AUTOAYUDA

¿Estas preocupado por tu memoria y tu atención?

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Desde que somos adultos jóvenes hasta convertirnos en personas de más de 60 años, el funcionamiento diario en el mundo de hoy puede exigir mucho nuestra atención y habilidades de memoria.

Los fallos de memoria, como olvidar una cita, perder nuestras llaves, olvidar el nombre de un pariente lejano o no recordar por qué abriste el refrigerador, pueden hacernos creer que nuestras habilidades de pensamiento están dañadas.

Pero podrías ser demasiado duro contigo mismo. El cansancio, el estrés y la preocupación, así como sentirse deprimido son razones comunes por las que los adultos experimentan dificultades de atención y memoria.

Las habilidades de atención y memoria están estrechamente relacionadas. Si podemos aprender y recordar algo depende en parte de nuestra capacidad para concentrarnos en la información en ese momento.

También depende de nuestra capacidad para centrar nuestra atención en recuperar esa información cuando deseamos se recuperarla más adelante.

Este sistema de atención, que es tan importante para una función de memoria exitosa, tiene una capacidad limitada: solo podemos dar sentido y aprender una cantidad limitada de información en un momento dado.

Ser capaz de aprender y luego recordar con éxito algo también depende de nuestro sistema de memoria, que almacena la información.

En las personas que envejecen normalmente, tanto los sistemas de atención como de memoria disminuyen gradualmente. Esta disminución comienza a principios de los 20 años y continúa lentamente hasta los 60, cuando tiende a acelerarse.

Durante el envejecimiento normal, la cantidad de conexiones entre las células cerebrales se reduce lentamente y algunas áreas del cerebro funcionan progresivamente de manera menos eficiente. Estos cambios ocurren particularmente en las áreas del cerebro que son importantes para los sistemas de memoria y atención.

Esta disminución normal del envejecimiento es diferente de la demencia y la enfermedad de Alzheimer, que causan cambios progresivos en las habilidades de pensamiento, las emociones y el comportamiento que no son típicos del proceso normal de envejecimiento. La demencia proviene de un grupo de enfermedades que afectan el tejido cerebral y causan cambios anormales en el funcionamiento del cerebro.

Si te preocupa que tus dificultades de memoria puedan ser un síntoma de demencia, habla con tu médico de cabecera, quien puede derivarte a un especialista, si es necesario, para determinar si estos cambios se deben al envejecimiento normal, la demencia o alguna otra causa.

Si experimentas cambios persistentes en tus habilidades de pensamiento, que son claramente mayores que las de tus amigos y conocidos de edad similar y en circunstancias de vida similares, consulta a tu médico de cabecera.

En términos generales, hay dos razones principales por las que los adultos sanos experimentan dificultades con su memoria y/o atención: vidas muy exigentes y cambios normales relacionados con la edad.

Una persona puede usar constantemente sus habilidades de atención y memoria a altos niveles sin suficiente tiempo de relajación mental y/o sueño para mantener su cerebro funcionando al máximo.

Los adultos jóvenes que trabajan, estudian y luego usan constantemente dispositivos que requieren atención como técnicas de “relajación”, como juegos de computadora e interacción en redes sociales, entran en este grupo.

Los adultos que hacen malabarismos con las demandas de trabajo o estudio, los requisitos familiares y sociales también entran en este grupo.

La mayoría de los adultos necesitan entre siete y nueve horas de sueño por noche para que su cerebro funcione al máximo, mientras que los adultos mayores necesitan entre siete y ocho horas.

La segunda razón común es una combinación de cambios cerebrales relacionados con el envejecimiento y requisitos de trabajo muy exigentes.

Para las personas en trabajos que ponen una gran carga en las habilidades de pensamiento, los cambios de pensamiento que ocurren con el envejecimiento normal pueden ser notorios en algún momento alrededor de los 55 a 70 años de edad. Es por esta época que los cambios relacionados con la edad en la capacidad de llevar a cabo tareas complejas de pensamiento se vuelven lo suficientemente grandes como para ser notorios. Las personas que están jubiladas o que no tienen los mismos trabajos mentalmente exigentes generalmente experimentan los mismos cambios, pero pueden no notarlos tanto.

Esta es también la edad en que muchas personas se vuelven más conscientes del riesgo potencial de la demencia. En consecuencia, estos cambios normales pueden generar altos niveles de estrés y preocupación, lo que puede provocar que una persona experimente dificultades aún mayores día a día.

Sentirse triste y triste puede afectar la memoria y la concentración. Cuando una persona se siente preocupada y/o deprimida regularmente, puede ser consumida por sus pensamientos.

Es importante reconocer cómo se siente, hacer cambios o buscar ayuda si es necesario. Pero pensar mucho sobre cómo te sientes también puede desviar la atención de una persona de la tarea en cuestión y dificultar que se concentre en lo que está sucediendo, o recordarlo claramente en el futuro.

Entonces, sentirse preocupado o deprimido puede hacer que parezca que hay algo mal con tu memoria y concentración.

Hay varias cosas que se pueden hacer para ayudarte con su memoria cotidiana y tus habilidades de atención.

Primero, es importante que descanses adecuadamente de forma regular. Esto implica hacer rutinariamente algo que disfrutas que no exige altos niveles de atención o memoria, como hacer ejercicio, leer por placer, pasear al perro, escuchar música, relajarse socialmente con amigos, etc.

Jugar juegos de computadora, o tener una sesión larga y enfocada en las redes sociales, requiere altos niveles de atención y otras habilidades de pensamiento, por lo que estas no son buenas técnicas de relajación mental cuando ya estás mentalmente cansado.

También es importante dormir lo suficiente, para que no estes constantemente cansado; hacer ejercicio de forma regular a menudo ayuda a dormir bien, al igual que mantener el consumo de alcohol dentro de los límites recomendados.

Cuidar de tu salud mental también es importante. Notar cómo te sientes y obtener apoyo (social y/o profesional) durante períodos más largos de alto estrés o disminución del estado de ánimo ayudará a garantizar que estas cosas no afecten tu memoria o concentración.

Finalmente, sé justo contigo mismo si notas dificultades con tu pensamiento. ¿Los cambios que notas son diferentes a los de otras personas de tu edad y en circunstancias similares, o te estás comparando con alguien más joven o con menos demandas en su vida?

Si tiene inquietudes continuas sobre tu atención y memoria, hable con tu médico de cabecera, quien puede derivarte a un especialista, como un neuropsicólogo clínico, si es necesario.

Fuente: medicalxpress.com

Deja un comentario