LABORAL

Guía para promover el bienestar emocional en las organizaciones

Curación de Contenido por Gloria Remírez

De acuerdo con las últimas encuestas del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) em España, en los últimos cuatro años han empeorado varios indicadores de los riesgos psicológicos y sociales: nivel de atención exigida, percepción de tener mucho trabajo y sentirse agobiado, tener que trabajar muy rápido o atender varias tareas a la vez.

Asimismo, los resultados indican que más de siete de cada diez empleados tiene algún problema de salud. Para la mayoría de ellos, sus problemas de salud están relacionados (originados o agravados) por el trabajo que realizan, tanto los que presentan algún trastorno músculo-esquelético, como los que manifiestan sufrir cansancio, agotamiento y estrés.

Estos datos han sentado las bases para el desarrollo de la Guía Bienestar emocional en las organizaciones, un documento publicado por el Instituto DKV de la Vida Saludable (iniciativa creada para promover la mejora de la salud y la vida de la población mediante la divulgación de información y la formación orientada a inculcar hábitos saludables), y elaborado por psicólogos especialistas en el área de las organizaciones de la Fundación Salud y Persona (entidad sin ánimo de lucro experta en el ámbito de la salud y atención psicoemocional).

De acuerdo con los autores de la guía, las conclusiones anteriores ponen de relieve la importancia de trabajar en un entorno saludable, así como el hecho de que la salud emocional de los trabajadores se ve en ocasiones agravada por el entorno profesional.

En esta línea, el informe proporciona las claves para crear un entorno de trabajo saludable, en un contexto en el que la ansiedad y la depresión serán en 2020 las principales causas de baja laboral en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Tal y como recoge el documento, la OMS define un entorno de trabajo saludable como aquel en el que los trabajadores y los gerentes colaboran en la aplicación de un proceso de mejora continua para proteger y promover la salud, la seguridad y el bienestar de todos los trabajadores y la sostenibilidad del lugar de trabajo, teniendo en cuenta: temas de salud y de seguridad en el entorno físico de trabajo, temas de salud, seguridad y bienestar en el entorno psicológico y social de trabajo, con inclusión de la organización del trabajo y de la cultura laboral, recursos de salud emocional y personal en el lugar de trabajo, y maneras de participar en la comunidad para mejorar la salud de los trabajadores, sus familias y otros miembros de la comunidad.

La guía DKV analiza los distintos riesgos psicológicos y sociales, cuyo impacto en la salud física y emocional de las personas, de su entorno y de la comunidad es significativo, afectando, todo ello “a los resultados de las empresas y, en consecuencia, a la economía”.

Uno de estos riesgos es el estrés que, a juicio de los autores de este informe, “al igual que muchas otras cuestiones relacionadas con la salud emocional, es a menudo mal entendido y estigmatizado”. Sin embargo, indican, si se considera como un problema de la organización en lugar de una cuestión individual, el estrés puede ser gestionado como cualquier otro riesgo para la salud y seguridad en el lugar de trabajo.

Igualmente, subraya la importancia de recordar que la presencia de estrés en la organización no implica que la causa del mismo esté en el trabajo, sino que puede hallarse en el entorno personal del colaborador (la familia, los amigos…), y recuerda que, en cualquier caso, sea cual sea la causa, en el marco de un entorno laboral saludable, “la organización debe poner a disposición de los colaboradores y sus familias los recursos para gestionarlo”.

En este sentido, el documento incluye algunos ejemplos de empresas españolas que han adoptado medidas preventivas innovadoras, llevando a cabo programas participativos de prevención de riesgos psicológicos y sociales, para diseñar un ambiente de trabajo saludable.

Exponiendo algunas acciones preventivas para abordar cada uno de los riesgos psicológicos y sociales, el informe manifiesta que la mayoría de las técnicas “requiere de un profesional de la Psicología que determine cuáles son las más adecuadas para cada situación”.

Se puede acceder a la guía a través de la página del Instituto DKV, o bien directamente a través del siguiente enlace:

Bienestar emocional en las organizaciones

Deja un comentario