OTRAS FUENTES

Guía para gestionar el uso de tablets y dispositivos electrónicos en niños

guia-para-gestionar-el-uso-de-tablets-y-dispositivos-electronicos-en-ninos
Curación de Contenido por Gloria Remírez

¿Qué riesgos o beneficios tiene el uso de tablets en niños? Esta es una de las preguntas que pretende aclarar la guía Aprender a convivir con las pantallas. ¿Le dejo la Tablet a mis hijos? La guía, que se puede descargar de manera gratuita, ha sido elaborada por la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid.

Se trata de un material muy didáctico a través del cual se pretende ayudar a los padres y profesionales (por ej., educadores, profesores…) a tomar decisiones informadas sobre el uso de los dispositivos electrónicos en menores.

La guía comienza explicando el debate actual en torno al uso de pantallas electrónicas en niños, detallando los argumentos de los que se posicionan a favor o en contra de este tipo de tecnologías. Posteriormente, proporciona datos concretos sobre el conocimiento que tenemos sobre el funcionamiento del cerebro de los niños, la posible influencia del uso de pantallas electrónicas a nivel cerebral, así como describe cada uno de los beneficios y riesgos derivados de su mal uso (en lo que respecta a la atención, motivación, concentración, memoria, reflexión, desarrollo motriz, agresividad, etc.), estableciendo una serie de reflexiones finales. Finalmente, los autores de la guía resumen un decálogo para el uso de las tablets en niños, que se recoge a continuación:

  1. Las pantallas, bien utilizadas pueden ser un instrumento básico en la información, la comunicación, la formación y el entretenimiento de los hijos. Que nuestros hijos usen bien las pantallas es nuestra responsabilidad de modo que puedan desarrollarse y crecer como buenas personas y que, a la vez, sepan divertirse con ellas.
  2. Desde el principio debemos explicarles los beneficios y riesgos, informarles de los tipos de contenidos, enseñarles a navegar y hacerlo con ellos, siempre por motivos concretos.
  3. Es necesario, dado su fuerte poder de atracción y su impacto en el cerebro, establecer horarios y reglas, consensuando los tiempos con otras actividades fundamentales como el estudio, el deporte, el sueño, los amigos o la familia. No debemos permitir que estén “conectados” en el tiempo de estudio: es una pésima costumbre que impide la concentración.
  4. Debemos establecer un marco de confianza en el uso de las pantallas y sus contenidos, comentando nuestros gustos y aficiones y evitando la confrontación por este tema. Conviene hablar frecuentemente con ellos sobre las páginas que utilizan y para qué.
  5. Antes de los 7 años conviene usar filtros para la recepción o acceso a contenidos no recomendados. Cuando llegan al uso de razón, lo mejor es formar a nuestros hijos en su autocontrol, su sentido de la responsabilidad, y supervisar su progresivo conocimiento de las relaciones personales, sexuales y sociales.
  6. La posibilidad de que vean películas de cine y series de TV en sus dispositivos móviles nos debe mover a estar informados sobre esos contenidos y a comentarlos frecuentemente con ellos. Nunca es irrelevante lo que ven, aunque sea adecuado para su edad.
  7. Los videojuegos pueden estimular la concentración, la agilidad mental y el afán de superación, pero debe evitarse su uso abusivo. Es ineludible conocer los juegos que usan.
  8. Conviene controlar el uso individual y aislado. Evitar los videojuegos en solitario durante largo tiempo. El tiempo máximo adecuado sería 30/40 minutos en días alternos, durante la semana y un máximo de 60/90 minutos seguidos durante el fin de semana. Nunca una sesión de más de dos horas seguidas. Debemos controlar los juegos intercambiados con amigos y recordar frecuentemente la necesidad de respetar los criterios de la familia.
  9. Es importante controlar el gasto en los juegos, tanto el coste offline como los pagos online y controlar la participación en juegos de apuestas.
  10. La comunicación periódica sobre el buen uso de las pantallas debe ser una oportunidad para hablar de otras actividades en el tiempo libre: fomentar la lectura, desarrollar aficiones relacionadas con la naturaleza y el deporte, hablar de la ayuda en casa, los encargos de la vida en familia y de los momentos para estar juntos, para visitar a los abuelos, etc.

Las personas interesadas pueden acceder la guía a través del siguiente enlace:

Aprender a convivir con las pantallas. ¿Le dejo la Tablet a mis hijos?

Deja un comentario