SOCIAL

Existe un vínculo entre la posición socioeconómica y el riesgo de trastornos mentales

Noticias de Psicología
Edición de Contenido por Noticias de Psicología

Investigadores de la Universidad de Helsinki, la Universidad de Aarhus y la Universidad de Manchester han investigado el vínculo entre la posición socioeconómica de los padres y el riesgo de que los niños desarrollen trastornos mentales más adelante en la vida.

Como datos de investigación, el proyecto empleó una cohorte de aproximadamente un millón de niños daneses nacidos entre 1980 y 2000. Los ingresos de sus padres se midieron en el año de nacimiento, así como cuando los niños tenían 5, 10 y 15 años. Utilizado en cada punto de medición, lo que permite a los investigadores también medir la fluctuación de los ingresos durante la infancia.

La salud mental de los niños incluidos en el conjunto de datos se controló desde los 15 años hasta el diagnóstico de trastorno mental o finales de 2016, por lo que el seguimiento más largo fue hasta los 37 años.

Los datos sobre los diagnósticos de trastornos mentales se obtuvieron del registro psiquiátrico danés. En otras palabras, los sujetos de estudio identificados de esta manera habían terminado en tratamiento en un hospital psiquiátrico o en una clínica ambulatoria por problemas de salud mental. El período de seguimiento general del estudio se llevó a cabo de 1995 a 2016.

Según los resultados del estudio, el 25,2% de los niños nacidos en el quintil de los padres de más bajos ingresos desarrollaron un trastorno mental diagnosticado clínicamente cuando cumplieron 37 años. En consecuencia, el 13,5% de los niños nacidos en el quintil de ingresos superiores de los padres desarrollaron un trastorno mental durante este período de tiempo.

“Entre los trastornos mentales estudiados, la única excepción fueron los trastornos alimentarios. En su caso, los padres con bajos ingresos se asociaron con un menor riesgo de desarrollar un trastorno alimentario”, dice Hakulinen.

Los resultados muestran que cuanto más tiempo vivían los niños en familias de bajos ingresos, mayor era su riesgo de desarrollar un trastorno de salud mental.

“Observamos que un tercio de los niños que vivieron en familias de bajos ingresos durante su infancia fueron posteriormente diagnosticados con un trastorno mental. Al mismo tiempo, el 12% de los niños que crecieron en el quintil de ingresos más altos fueron diagnosticados más tarde con un trastorno mental”, comento Hakulinen.

Aunque el estudio se centró en familias danesas, Hakulinen cree que los hallazgos se pueden utilizar para sacar conclusiones también en el contexto de otros países nórdicos, ya que nuestros sistemas de salud son bastante similares en el tratamiento de los trastornos mentales.

“Los trastornos mentales que reducen la capacidad funcional normalmente se tratan en la atención secundaria tanto en Dinamarca como en el resto de los países nórdicos, sobre todo si aparecen en la edad adulta temprana”, dijo Hakulinen.

Los resultados indican que las condiciones socioeconómicas en la infancia están asociadas con la aparición de trastornos mentales. De hecho, a Hakulinen le gustaría que se prestara atención a la prevención y el tratamiento de tales trastornos ya en la infancia.

“Las medidas centradas en la infancia, como las intervenciones en apoyo de la paternidad, podrían beneficiar en particular a las familias de bajos ingresos. Esto permitiría abordar los factores de riesgo psicosocial, que los desafíos financieros suelen agravar”, concluyó Hakulinen.

Fuente: Universidad de Helsinki

Referencia:

Hakulinen, C., et al. (2020) Parental income as a marker for socioeconomic position during childhood and later risk of developing a secondary care-diagnosed mental disorder examined across the full diagnostic spectrum: a national cohort study. BMC Medicine. doi.org/10.1186/s12916-020-01794-5.

Deja un comentario