro materno también comienza a hacer ajustes en el espacio que rodea al cuerpo de inmediato”.

Fuente: Universidad Anglia Ruskin

Deja un comentario