OTRAS FUENTES

¿Están preparadas las religiones para el descubrimiento de vida extraterrestre?

iquestestaacuten-preparadas-las-religiones-para-el-descubrimiento-de-vida-extraterrestre
Avatar
Edición de Contenido por Gloria Remírez

En 1930, se le pidió a Albert Einstein su opinión sobre la posibilidad de vida extraterrestre. “Otros seres, tal vez, pero no hombres”, respondió. Luego se le preguntó si la ciencia y la religión están en conflicto. “En realidad no, aunque depende, por supuesto, de sus puntos de vista religiosos”.

En los últimos 10 años, la nueva capacidad de los astrónomos de detectar planetas que orbitan alrededor de otras estrellas ha sacado esta pregunta del ámbito de la filosofía, como lo fue para Einstein, y la ha transformado en algo que los científicos pronto podrían ser capaces de responder.

La comprensión de que la naturaleza del debate sobre la vida en otros mundos está a punto de cambiar de forma fundamental llevó al profesor de astronomía de Vanderbilt, David Weintraub, a empezar a pensar seriamente en la cuestión de cómo reaccionará la gente ante el descubrimiento de vida en otros planetas. Se dio cuenta, como Einstein había observado, que las reacciones de la gente estarán fuertemente influenciadas por sus creencias religiosas. Así que decidió averiguar lo que las principales religiones del mundo tienen que decir al respecto. Todo ello lo plasmó en un libro titulado “Religiones y Vida Extraterrestre”.

“Cuando hice una búsqueda en la biblioteca, encontré sólo media docena de libros y todos ellos estaban escritos sobre la cuestión de la vida extraterrestre y el cristianismo, y sobre todo sobre el catolicismo romano, así que decidí echar un vistazo más amplio”, dijo el astrónomo. Como resultado, su libro describe lo que los líderes religiosos y teólogos tienen que decir sobre la vida extraterrestre en más de dos docenas de religiones principales, incluyendo el judaísmo, el catolicismo romano, las iglesias ortodoxas orientales, la Iglesia de Inglaterra y la Comunión Anglicana, varias sectas protestantes de línea principal, la Convención Bautista del Sur y otras denominaciones cristianas evangélicas y fundamentalistas, la Sociedad Religiosa de los Amigos (Cuáqueros), el Adventismo del Séptimo Día y los Testigos de Jehová, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Mormones), el Islam y varias de las principales religiones asiáticas, entre ellas el hinduismo, el budismo y la Fe Bahá’í.

El notable progreso que los astrónomos han hecho en la detección de exoplanetas da a la cuestión de la vida extraterrestre una nueva sensación de inmediatez. En el año 2000, los astrónomos habían detectado 50 planetas orbitando otras estrellas. Hoy en día, el número ha crecido hasta varios miles. Si el ritmo de descubrimiento mantiene su ritmo actual, los astrónomos habrán identificado más de un millón de exoplanetas para el año 2045.

“Si un solo exoplaneta muestra signos de actividad biológica – y esos signos no deberían ser difíciles de detectar, si hay seres vivos presentes – entonces sabremos que la Tierra no es el único lugar del universo donde existe vida”, señala Weintraub. “Aunque es imposible probar una negativa, si no hemos encontrado ningún signo de vida después de que un millón de exoplanetas hayan sido estudiados, entonces sabremos que la vida en el universo es, en el mejor de los casos, extremadamente rara”.

[Img #59262]

(Foto: Springer)

Creencias entre las diferentes religiones

Las encuestas de opinión pública indican que entre un quinto y un tercio del público americano cree que los extraterrestres existen, informa Weintraub. Sin embargo, esto varía considerablemente con la afiliación religiosa.

La creencia en los extraterrestres varía según la religión:

    El 55 por ciento de los ateos

    El 44 por ciento de los musulmanes

    El 37 por ciento de los judíos

    El 36 por ciento de los hindúes

    El 32 por ciento de los cristianos

De los cristianos, más de un tercio de los fieles ortodoxos orientales (41 por ciento), católicos romanos (37 por ciento), metodistas (37 por ciento) y luteranos (35 por ciento) profesaban la creencia en la vida extraterrestre. Solo los bautistas (29 por ciento) estaban por debajo del umbral de un tercio.

Las religiones asiáticas tendrían la menor dificultad en aceptar el descubrimiento de vida extraterrestre, concluyó Weintraub. Algunos pensadores hindúes han especulado que los humanos pueden reencarnarse en extraterrestres y viceversa, mientras que la cosmología budista incluye miles de mundos habitados.

Weintraub cita pasajes del Corán que parecen apoyar la idea de que existen seres espirituales en otros planetas, pero señala que estos seres pueden no practicar el Islam como se practica en la Tierra. “El Islam, como otras religiones, tiene tradiciones fundamentalistas y conservadoras. Todos los musulmanes, sin embargo, probablemente estarán de acuerdo en que la religión proféticamente revelada del Islam es un conjunto de prácticas diseñadas sólo para los seres humanos en la Tierra”, escribió Weintraub.

Weintraub encontró muy poco en las escrituras judías o en los escritos rabínicos que se refieren a la cuestión. Los pocos comentarios talmúdicos y cabalísticos sobre el tema afirman que el espacio es infinito y contiene un número potencialmente infinito de mundos y que nada puede negar la existencia de vida extraterrestre. Al mismo tiempo, los judíos no creen que el descubrimiento de la inteligencia extraterrestre tenga mucho efecto sobre ellos. Cita a un antropólogo y estudioso judío que ha abordado este tema y ha concluido que la relación entre los judíos y Dios no se vería afectada en lo más mínimo por “la existencia de otras formas de vida, realidades científicas recién descubiertas o cambios de comportamiento panhumanos”.

Entre las religiones cristianas, los católicos romanos son los que más han pensado en la posibilidad de vida en otros mundos, según descubrió el astrónomo. De hecho, han tenido un debate teológico intermitente que ha durado mil años. El quid de la cuestión es el pecado original. Si los alienígenas inteligentes no descienden de Adán y Eva, ¿sufren del pecado original? ¿Necesitan ser salvados? Si es así, entonces ¿Cristo los visitó y fue crucificado y resucitado en otros planetas? “Desde una perspectiva católica romana, si existen extraterrestres sensibles, algunas pero quizás no todas esas especies pueden sufrir el pecado original y requerirán redención”, resume Weintraub.

La diversidad inherente de las denominaciones protestantes, en las que se alienta a los individuos a interpretar las escrituras de forma independiente, ha dado lugar a muchos enfoques conflictivos de la cuestión de la inteligencia extraterrestre. Weintraub determinó que las opiniones del teólogo luterano Paul Tillich parecen representar un consenso viable. Tillich argumentó que la necesidad de salvación es universal y que el “poder salvador” de Dios debe estar en todas partes. Al mismo tiempo, sostuvo que el plan de Dios para la vida humana no tiene por qué ser el mismo que su plan para los extraterrestres.

Es muy probable que los cristianos evangélicos y fundamentales tengan dificultades para aceptar el descubrimiento de la vida extraterrestre, según indican las investigaciones del astrónomo. “…la mayoría de los líderes cristianos evangélicos y fundamentalistas argumentan con bastante fuerza que la Biblia deja claro que la vida extraterrestre no existe. Desde esta perspectiva, los únicos seres vivos que adoran a Dios en todo el universo son los humanos, creados por Dios, que viven en la Tierra”. El evangelista bautista del sur Billy Graham fue una destacada excepción que declaró que cree firmemente “que hay seres inteligentes como nosotros en el espacio lejano que adoran a Dios”.

Weintraub también identificó dos religiones – el mormonismo y el adventismo del séptimo día – cuya teología abarca a los extraterrestres. En el mormonismo, Dios ayuda a exaltar las almas menores para que puedan alcanzar la inmortalidad y vivir como dioses en otros mundos. Y, Ellen White, quien cofundó el Adventismo del Séptimo Día, escribió que había recibido una visión de otros mundos donde la gente es “noble, majestuosa y encantadora” porque viven en estricta obediencia a los mandamientos de Dios.

En respuesta a la pregunta “¿Estamos listos?” Weintraub concluye: “Aunque algunos de nosotros afirmamos estar preparados, muchos probablemente no lo estemos… muy pocos de nosotros hemos pasado mucho tiempo pensando en lo que el conocimiento real sobre la vida extraterrestre, ya sean virus o criaturas unicelulares o bípedos pilotando naves espaciales intergalácticas, podría significar para nuestras creencias personales [y] nuestras relaciones con lo divino”. (Fuente: NCYT Amazings)