DINERO

Es importante enseñar a los niños cómo y por qué dar dinero

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Si bien la educación financiera enfatiza la importancia de ganar y ahorrar, una nueva investigación muestra que una de las lecciones más valiosas que los padres pueden enseñar a sus hijos sobre el dinero es cómo regalarlo adecuadamente.

Dirigido por la investigadora Ashley LeBaron de la Universidad de Arizona (UA), el estudio analiza cómo los hábitos de donación financiera se transmiten de generación en generación y cómo las primeras lecciones de vida pueden contribuir al bienestar personal y financiero más adelante.

La investigación existente ha establecido que los niños aprenden más sobre las finanzas de sus padres que cualquier otra fuente. En trabajos anteriores, LeBaron destacó lo importante que es para los padres brindarles a sus hijos experiencias prácticas con dinero, además de conversar con ellos sobre el dinero y presentar un buen ejemplo financiero.

Pero el nuevo estudio sugiere que la experiencia práctica con las donaciones puede ser particularmente importante, según LeBaron.

Para el estudio, el equipo de investigación de LeBaron entrevistó a 115 participantes, incluidos estudiantes universitarios, padres y abuelos, sobre lo que aprendieron sobre el dinero de sus padres.

De acuerdo con los investigadores, también se les preguntó a los padres y abuelos qué les enseñaron a sus hijos sobre el tema, y ​​finalmente proporcionaron una imagen de cómo se comparten las lecciones financieras a través de cuatro generaciones.

No se les pidió a los participantes que hablaran directamente sobre donaciones financieras; sin embargo, casi el 83 por ciento de ellos lo consideraron una parte importante de la educación financiera que dieron o recibieron, descubrieron los investigadores.

“Cuando piensas en el dinero y lo que los niños aprenden sobre el dinero de sus padres, la mayoría de nosotros no pensamos en dar como uno de los principios básicos de las finanzas”, dijo LeBaron, estudiante de doctorado de la Escuela Norton de Ciencias de la Familia y del Consumidor en la UA. “Tendemos a pensar más en términos de presupuesto así como el ahorro y cosas así, así que fue sorprendente, pero realmente genial, ver que las donaciones eran tan frecuentes”.

Los participantes describieron diferentes motivaciones para enseñar a sus hijos a dar, incluido el sentido de deber religioso, el deseo de ayudar a los demás y el deseo de devolver.

Generalmente hablaban de tres tipos diferentes de dar:

Donaciones de caridad. Esto abarca regalos monetarios a organizaciones religiosas o caritativas.

Actos de bondad. Esto incluye donaciones, regalos o actos de servicio que se brindan más directamente a las personas necesitadas. Los ejemplos pueden incluir proporcionar comidas para personas sin hogar o comprar regalos de Navidad para familias vecinas necesitadas.

Inversiones en familia. Esta categoría abarca las decisiones financieras tomadas por los padres para beneficiar a sus hijos o familiares. Por ejemplo, algunos padres pueden hacer sacrificios económicos para inscribir a un niño en clases de deportes o música, o para planificar unas vacaciones familiares.

Enseñar a los niños a dar es importante por varias razones, dijo LeBaron.

Desde un punto de vista práctico, puede ser una buena manera para que los niños aprendan conceptos básicos financieros, como presupuesto y ahorro. Por ejemplo, algunos participantes del estudio hablaron de tener frascos de dinero desde una edad temprana, con un frasco dedicado al dinero que ahorrarían, otro para el dinero que gastarían y otro para el dinero que darían.

“Si un cierto porcentaje de su dinero se destina a dar, ese es el comienzo de un presupuesto allí mismo”, dijo LeBaron.

Las lecciones en dar también pueden ayudar a preparar el escenario para un futuro más feliz y saludable, agrego LeBaron.

“Las personas que son generosas tienden a ser más felices y tener relaciones más sanas, por lo que esto no solo da forma a las finanzas de los niños, sino a aspectos de su salud y bienestar”, dijo LeBaron.

Los padres que ya tienen el buen hábito de manejar sus finanzas deberían dejar que sus hijos sean testigos de ese comportamiento, dijo. O incluso mejor, deberían considerar involucrar a sus hijos directamente en actividades relacionadas con el manejo de finanzas.

Los investigadores también encontraron que al igual que los padres pueden influir en el comportamiento financiero de sus hijos, los niños también pueden influir en sus padres.

“Los padres y los abuelos que estaban más conscientes de que sus hijos estaban aprendiendo actitudes y valores financieros de ellos, fueron más generosos con ellos porque sabían que los estaban viendo y querían dar ese buen ejemplo”, comento LeBaron .

LeBaron dijo que se sintió inspirada por la cantidad de personas en el estudio que destacaron la importancia de dar y cuidar a los demás. Ella dijo que podría tener implicaciones no solo en la forma en que los padres hablan con sus hijos sobre el dinero, sino también en cómo los educadores discuten el tema.

“En las clases de finanzas, nunca hablamos de dar”, dijo LeBaron. “Pero aprendimos que dar es tal vez una de las facetas más importantes de la socialización financiera, por lo que debemos prestar más atención a cómo se enseña”.

El estudio fue publicado en la revista Journal of Family and Economic Issues.

Fuente: Universidad de Arizona

Deja un comentario