Entérate de qué forma afectan los diferentes ingresos económicos a las parejas

Entérate de qué forma afectan los diferentes ingresos económicos a las parejas.

Algunas investigaciones sugieren que las parejas que cohabitan son menos propensas a casarse cuando el compañero no tiene trabajo a tiempo completo o gana menos que su pareja, mientras que otras investigaciones sugieren que la dependencia económica tiende a fortalecer el compromiso y el sentido de obligación de una pareja.

Un nuevo estudio en la Universidad de Cornell, sin embargo, sugiere que encontró diferentes resultados sobre el tema..

El estudio, realizado por el Dr. Patrick Ishizuka, becario postdoctoral en el Centro de Población de Cornell, es el primero en ofrecer evidencia empírica de que las parejas que cohabitan probablemente se casen solo cuando ganen tanto como sus pares casados. Y cuando cada persona en una asociación que cohabita gana la misma cantidad, es menos probable que se separen, dijo Ishizuka.

“Una vez que las parejas han alcanzado un cierto umbral de ingresos y riqueza, es más probable que se casen”, dijo Ishizuka, que investiga el trabajo, las familias y la desigualdad social. “Las parejas económicamente desfavorecidas también tienen más probabilidades de separarse”.

El nuevo estudio confirma una teoría conocida como “la barra del matrimonio”, que postula que cuanto más se acerca una pareja a los estándares económicos asociados con el matrimonio, como tener suficiente dinero para comprar una casa, es más probable que se casen.

Los estudios cualitativos han sugerido que las parejas económicamente desfavorecidas valoran mucho el matrimonio, pero luchan por alcanzar lo que perciben como el alto estándar económico requerido para casarse.

“Quieren tener una casa y un automóvil así como ahorros suficientes para tener una gran boda; y también quieren tener empleos estables y un ingreso estable “, agregó Ishizuka.

Los nuevos hallazgos reflejan una creciente división socioeconómica en la vida familiar, dijo. “El matrimonio está cada vez más reservado para las parejas que han alcanzado un alto estándar económico. El aumento de las tasas de divorcio desde la década de los 60s también ha sido más pronunciado para las personas con menos educación”.

El estudio también encontró que las parejas de hecho ganan la misma cantidad de dinero tienen más probabilidades de permanecer juntas que las parejas con ingresos desiguales. “La igualdad parece promover la estabilidad”, comentó Ishizuka. “La igualdad en las contribuciones económicas de hombres y mujeres puede mantener juntas a estas parejas”.

Además, las parejas no casadas que viven juntas tienden a tener opiniones más igualitarias sobre los roles de los hombres y las mujeres que las parejas que pasan de ser solteras al matrimonio.

Esto podría explicar por qué el estudio no encontró evidencia de que los ingresos de los hombres o el estado de empleo sean más importantes que los de una mujer a la hora de predecir si permanecen juntos o no. “En realidad, los recursos combinados de la pareja parecen importar”, concluyó diciendo Ishizuka.

Los nuevos hallazgos se publican en la revista Demography.

Fuente: Universidad de Cornell

Deja un comentario