SOCIAL

La mayoría de las conversaciones no terminan cuando queremos que finalicen

Todo el mundo está familiarizado con la sensación de estar atrapado en una conversación durante demasiado tiempo, ya sea con algún vecino o con algún compañero de la oficina. En el otro extremo del espectro, también hemos experimentado conversaciones que parecen terminar prematuramente, dejándonos insatisfechos y tal vez incluso un poco heridos.

Ahora, un estudio de Harvard ha descubierto que esta decepción conversacional puede, de hecho, ser increíblemente común. Con la participación de 992 personas que participaron en discusiones bidireccionales, el estudio encontró que menos del 2% de las conversaciones terminaban cuando ambos socios lo deseaban. Esta figura era notablemente estable, independientemente de si la gente estaba hablando con un extraño o un amante.

Los autores del estudio creen que esta discrepancia es el resultado de un clásico “problema de coordinación”, que surge porque las personas tienden a ocultar sus verdaderos deseos, incluso cuando quieren que una conversación termine, en un esfuerzo por evitar ser groseros.

Pero la experiencia en el análisis de conversaciones se podría agregar que terminar las conversaciones con elegancia es una habilidad social elaborada con muchos movimientos complejos: similar a una pirueta final en un baile, o el crescendo en una pieza musical. Eso significa que muchas conversaciones se invierten en aras de la cortesía y la solidaridad social, y se llega a un compromiso que tal vez no convenga a ninguna de las partes, pero que de manera crucial y admirable evita las ofensas.

Cuando una persona habla, asimilan y se adaptan a las reacciones de su pareja. Las expresiones faciales, los cambios en la mirada, el lenguaje corporal e incluso la tos pueden alterar la trayectoria de la conversación de un hablante. Este comportamiento recíproco se aprende temprano: los bebés de solo unas pocas semanas son participantes activos en la toma de turnos, una de las reglas fundamentales de la conversación.

Estas reglas también contienen un conjunto de acciones sociales que preparan las conversaciones para llevarse a cabo en direcciones particulares. Preguntarle a alguien: “¿ya has comido?” es un ejemplo de una acción social, y se usa como preliminar para establecer una tangente acerca de invitar a alguien a almorzar.

Algunas acciones incluso requieren de preliminares, como cuando la gente pregunta delicadamente: “¿Puedo hacerte una pregunta?” Solo con estos ejemplos, queda claro que gran parte de lo que decimos es una formalidad que, naturalmente, extiende la duración de nuestras conversaciones.

Para terminar una conversación, a menudo se usa una acción social para evitar cometer un paso en falso. Estas acciones sociales se denominan “rutinas de cierre”, durante las cuales los hablantes se confirman entre sí que están realmente hechas. Decir “en fin” o “está bien” en un cierto tono puede ayudar a precipitar una rutina de cierre.

Estas rutinas de cierre suelen seguir movimientos muy específicos. Primero requieren una declaración previa al cierre, que anuncie la intención de terminar la conversación. Esto debe ser aceptado por ambas partes para que comience la siguiente etapa, que a su vez podría llegar a una conclusión conversacional familiar y saludos finales.

El problema es que las rutinas de cierre tienden a desviar las conversaciones de su punto ideal de conclusión. Un participante puede comenzar una rutina de cierre demasiado pronto después de malinterpretar una señal, como cuando su pareja dice “en fin” o “así es” sin tener la intención de comenzar una rutina de cierre. Por otro lado, una rutina de cierre iniciada correctamente aún puede tomar algunos minutos para terminar, lo que extiende las conversaciones más allá de lo que uno o más participantes pueden considerar su duración ideal.

La investigación de Harvard expone un aspecto fascinante de nuestro comportamiento conversacional, pero sus hallazgos no deberían llevarnos a considerar la mayoría de nuestras conversaciones como interminables arrastres o charlas brutalmente abreviadas.

En cambio, el hallazgo de que solo el 2% de nuestras conversaciones terminan cuando ambos participantes lo desean es, en cierto sentido, motivo de celebración. Significa que el 98% restante se está adaptando al ritmo de la danza conversacional: cooperando y respondiendo a las señales e indicaciones hasta que pueden separarse, todo sin pisarse demasiado los dedos de los pies.

Fuente: The Conversation

About the author

Noticias de Psicología

Noticias de Psicología

Portal de noticias de psicología.

Deja un comentario