SOCIAL

El ser desafiados puede impulsarnos a generar pensamientos más profundos

PAD
Edición de Contenido por PAD

Investigadores de la Universidad de Binghamton y de la Universidad Estatal de Nueva York, descubrieron que cuando se presenta a las personas declaraciones políticas contradictorias con sus propias creencias, estas tienden a pensar más y producir mejores argumentos.

El Dr. Cengiz Erisen, un asociado de investigación junto con otros investigadores, examinaron los efectos de presentar a las personas información que estaba en conflicto con sus ideologías políticas.

Los investigadores reclutaron a 541 sujetos  que o bien eran liberales o conservadores políticamente hablando.

A continuación, introdujeron las declaraciones de un candidato político que se burlaba  sobre temas de inmigración ilegal, la crisis económica y las actividades nucleares de Irán.

La mitad de los sujetos fueron presentados con declaraciones incongruentes con sus creencias políticas (por ejemplo, los conservadores recibieron declaraciones liberales) y la otra mitad recibieron declaraciones en línea con sus creencias.

A los participantes se les pidió que compartieran sus pensamientos de apoyo y pensamientos opuestos sobre las declaraciones del candidato.

Los resultados mostraron que la información incongruente altera significativamente la forma en que la gente piensa acerca de la política.

Sorprendentemente, los investigadores descubrieron que en lugar de convencer a la gente de cambiar de opinión, la nueva información reforzó sus creencias existentes y de hecho los hizo pensar más y más, y con argumentos más profundos, sobre cómo defender sus ideas.

“Nuestros hallazgos sugieren que resistirse a una visión contraria desencadena un procesamiento más profundo, llevando a más pensamientos y justificaciones y el reconocimiento de las diferentes dimensiones del tema en cuestión”, dijo Erisen.

“Esto podría estar diciéndonos algo sobre la naturaleza del razonamiento motivado: la gente se resiste a otros puntos de vista políticos con declaraciones estrechas que culpan o degradan al ‘otro’ y esto lleva a la construcción de pensamientos opuestos que son ricos en contenido y volumen. Si se oponen a la declaración contraria a su ideología, la gente produce pensamientos de mejor calidad cuando defienden sus puntos de vista”.

Erisen cree que los legisladores deben ser conscientes de los resultados de la retórica que utilizan.

“Cuanto más desprecian al otro lado o se opongan a la declaración política contraria u opositora, el público reaccionará. Cuanto menos intercambio de información, más conflicto se generará”, concluyó diciendo Erisen.

Fuente: Universidad de Binghamton / EurekAlert

Deja un comentario