OTRAS FUENTES

La actitud de los ancianos ante los robots

la-actitud-de-los-ancianos-ante-los-robots
Curación de Contenido por Gloria Remírez

Redacción


Jueves, 26 de Marzo de 2020

Psicología

Un mundo sin robots es ahora casi inconcebible. No solo asumen importantes tareas en los procesos de fabricación en factorías, sino que también se utilizan cada vez más en el sector de los servicios. Por ejemplo, las máquinas creadas para asemejarse a los humanos, conocidas como androides, están comenzando a ayudar a cuidar a los ancianos. Sin embargo, este desarrollo entra en conflicto con la idea preconcebida de que las personas mayores son bastante hostiles a la tecnología y se mostrarían escépticas ante un robot. Un estudio realizado por psicólogos de la Universidad Friedrich Schiller, en Jena, Alemania, ha explorado esta cuestión y los resultados son inesperados.

Durante su serie de experimentos, el equipo de Stefan Schweinberger mostró videos de varios robots a 30 participantes de alrededor de 70 años y a otros 30 de alrededor de 20 años. Se pidió a los participantes que evaluaran si encontraban al robot amistoso o amenazante y si podían imaginarlo como un compañero cotidiano.

En las pruebas, los participantes de mayor edad hicieron una evaluación claramente positiva de las máquinas, y de hecho fueron incluso más abiertos hacia ellas que los sujetos del grupo más joven. En los participantes de mayor edad, los investigadores no pudieron detectar el escepticismo hacia los robots que se les atribuye frecuentemente. Todo parece indicar que las personas mayores sienten mucha menos hostilidad y angustia hacia los robots de lo que se pensaba anteriormente.

Aunque los experimentos descritos no fueron muy extensos, otros dos estudios más, aún no publicados, realizados también en Jena, han obtenido el mismo resultado.

[Img #59632]

En el estudio se ha investigado la actitud de las personas mayores hacia los robots. (Imagen: Anne Günther / FSU Jena)

El factor más decisivo en la actitud de los sujetos de estudio hacia los robots era el nivel de similitud de su aspecto con el del ser humano; por ejemplo, si mostraban o no expresiones faciales, si tenían brazos y piernas, y otras características por el estilo. Los resultados del estudio servirán para ayudar a diseñar mejor los robots de asistencia personal.

En sus experimentos, Schweinberger y sus colaboradores también analizaron hasta qué punto los participantes exhibían rasgos de personalidad autista. “Aunque ninguno de los participantes en el estudio tenía un diagnóstico de autismo, los trastornos del espectro autista se ven ahora como un continuo que incluye a todas las personas, en mayor o menor medida”, explica Schweinberger.

El motivo de examinar el grado de autismo en los participantes se debe a que estudios previos han demostrado que las personas con rasgos autistas más pronunciados están más abiertas a los robots. El contacto con robots se utiliza incluso como un enfoque terapéutico para tales personas. Los individuos con autismo a menudo tienen discapacidades en el área de la comunicación social; por ejemplo, no pueden interpretar correctamente las expresiones faciales. Es importante para ellos que su entorno sea predecible. Con su comunicación automatizada (más predecible en comparación con la de un interlocutor humano) un robot tiene mejores oportunidades de ayudar a una persona con autismo.

En cualquier caso, conviene realizar más investigaciones en este campo, de modo que los psicólogos puedan comprender mejor la relación cada vez más relevante entre el ser humano y la máquina. (Fuente: NCYT Amazings)