LABORAL

Es posible que sientas ansiedad por la separación de tu hogar y volver al trabajo

PAD
Edición de Contenido por PAD

A medida que algunos de nosotros regresamos al lugar de trabajo, o planeamos hacerlo en el futuro, enfrentamos los desafíos de un entorno que ha cambiado en las reglas y restricciones de distanciamiento social. Puede ser que su lugar de trabajo establezca límites sobre la cantidad de personas permitidas en el comedor en el mismo turno, o las únicas personas con las que habla en los pasillos son el personal de limpieza.

Para algunas personas, volver al trabajo es una oportunidad para recuperar la independencia, especialmente si han tenido dificultades para trabajar desde casa y están deseando volver.

Pero para otros, podría generar ansiedad pensar en otro cambio abrupto de rutina, de un ambiente controlado donde se sienten seguros a un lugar donde las reglas y regulaciones están cambiando dramáticamente.

De hecho, es posible que enfrentemos a la ansiedad por la separación de nuestro hogar.

¿Te sientes apegado a tu hogar?

Los seres humanos no solo estamos apegados emocionalmente a las personas y las mascotas, también estamos apegados a los lugares, especialmente a los seguros. El apego al lugar se define como el vínculo que creamos con lugares específicos como nuestra casa, un parque o una ciudad. Estos lazos se forman con lugares significativos que nos brindan una sensación de refugio seguro, al mismo tiempo que nos brindan la oportunidad de crecer y continuar explorando nuestros intereses.

Sin embargo, esto no es estático, ya que podemos crear apego a diferentes lugares a medida que cambian nuestros hábitos o sentimientos. Los estudiantes universitarios son un ejemplo de cómo se puede vincular la identidad a un lugar. Los investigadores han descubierto que trasladarse de casa a la universidad afectará la forma en que los estudiantes universitarios se ven y se comprenden a sí mismos al participar en diferentes actividades, asumir más responsabilidades y volverse independientes.

Así como un nuevo estudiante universitario puede sentir que el campus se convierte rápidamente en una parte apreciada de su identidad, las personas encerradas también pueden ver su hogar como un símbolo de la seguridad durante la pandemia.

¿Cómo podríamos experimentar la ansiedad por la separación de nuestros hogares?

Como se define en el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM), uno de los criterios para un diagnóstico clínico de ansiedad por separación es “angustia excesiva recurrente al anticipar o experimentar la separación del hogar o de las principales figuras de apego”.

Un diagnóstico de ansiedad por separación también puede explicar:

  • Angustia inusual o mayor miedo a separarse de un ser querido
  • La preocupación excesiva por separación podría terminar en daño
  • Síntomas físicos como dolor de estómago, náuseas, dolor de cabeza y dolor de garganta al pensar en la separación o cuando la separación es inminente. Esto se encuentra con mayor frecuencia en niños, pero también se puede encontrar en adultos.

COVID-19 ha cambiado mucho nuestros lugares de trabajo. Por tanto, debería considerarse el fortalecimiento del apoyo en el lugar de trabajo. Los gerentes deben ser flexibles y comprensivos para ayudar al personal a volver al trabajo.

Los gerentes podrían:

  • Tener una conversación individual con cada empleado para averiguar qué necesitan, especialmente si hay indicios de que tienen dificultades
  • Considerar cómo les afectará la transición en términos de tiempo de viaje, costos y horas fuera del hogar y de la familia
  • Revisar los arreglos laborales para permitir una rutina equilibrada, incluida la flexibilidad para trabajar desde casa en ciertos días, o horarios flexibles de inicio y finalización cuando sea posible
  • Garantizar que los empleados tengan un lugar seguro para trabajar y prepararlos para la transición. Esto podría incluir videos y artículos educativos
  • Continuar reconociendo los esfuerzos de los empleados y fomentando el autocuidado.

Mientras tanto, los empleados deben:

  • Comprender lo que los hace sentir seguros y cómodos en casa y tratar de traducirlo en el entorno laboral. Esto podría significar un guardarropa más flexible que sea profesional pero cómodo, o un nuevo aroma para la oficina que te recuerde al mismo que tienes en casa.
  • Piense en formas alternativas de comunicarse con los colegas que no siempre impliquen reuniones formalizadas. Si es posible, programe un “día sin reuniones” cada semana y considere si algo se puede resolver mediante una llamada telefónica o un correo electrónico en lugar de hacerlo cara a cara.
  • Piense en prácticas innovadoras implementadas durante el encierro y trate de continuarlas. Por ejemplo, continuar compartiendo comidas con Zoom puede ser divertido.
  • Si es posible, organice un “día para llevar a su mascota al trabajo”. Esto podría ayudar a mantenerlos a usted y a ellos mentalmente sanos.

 

Fuente: MedicalXpress

Deja un comentario