NOTICIAS

La manera como usas tu teléfono inteligente puede revelar tus rasgos de personalidad

PAD
Edición de Contenido por PAD

El uso de un teléfono inteligente genera inevitablemente grandes cantidades de datos digitales a los que otros pueden acceder, y estos datos proporcionan pistas sobre la personalidad del usuario. En un nuevo estudio alemán, un equipo de investigadores de Ludwig-Maximilians-Universitaet (LMU) dirigido por el psicólogo Dr. Markus Bühner exploró cuán reveladoras son realmente estas pistas.

Los investigadores se propusieron determinar si los datos convencionales recopilados pasivamente por los teléfonos inteligentes (como los tiempos o las frecuencias de uso) proporcionan información sobre las personalidades de los usuarios. La respuesta fue bastante clara.

“Sí, el análisis automatizado de estos datos nos permite sacar conclusiones sobre las personalidades de los usuarios, al menos para la mayoría de las principales dimensiones de la personalidad”, dijo el Dr. Clemens Stachl, quien solía trabajar con Markus Bühner (Presidente de Metodologías Psicológicas y Diagnóstico en LMU) y ahora es investigador en la Universidad de Stanford en California.

Para el estudio, el equipo de LMU reclutó a 624 voluntarios para su proyecto PhoneStudy. Los participantes completaron un extenso cuestionario que describe sus rasgos de personalidad e instalaron una aplicación que había sido desarrollada especialmente para el estudio en sus teléfonos durante 30 días.

La aplicación fue desarrollada para recopilar información codificada relacionada con su comportamiento. El equipo estaba interesado principalmente en los datos relacionados con los patrones de comunicación, el comportamiento social y la movilidad, junto con la elección y consumo de música por parte de los usuarios, la selección de aplicaciones utilizadas y la distribución temporal del uso de su teléfono en el transcurso del día.

Todos los datos sobre el uso de la personalidad y el teléfono inteligente se analizaron con la ayuda de algoritmos de aprendizaje automático, que fueron entrenados para reconocer y extraer patrones de los datos de comportamiento, y relacionar estos patrones con la información obtenida de las encuestas de personalidad. La capacidad de los algoritmos para predecir los rasgos de personalidad de los usuarios fue luego validada de forma cruzada sobre la base de un nuevo conjunto de datos.

“Con mucho, la parte más difícil del proyecto fue el preprocesamiento de la gran cantidad de datos recopilados y la capacitación de los algoritmos predictivos”, dijo Stachl. “De hecho, para realizar los cálculos necesarios, tuvimos que recurrir al grupo de computadoras de alto rendimiento en el Centro de Supercomputación Leibniz en Garching (LRZ)”.

El equipo se centró en las cinco dimensiones de personalidad más significativas (las Cinco Grandes) identificadas por los psicólogos, lo que les permitió caracterizar las diferencias de personalidad entre los individuos de manera integral.

Estas dimensiones incluyen lo siguiente: (1) apertura (disposición a adoptar nuevas ideas, experiencias y valores), (2) conciencia (confiabilidad, puntualidad, ambición y disciplina), (3) extraversión (sociabilidad, asertividad, aventura, dinamismo y amistad) ), (4) amabilidad (disposición a confiar en los demás, bondadoso, extrovertido, amable, servicial) y (5) estabilidad emocional (confianza en sí mismo, ecuanimidad, positividad, autocontrol).

El análisis revela que el algoritmo fue capaz de obtener con éxito la mayoría de estos rasgos de personalidad sobre el uso de teléfonos inteligentes. Además, los hallazgos ofrecen pistas sobre qué tipos de comportamiento digital son más informativos para las autoevaluaciones específicas de la personalidad.

Por ejemplo, los datos relacionados con los patrones de comunicación y el comportamiento social (como se refleja en el uso de teléfonos inteligentes) estaban fuertemente vinculados a los niveles de extraversión, mientras que la información relacionada con los patrones de actividad diurna y nocturna fue significativamente predictiva de los grados de escrupulosidad. En particular, los vínculos con la categoría “apertura” solo se hicieron aparentes cuando se combinaron tipos de datos altamente contrastantes (p. Ej., Uso de aplicaciones).

Los hallazgos son de gran valor para los investigadores, ya que la mayoría de los estudios se han basado casi exclusivamente en autoinformes. El método convencional ha demostrado ser lo suficientemente confiable para predecir niveles de éxito profesional, por ejemplo.

“Sin embargo, todavía sabemos muy poco acerca de cómo se comportan realmente las personas en su vida cotidiana, aparte de lo que eligen contarnos en nuestros cuestionarios”, dijo Bühner. “Gracias a su amplia distribución, su uso intensivo y su alto nivel de rendimiento, los teléfonos inteligentes son una herramienta ideal con la que sondear las relaciones entre los patrones de comportamiento reales y autoinformados”.

Stachl es consciente de que su investigación podría estimular aún más el apetito de las empresas de TI dominantes por los datos. Además de regular el uso de datos recolectados de forma pasiva y fortalecer los derechos a la privacidad, también debemos analizar el campo de la inteligencia artificial.

“El usuario, no el teléfono inteligente, debe ser el foco principal de investigación en esta área. Sería un grave error adoptar métodos de aprendizaje basados ​​en teléfono inteligente sin considerar seriamente sus implicaciones más amplias. El potencial de estas aplicaciones, tanto en investigación como en negocios, es tremendo.

Stachl concluyo diciendo que “Las oportunidades abiertas por la sociedad actual basada en datos mejorarán sin duda la vida de un gran número de personas. Pero debemos asegurarnos de que todos los sectores de la población compartan los beneficios que ofrecen las tecnologías digitales”.

Los hallazgos se publican en la revista PNAS.

Fuente: Ludwig-Maximilians-Universitaet

Deja un comentario