TECNOLOGIAS

¿Eres un acaparador digital?

Noticias de Psicología

¿Cuántos correos electrónicos hay en tu bandeja de entrada? Si la respuesta es miles, o si a menudo tienes dificultades para encontrar un archivo en tu computadora entre tu desordenado disco duro, entonces podrías ser clasificado como un acaparador digital.

En el mundo físico, el trastorno de acumulación ha sido reconocido como una condición psiquiátrica distinta.  Como es bien sabido las personas con esta condición acumulan cantidades excesivas de objetos hasta el punto de que les impide llevar una vida normal. Ahora, la investigación ha comenzado a reconocer que el acaparamiento también puede ser un problema en el mundo digital.

Un estudio publicado en el British Medical Journal en 2015 describió a un hombre de 47 años que, además de acumular objetos físicos, tomaba alrededor de 1.000 fotografías digitales todos los días. Luego pasaba muchas horas editando, categorizando y copiando las imágenes en varios discos duros externos. Era autista, y pudo haber sido un coleccionista más que un acumulador, pero sus tendencias del TOC digital le causaron mucha angustia y ansiedad.

Los autores de este trabajo de investigación definieron el acaparamiento digital como “la acumulación de archivos digitales hasta el punto de perder la perspectiva que eventualmente resulta en estrés y desorganización”. Al encuestar a cientos de personas, los investigadores descubrieron que el acaparamiento digital es común en el lugar de trabajo. En un estudio de seguimiento, en el que entrevistaron a empleados de dos grandes organizaciones que mostraban muchos comportamientos de acaparamiento digital, identificaron cuatro tipos de acaparador digital.

Los “recolectores” están organizados, son sistemáticos y controlan sus datos. Los “acaparadores accidentales” están desorganizados, no saben lo que tienen y no tienen control sobre ello. El “acaparador por instrucción” conserva los datos en nombre de su empresa (incluso cuando podrían eliminar gran parte de ellos). Por último, los “acumuladores ansiosos” tienen fuertes lazos emocionales con sus datos y les preocupa eliminarlos.

Aunque el acaparamiento digital no interfiere con el espacio vital personal, claramente puede tener un impacto negativo en la vida diaria. La investigación también sugiere que el acaparamiento digital representa un problema grave para las empresas y otras organizaciones, e incluso tiene un impacto negativo en el medio ambiente.

Para evaluar el alcance del acaparamiento digital, inicialmente se encuestó a más de 400 personas, muchas de las cuales admitieron comportamientos de acaparamiento. Algunas personas informaron que guardaban miles de correos electrónicos en bandejas de entrada y carpetas archivadas y nunca borraban sus mensajes. Esto fue especialmente cierto en el caso de los correos electrónicos de trabajo, que se consideraron potencialmente útiles como evidencia del trabajo realizado, un recordatorio de tareas pendientes o simplemente se mantuvieron “por si acaso”.

Curiosamente, cuando se les pidió que consideraran las consecuencias potencialmente dañinas de no eliminar la información digital, las personas estaban claramente al tanto de los riesgos. Sin embargo, los encuestados todavía mostraron una gran renuencia a presionar el botón de eliminar.

A primera vista, el acaparamiento digital puede no parecer un gran problema, especialmente si los acaparadores digitales funcionan para grandes organizaciones. El almacenamiento es económico y efectivamente ilimitado gracias a los sistemas de almacenamiento en la “nube” de Internet. Pero el acaparamiento digital aún puede tener consecuencias negativas.

Primero, almacenar miles de archivos o correos electrónicos es ineficaz. Perder una gran cantidad de tiempo buscando el archivo correcto puede reducir la productividad. En segundo lugar, cuantos más datos se conservan, mayor es el riesgo de que un ciberataque pueda provocar la pérdida o el robo de información cubierta por la legislación de protección de datos.

La consecuencia final del acaparamiento digital, en el hogar o en el trabajo, es medioambiental. Los datos acumulados deben almacenarse en algún lugar. La renuencia a tener una limpieza digital puede contribuir al desarrollo de servidores cada vez más grandes que utilizan cantidades considerables de energía para enfriarlos y mantenerlos.

La investigación ha demostrado que los acumuladores físicos pueden  desarrollar estrategias para reducir sus comportamientos de acumulación. Si bien se puede ayudar a las personas a dejar de acumular, son más resistentes cuando se trata de deshacerse de sus posesiones más preciadas, tal vez porque las “antropomorfizan”, tratando los objetos inanimados como si tuvieran pensamientos y sentimientos.

Todavía no se sabe lo suficiente sobre el acaparamiento digital para ver si se aplican dificultades similares o si las estrategias de afrontamiento existentes también funcionarán en el mundo digital. Pero se ha descubierto que preguntar a las personas cuántos archivos creen que tienen a menudo las sorprende y las alarma, lo que las obliga a reflexionar sobre sus comportamientos de acumulación y almacenamiento digital.

Dado que el acaparamiento se asocia a menudo con la ansiedad y la inseguridad, abordar la fuente de estas emociones negativas puede aliviar los comportamientos de acaparamiento. Los lugares de trabajo pueden hacer más aquí, reduciendo el tráfico de correo electrónico no esencial, dejando muy claro qué información se debe retener o descartar y brindando capacitación sobre las responsabilidades de los datos en el lugar de trabajo.

Al hacerlo, las empresas pueden reducir la ansiedad y la inseguridad relacionadas con deshacerse de información obsoleta o innecesaria, ayudando a los trabajadores a evitar la compulsión de guardar y almacenar obsesivamente la mayor parte de sus datos digitales.

Fuente: The Conversation

Acerca del autor

Noticias de Psicología

Noticias de Psicología

Portal de noticias de psicología.

Deja un comentario