NOTICIAS

Es necesaria una revolución emocional en el sistema educativo y en la sociedad

PAD
Edición de Contenido por PAD

El experto Pablo Fernández-Berrocal ha hablado en la Universidad de Navarra sobre la importancia de educar las emociones en una conferencia titulada ‘Inteligencia emocional: claves para el éxito personal y profesional en el siglo XXI’.

El catedrático de Psicología de la Universidad de Málaga Pablo Fernández-Berrocal ha manifestado que es necesaria “una revolución emocional en el sistema educativo y en la sociedad”. También dijo que “Hay que invertir tiempo y recursos en conocernos emocionalmente”.

Las investigaciones, ha señalado el experto, han demostrado que los niños que van a escuelas donde se siguen programas de inteligencia emocional validados tienen “mejor ajuste psicológico, mejor rendimiento académico, mejores relaciones sociales, y conductas menos agresivas”.

A lo largo de su ponencia, enmarcada dentro de las actividades del décimo aniversario del Máster en Intervención Educativa y Psicológica (MIEP) del centro educativo, el catedrático ha insistido en la importancia de trabajar la inteligencia emocional como factor clave para el desarrollo tanto personal como profesional.

“Los mejores trabajadores no son, generalmente, los de mejores expediente, sino los que tienen desarrolladas otras cualidades de tipo emocional y social”, ha asegurado. “Son más creativos, intuitivos e innovadores. La escuela no debe centrarse en los aspectos cognitivos y el aprendizaje científico.

Añadió que “la educación del siglo XXI tiene que trabajar el desarrollo emocional y social”. Actualmente el 20% de las personas en edad de trabajar sufre algún trastorno mental, y se prevé que en el año 2025, uno de cada cuatro lo padecerá.

Según Fernández-Berrocal, “estudios recientes han demostrado que los que poseen mayor equilibrio emocional son más felices, y esto muestra una clara relación con el aumento del rendimiento”. Estas personas tienen menos síndrome de estar quemado, sufren menos desgaste, y son capaces de una realización personal en el trabajo. Ante estos datos, el catedrático de Psicología de la Universidad de Málaga ha asegurado que educar en la inteligencia emocional es rentable, ya que “el sentimiento que más predomina en el trabajo es la ira, con un 53% frente a la alegría, con un 19%”.

Fernández-Berrocal  comentó que “cuando las emociones que predominan en nuestro trabajo son negativas- ira, tristeza, etc.- está comprobado que el rendimiento cae entre un 30 y un 40%”,. Por ello, el psicólogo ha insistido en la importancia de crear un clima positivo y regular las emociones para cambiar las acciones, ya que somos seres empáticos: “Nuestro cerebro ‘copia’ las emociones de los demás, por eso, no nos gusta estar con personas negativas”.

 

Fuente: www.20minutos.es

 

Deja un comentario