SOCIAL

La alta exposición a la violencia puede reducir la confianza de las personas ‘buenas’

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

La alta exposición a la violencia parece dañar la capacidad de una persona para confiar en “buenas personas”, según un nuevo estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Yale y la Universidad de Oxford.

Según los investigadores, más del 80 por ciento de los jóvenes en áreas urbanas experimentaron violencia en sus comunidades en el último año, y esas experiencias tienen un efecto profundo en su salud.

“Sabemos que la exposición a la violencia está relacionada con resultados negativos en la vida, desde un aumento de problemas de la salud física y la salud mental hasta una mayor participación en el comportamiento violento, pero hay muy poca investigación sobre la comprensión de los procesos cognitivos subyacentes que podrían verse afectados por esta experiencia de vida”, dijo la psicóloga de Yale, Dra. Arielle Baskin-Sommers, coautora del artículo.

Los investigadores evaluaron a 119 hombres encarcelados en las prisiones de Connecticut, algunos de los cuales obtuvieron puntajes altos en exposición a la violencia. En el estudio, los participantes participaron en un ejercicio acerca de dos extraños que enfrentaban un dilema moral: los extraños tenían que decidir si infligir descargas eléctricas dolorosas a otra persona a cambio de dinero.

Mientras que el “buen” extraño se negaba a sorprender a otra persona por dinero, el “malo” tendía a maximizar sus ganancias a pesar de las dolorosas consecuencias para la otra persona. A los participantes se les pidió que predijeran las elecciones de los extraños, y luego tuvieron que decidir cuánta confianza depositar en el “bueno” frente al extraño “malo”.

Los hallazgos muestran que los participantes con mayor exposición a la violencia pudieron reconocer que el buen extraño tomó menos decisiones perjudiciales que el malo. Sin embargo, al decidir en quién confiar, confiaban menos en el buen extranjero que en los participantes que tenían una menor exposición a la violencia.

“En otras palabras, la exposición a la violencia interrumpió la capacidad de confiar en la persona ‘correcta'”, dijo Jennifer Siegel, estudiante de doctorado de Oxford y primera autora del artículo. “También vimos que esta interrupción llevó a un mayor número de infracciones disciplinarias en el entorno de la prisión”.

Otra coautora, la Dra. Molly Crockett, de Yale, dijo que los hallazgos sugieren que la exposición a la violencia cambia la forma en que las personas usan la información que han aprendido para tomar decisiones sociales saludables.

“La prosperidad social depende de saber quién es probable que sea útil en lugar de perjudicial, y luego usar esa información para decidir con quién contraer o evitar una amistad “, dijo Crockett. “Nuestra investigación sugiere que la exposición a la violencia perjudica este aspecto crucial del funcionamiento social”.

Baskin-Sommers agregó: “La combinación de la exposición a la violencia y esta alteración cognitiva específica pueden hacer que ciertos individuos sean vulnerables a un continuo desarrollo de conexiones sociales problemáticas que limitan sus posibilidades de estabilidad psicosocial y económica”.

Los hallazgos se publican en la revista Nature Communications.

Fuente: Universidad de Yale

Deja un comentario