SALUD MENTAL

La importancia de los viajes diarios imaginarios en estos tiempos

Los límites entre el trabajo y la vida hogareña se han difuminado durante el encierro, pero instituir un viaje cotidiano simulado puede proporcionar una transición muy necesaria.

El cerebro humano busca la rutina; le gusta lo que es predecible porque un sistema familiar libera el cerebro para pensamientos serios y análisis de riesgos.

Es probable que las rutinas que hemos establecido durante el encierro estén tan bien establecidas a estas alturas que se mantendrán mucho después de que la pandemia disminuya.

Ninguno de nosotros derramó una lágrima por los viajes diarios que perdimos cuando comenzamos a trabajar de forma remota. La pérdida, pensamos, era nuestra ganancia: una hora extra (más o menos) para hacer lo que quisiéramos. Hacer ejercicio, cocinar, ver una serie de televisión, etc. Para algunos: más tiempo para trabajar.

Ahora, un año después de la pandemia de COVID-19, hemos comenzado a extrañar nuestras viejas rutinas, incluso las que nunca valoramos antes. Es por eso que el “viaje falso” se ha convertido en una buena opcion: la gente se pone ropa de verdad, empaca un almuerzo, sale de su casa, camina alrededor de la cuadra y luego regresa adentro y se sienta en su escritorio para comenzar la jornada laboral.

Estas personas no se han resquebrajado: están dando un paso esencial hacia la reconstrucción de los límites que se han difuminado durante el cierre, según investigadores británicos. “Participar en un ‘viaje diario imaginario’ al principio y al final del día no solo brinda la oportunidad de incorporar algo de actividad física en su rutina diaria, sino que también brinda la oportunidad de hacer la transición entre las partes de la vida laboral y no laboral”, dice la profesora Anna Cox de University College London.

Scott Sonenshein, psicóloga organizacional de la Jones Graduate School of Business de la Universidad de Rice, ha sido fanática del viaje falso desde los primeros días del encierro. Comenzó como una forma de lograr que sus dos hijas se acomodaran para un día de escuela virtual, dice Scott Sonenshein.

Los seres humanos estamos programados para hacer y mantener rutinas, en parte porque las sorpresas son biológicamente alarmantes para nosotros. Somos, en el fondo, máquinas de predicción, escribe Kate Murphy, autora de “No estás escuchando: lo que te estás perdiendo y por qué importa”. Interrumpir la forma en que siempre hemos hecho algo, desde conducir hasta el trabajo hasta hacer las compras, nos quita la alfombra de la previsibilidad y hace que nuestros cerebros caigan en picada. 

“Nuestros cerebros están literalmente sobrecargados con toda la incertidumbre causada por la pandemia”, escribe.. “Las cosas que ya habíamos descubierto y relegado a la función de piloto automático del cerebro: ir a trabajar, visitar el gimnasio, llevar a los niños a la escuela, reunirnos con amigos para cenar, ir de compras al supermercado, ahora requieren una reflexión seria y un análisis de riesgos”.

En retrospectiva, nuestros viajes diarios pueden haber sido los héroes olvidados de nuestros viejos días laborales. No solo crearon una transición valiosa entre nuestras horas de “encendido” y “apagado”, sino que también nos dieron la oportunidad de operar en piloto automático, liberando la capacidad intelectual para nuevas ideas y conocimientos, dice Sonenshein.

Además de generar buenas ideas, estos momentos mundanos también pueden aumentar nuestro sentido de alegría y propósito, comenta Samantha Heintzelman, profesora de psicología en la Universidad de Rutgers. Al infundir nuestras vidas con patrones y regularidad, agregan un sentido de coherencia y comprensibilidad al mundo que nos rodea. “Cuando el mundo tiene sentido, la vida se siente más significativa”.

Si su viaje falso comienza a envejecer, infúndele el tipo de novedad (limitada) que podría haber hecho con su viaje real antes de la pandemia, sugiere Sonenshein. En su “viaje falso” a la “escuela todas las mañanas, él y sus hijos tratan de detectar tres cosas nuevas e interesantes cada vez.

“El viaje falso diario es siempre el mismo, pero siempre notamos al menos tres cosas nuevas”, dice. “Podría ser algo nuevo en el jardín de alguien, una flor que brota de una cuneta o un pomo de puerta interesante. Apostaría a que puede atravesar toda la pandemia en la misma ruta y encontrar cosas nuevas cada vez”.

El viaje en sí puede ser fingido, después de todo, pero los beneficios de seguir adelante son muy reales.

Fuente: Houston Chronicle

About the author

Noticias de Psicología

Noticias de Psicología

Portal de noticias de psicología.

Deja un comentario