NOTICIAS

¿Es el aprendizaje inconsciente la base de la creencia en Dios?

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Las personas que pueden predecir inconscientemente patrones complejos, una habilidad llamada aprendizaje de patrones implícitos, probablemente tengan creencias más fuertes de que hay un dios que crea patrones de eventos en el universo, según neurocientíficos de la Universidad de Georgetown.

La investigación, publicada en la revista Nature Communications, es la primera en utilizar el aprendizaje de patrones implícitos para investigar las creencias religiosas. El estudio abarcó dos grupos culturales y religiosos muy diferentes, uno en Estados Unidos y otro en Afganistán.

El objetivo era probar si el aprendizaje de patrones implícitos es una base de creencia y, de ser así, si esa conexión se mantiene entre diferentes religiones y culturas. De hecho, los investigadores encontraron que el aprendizaje de patrones implícitos parece ofrecer una clave para comprender una variedad de religiones.

“Creer en un dios o dioses que intervienen en el mundo para crear orden es un elemento central de las religiones globales”, dice el investigador principal del estudio, Adam Green, profesor asociado en el Departamento de Psicología y Programa Interdisciplinario de Neurociencia en Georgetown, y director del Laboratorio de Georgetown para la Cognición Relacional.

“Este no es un estudio sobre si Dios existe, es un estudio sobre por qué y cómo los cerebros llegan a creer en dioses. Nuestra hipótesis es que las personas cuyos cerebros son buenos para discernir inconscientemente patrones en su entorno pueden atribuir esos patrones a la mano de un poder superior “, añade Green.

“Una observación realmente interesante fue lo que sucedió entre la niñez y la edad adulta”, explica Green. Los datos sugieren que, si los niños detectan inconscientemente los patrones del entorno, es más probable que su creencia aumente a medida que crecen, incluso si están en un hogar no religioso. Del mismo modo, si no están captando inconscientemente los patrones que los rodean, es más probable que su creencia disminuya a medida que crecen, incluso en un hogar religioso.

El estudio utilizó una prueba cognitiva bien establecida para medir el aprendizaje de patrones implícitos. Los participantes vieron como una secuencia de puntos aparecía y desaparecía en la pantalla de una computadora. Presionaron un botón para cada punto. Los puntos se movieron rápidamente, pero algunos participantes, los que tenían la capacidad de aprendizaje implícita más fuerte, comenzaron a aprender inconscientemente patrones ocultos en la secuencia, e incluso presionaron el botón correcto para el siguiente punto antes de que apareciera ese punto. Sin embargo, incluso los mejores aprendices implícitos no sabían que los puntos formaban patrones, lo que mostraba que el aprendizaje estaba ocurriendo a un nivel inconsciente.

La sección estadounidense del estudio inscribió a un grupo predominantemente cristiano de 199 participantes de Washington, DC. La sección de Afganistán del estudio inscribió a un grupo de 149 participantes musulmanes en Kabul. El coautor principal del estudio fue Adam Weinberger, investigador postdoctoral en el laboratorio de Green en Georgetown y en la Universidad de Pennsylvania. Los coautores Zachery Warren y Fathali Moghaddam dirigieron un equipo de investigadores afganos locales que recopilaron datos en Kabul.

“El aspecto más interesante de este estudio, para mí y también para el equipo de investigación afgano, fue ver patrones en los procesos cognitivos y creencias replicados en estas dos culturas”, dice Warren. “Los afganos y los estadounidenses pueden ser más parecidos que diferentes, al menos en ciertos procesos cognitivos involucrados en las creencias religiosas y en dar sentido al mundo que nos rodea. Independientemente de la fe de uno, los hallazgos sugieren conocimientos interesantes sobre la naturaleza de las creencias”.

“Un cerebro que está más predispuesto al aprendizaje de patrones implícitos puede estar más inclinado a creer en un dios sin importar en qué lugar del mundo se encuentre ese cerebro, o en qué contexto religioso”, agrega Green, aunque advierte que se necesitan más investigaciones necesario.

“De manera optimista”, concluye Green, “esta evidencia podría proporcionar algún terreno común neurocognitivo a un nivel humano básico entre creyentes de religiones dispares”.

Fuente: Centro Médico de la Universidad de Georgetown

Deja un comentario