EDUCATIVA

La hora de lectura con un perro puede hacer que los niños lean mas

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Leer en presencia de un perro puede ser la motivación que necesitan algunos niños pequeños para seguir leyendo, especialmente cuando el libro es desafiante, según un nuevo estudio de la Universidad de Columbia Británica (UCB).

“Nuestro estudio se centró en si un niño estaría motivado para continuar leyendo más tiempo y perseverar a través de pasajes moderadamente desafiantes cuando están acompañados por un perro”, dijo Camille Rousseau, estudiante de doctorado en la Escuela de Educación de UCB Okanagan.

Con el reciente aumento de la popularidad de los programas terapéuticos de lectura con perros en escuelas, bibliotecas y organizaciones comunitarias, Rousseau dice que su investigación podría ayudar a desarrollar estrategias “estándar” de intervención asistida por perros para lectores jóvenes con dificultades.

“Se han realizado estudios que analizaron el impacto de la terapia con perros para mejorar las habilidades de lectura de los estudiantes, pero este fue el primer estudio que seleccionó cuidadosamente y asignó lectura desafiante para los niños”, comenta Rousseau.

Para el estudio, los investigadores observaron a 17 niños en los grados 1 a 3 mientras leían con y sin perro. Los niños fueron reclutados para el estudio en función de su capacidad de leer de forma independiente. Al principio, se evaluó a cada niño para determinar su rango de lectura y para asegurarse de que se les asignaran extractos de cuentos apropiados. Luego, los investigadores eligieron historias ligeramente más allá del nivel de lectura del niño.

Durante las sesiones del estudio, los participantes leen en voz alta a un observador, al adiestrador de perros y a su mascota, o sin el perro. Después de terminar su primera página, se les ofreció la opción de una segunda tarea de lectura o terminar la sesión.

“Los hallazgos mostraron que los niños pasaban mucho más tiempo leyendo y mostraban más persistencia cuando un perro, independientemente de su raza o edad, estaba en la habitación en lugar de cuando leían sin ellos”, dice Rousseau. “Además, los niños informaron sentirse más interesados ​​y más competentes”.

Algunos estudios y programas hacen que los niños elijan sus propios libros, y aunque la experiencia de lectura aún sería positiva, Rousseau comento que es la experiencia educativa de perseverar a través de un desafío moderado que ofrece una sensación de logro potencialmente mayor.

Rousseau espera que el estudio aumente la comprensión de las organizaciones sobre cómo los animales pueden mejorar la lectura de los niños.

Rousseau realizó el estudio con la Dra. Christine Tardif-Williams, profesora del departamento de estudios de niños y jóvenes de la Universidad de Brock.

Fuente: Universidad de Columbia Británica Campus de Okanagan  

Deja un comentario