NOTICIAS

La autocrítica sobre nuestro peso puede originarse con otros

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Algunos individuos con sobrepeso y obesos son más propensos a participar en la “autoestigmatización”, en la que internalizan sus experiencias negativas sobre su peso y comienzan a culparse y devaluarse a sí mismos.

En un nuevo estudio de más de 18,000 adultos, los investigadores del Penn Medicine y el Centro Rudd para Políticas Alimentarias y Obesidad de la Universidad de Connecticut querían entender mejor quién está en mayor riesgo de este tipo de comportamiento, que se ha asociado con problemas mentales y físicos.

Sus hallazgos muestran que los participantes que informaron haber experimentado de otras personas estigmatización sobre su peso, especialmente de familiares, amigos y compañeros de trabajo, tenían niveles más altos de sesgo de peso internalizado que aquellos que no informaron experiencias de estigmatización sobre su peso.

Además, aquellos que internalizaron el sesgo sobre su peso, tendían a ser más jóvenes y ser mujeres, y tenian un índice de masa corporal (IMC) más alto y un inicio más temprano de su lucha por el peso. Los participantes que eran negros o tenían una pareja romántica tenían niveles más bajos de internalización.

“Aún no sabemos por qué algunas personas que luchan con su peso internalizan el estigma de la sociedad y otras no”, dijo la autora principal del estudio, la Dra. Rebecca Pearl, profesora asistente de psicología en psiquiatría en la Escuela Perelman de Medicina en la Universidad de Pennsylvania.

“Estos hallazgos representan un primer paso para ayudarnos a identificar, entre las personas que intentan controlar su peso, quienes tienen más probabilidades de autoestigmatizarse. Las personas que intentan perder peso pueden estar entre las personas más vulnerables al autoestigma sobre su peso, pero este problema rara vez se discute en la configuración del tratamiento”.

En este estudio, los investigadores encuestaron a más de 18,000 adultos inscritos en el programa de control de peso denominado WW International (anteriormente Weight Watchers Inc.) para identificar las características y experiencias clave de las personas que internalizan el sesgo sobre su peso. El estudio es la mayor investigación de autoestigma del peso hasta la fecha.

Los participantes recordaron cuándo habían experimentado el estigma sobre su peso de otras personas durante su vida, qué tan frecuentes y qué tan molestas eran las experiencias, y quién era el que los llamaba nombres, los rechazaba o les negaba una oportunidad simplemente por su peso.

Los resultados muestran que casi dos tercios de los participantes reportaron haber experimentado un estigma sobre su peso al menos una vez en su vida, y casi la mitad reportó haber experimentado estos eventos cuando eran niños o adolescentes. Los investigadores analizaron las relaciones entre estas experiencias y los niveles de estigma autodirigido.

Los participantes que informaron haber experimentado estigma sobre su peso por parte de otros, tenían niveles más altos de sesgo de peso internalizado que aquellos que no informaron experiencias de estigma sobre su peso.

Este vínculo fue aún más fuerte entre los participantes que tuvieron experiencias de estigmatización de su peso en una etapa temprana de la vida y que continuaron teniendo estas experiencias perturbadoras cuando eran adultos. Aquellos que experimentaron el estigma sobre su peso de miembros de la familia o amigos, o de aquellos en su lugar de trabajo, comunidad o entorno de atención médica, también tuvieron una mayor evidencia de autoestigma de su  peso en comparación con los participantes que no encontraron estigma sobre su peso de esas fuentes.

“Nuestros hallazgos pueden informar sobre las formas de apoyar a las personas que están experimentando o internalizando el estigma sobre su peso, incluidas las oportunidades para abordar el estigma del peso como parte del control de peso y los programas de estilo de vida saludable”, dijo la investigadora principal la Dra. Rebecca Puhl, profesora de Desarrollo Humano y Ciencias de la Familia en la Universidad de Connecticut.

La muestra del estudio representó solo un pequeño porcentaje de miembros de la WW International, por lo que es posible que los hallazgos no se generalicen a todos los miembros ni a los adultos que intentan perder peso de otras maneras. Algunas investigaciones anteriores han sugerido que las personas que internalizan el sesgo de peso pueden tener peores resultados de pérdida de peso a largo plazo, pero se necesita más investigación sobre este tema.

El equipo de investigación está desarrollando una intervención psicológica para la autoestigma del peso que puede incorporarse en el control del peso.

El estudio se publica en la revista Obesity Science and Practice.

Fuente: Escuela de Medicina de la Universidad de Pennsylvania

Deja un comentario