AUTOAYUDA

Hay una forma sorprendentemente fácil para reducir la ansiedad

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

No es agradable estar ansioso. No se puede dormir, no puede uno concentrarse, está uno cansado y de mal humor todo el día. La buena noticia es que hay una  forma sencilla de frenar la ansiedad y puede ser más fácil de lo que se piensa.

La ansiedad tiende llevar a las personas hacia su interior a que sean más introspectivos y por lo tanto menos socialmente comprometidos. Anteriormente, los científicos ya habían demostrado que las personas que se auto-centran más en ellos, de hecho, experimentan mayores niveles de ansiedad.

Dos psicólogas de la Universidad de la Columbia Británica recientemente decidieron probar si los actos de bondad, ya mostrados por los investigadores para aumentar la felicidad de una persona, también podían  ayudar a aliviar la ansiedad social.

En un estudio publicado en el Journal Motivation and Emotion, Jennifer Trew y Lynn Alden llevaron a cabo  su estudio con 115 estudiantes universitarios con ansiedad social. Las dos investigadoras dividieron a los sujetos en tres grupos. Se pidió al primer grupo participar en tres actos de bondad al día, dos días a la semana, durante un período de cuatro semanas. Los ejemplos de actos de bondad por parte de los participantes se encontraban en lavar los platos de un compañero de cuarto, cortar el césped de un vecino y donar a la caridad.

Por otro lado se pidió al segundo grupo exponerse a situaciones sociales, también en un lapso de cuatro semanas. Estas situaciones incluyeron pedir a un desconocido la hora, hablar con un vecino, y pedir a otra persona dinero. Los sujetos también fueron instruidos para hacer ejercicios de respiración profunda para hacer más fáciles las tareas que tenían que realizar.

Al tercer grupo, el de control, se le pidió simplemente mantener un diario de los acontecimientos personales.

Los resultados: El primer grupo, que se dedicó a actos de bondad, “experimentaron una mayor reducción global en los niveles de ansiedad.

“Hemos encontrado que cualquier acto de bondad parece tener el mismo beneficio, incluso los pequeños gestos como abrir una puerta para alguien o decir” gracias “al conductor del autobús,” dijo Alden .

El estar dirigiendo la atención hacia el exterior y la participación en actos de bondad también se han relacionado con el optimismo.

La esperanza, según las investigadoras, es que las terapias cognitivas pueden ser diseñadas para impulsar el optimismo en las personas particularmente ansiosas, aliviando de esta manera su angustia emocional.

Fuente: www.washingtonpost.com

Deja un comentario