SOCIAL

La aversión a los gérmenes está vinculada a comportamientos preventivos de COVID-19

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Las personas con aversión a los gérmenes y las enfermedades son mucho más propensas a participar en comportamientos preventivos de COVID-19, en comparación con los adultos mayores o aquellos con un riesgo percibido más alto, según un nuevo estudio de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Connecticut.

“Cuando sentimos disgusto por algo, nuestra respuesta conductual es evitarlo y alejarnos de él, pero las personas varían en su experiencia de disgusto”, dijo la Dra. Natalie J. Shook, psicóloga social, profesora asociada e investigadora principal del estudio.

“Al pensar en estos procesos psicológicos, lo que nos interesa es si las personas que ya son más sensibles a las posibles amenazas de enfermedades están más inclinadas a seguir los comportamientos de salud preventivos prescritos”.

Los hallazgos, publicados en la revista PLOS ONE, son parte de un estudio de un año de duración que analiza cómo cambian el comportamiento y las actitudes sociales, y qué factores influyen en esos cambios, cuando los estadounidenses se enfrentan a la amenaza de una enfermedad generalizada.

Con el apoyo de una subvención de la National Science Foundation, el estudio está rastreando el bienestar, los sentimientos y las prácticas de comportamiento de aproximadamente 1,000 personas en todo el país, y ya se han realizado más de 18 encuestas a los participantes desde que comenzó la investigación en marzo.

Los participantes del estudio informaron sus preocupaciones generales sobre COVID-19 y la frecuencia con la que participaron en comportamientos de salud preventivos como el distanciamiento físico, el lavado frecuente de manos, evitar tocarse la cara, usar un cubrebocas  así como limpiar y desinfectar.

Los participantes también respondieron una serie de preguntas demográficas y sociales, incluida su edad, valores políticos así como religiosos y estatus socioeconómico, de igual manera contestaron preguntas diseñadas para medir los factores de riesgo de la enfermedad, como si tenían una condición de salud subyacente que pudiera predisponerlos a una enfermedad grave, si un miembro de la familia podría tener un mayor riesgo percibido, o si recientemente tuvo o creyó que había estado enfermo con COVID-19.

“Lo que encontramos en nuestro conjunto de datos fue que los predictores más consistentes de preocupación sobre COVID y luego la participación en conductas de salud preventiva son en realidad esos factores psicológicos para evitar enfermedades”, dijo Shook.

Más que factores como la edad, el riesgo percibido o la postura política, las personas que indicaron fuertes sentimientos de aversión a los gérmenes y disgusto por los patógenos también informaron una mayor preocupación por COVID-19 y una mayor participación en conductas preventivas.

El equipo también descubrió que las personas con más probabilidades de verse afectadas por el virus no son necesariamente las que tienen más probabilidades de participar en conductas preventivas.

“Los participantes mayores informaron más preocupación por COVID, lo cual tiene sentido: tienen un mayor riesgo”, comento Shook. “Pero cuando analizamos los comportamientos de salud preventiva, no veíamos necesariamente que los adultos mayores participaran más en los comportamientos de salud preventiva. Entonces, ¿dónde estaba la preocupación, eso no se traducía necesariamente en los comportamientos que podrían protegerlos? “

Las personas con ingresos más altos se asociaron con un mayor compromiso en el distanciamiento físico y los comportamientos de limpieza, pero también tendrían un mayor acceso a recursos, como suministros de limpieza, y la posibilidad de trabajar desde casa debido a su estatus socioeconómico, dijo Shook.

Las enfermedades recientes y la salud percibida en general también se asociaron con muchos comportamientos de salud preventiva, aunque las razones individuales pueden variar, desde motivaciones para evitar que otros se enfermen hasta una mayor conciencia debido a una enfermedad reciente.

Los investigadores dicen que sus hallazgos identifican una variedad de características que pueden poner a las personas en riesgo de contraer y propagar enfermedades durante una pandemia.

“Adoptamos un enfoque realmente amplio para analizar los diferentes factores que están relacionados con diferentes comportamientos de salud preventiva”.

“El hecho de que veamos que las variables de evitación de enfermedades psicológicas aparecen de manera más consistente, lo que conceptualmente no fue sorprendente, eso es lo que deberían estar haciendo, pero que estamos viendo más allá de los rasgos de personalidad y la demografía tradicionales, creo que podría hablar con algo que potencialmente podríamos aprovechar”, concluyó Shook.

Fuente: Universidad de Connecticut

Deja un comentario