SOCIAL

La soledad se experimenta de manera diferente según la edad

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Según una nueva investigación la soledad en los adultos se experimenta de manera diferente según la edad.

El nuevo estudio concluye que no puede haber un enfoque de “talla única” para reducir la soledad, ya que los factores asociados con ella, como el contacto con amigos y familiares, la salud percibida o el empleo, pueden diferir entre las fases de la vida adulta.

“La mayoría de los estudios que se centran en la soledad hasta ahora se han realizado en grupos de edad específicos, como los ancianos o adolescentes, o personas con condiciones de salud específicas”, dijo Thanée Franssen, autora correspondiente del estudio. “Hasta donde sabemos, ninguno de ellos estudió los factores asociados con la soledad entre los adultos y cómo estos cambian a medida que las personas envejecen”.

Para el estudio, un equipo de investigadores de la Universidad de Maastricht y del Servicio de Salud Pública de South-Limburg en los Países Bajos utilizó datos recopilados allí de septiembre a diciembre de 2016 para examinar las asociaciones entre factores demográficos, sociales y relacionados con la salud y la soledad. El estudio incluyó a 6.143 jóvenes de entre 19 y 34 años; 8.418 personas de mediana edad temprana entre las edades de 35 y 49; y 11,758 adultos de mediana edad tardía entre 50 y 65 años.

En general, 10.309 personas, el 44,3 por ciento, informaron experimentar soledad. Entre los adultos jóvenes, 2.042 (39,7 por ciento) reportaron sentimientos de soledad, en comparación con 3.108 (43,3 por ciento) adultos de mediana edad temprana y 5.159 adultos de mediana edad tardía (48.2 por ciento).

Los investigadores descubrieron que algunos factores están asociados con la soledad en todos los grupos de edad. Estos incluían vivir solo, la frecuencia del contacto con el vecino, la angustia y el bienestar psicológicos y emocional. También informan los investigadores que la asociación más fuerte con la soledad se encontró en aquellos que se sentían excluidos de la sociedad.

Los investigadores también descubrieron que algunos factores asociados con la soledad estaban presentes solo en grupos de edad específicos.

Los adultos jóvenes mostraron la asociación más fuerte entre la frecuencia de contacto con amigos y la soledad.

El nivel educativo se asoció con la soledad solo entre los adultos jóvenes, mientras que una asociación entre la situación laboral y la soledad se encontró únicamente entre los adultos de mediana edad temprana.

La frecuencia del contacto familiar se asoció con la soledad solo entre los adultos de mediana edad temprana y tardía. El estudio descubrió que solo para los adultos de mediana edad tardía, la salud percibida se asoció con la soledad.

Los investigadores sugieren que las personas pueden sentirse solas si lo que es la norma para su grupo de edad, como completar la escuela, estar empleado, tener una pareja o tener hijos, se desvía de su situación real. Como se percibe que diferentes factores son la norma para diferentes grupos de edad, esto puede explicar algunas de las diferencias en los factores asociados con la soledad entre los grupos de edad, explicaron.

“La identificación de los factores asociados con la soledad es necesaria para poder desarrollar y orientar las intervenciones adecuadas”, dijo Franssen.

“Desafortunadamente, la mayoría de las intervenciones actuales parecen tener un efecto limitado. Una posible razón de esto puede ser que la mayoría de las intervenciones para adultos son universales. Los resultados de este estudio mostraron que las intervenciones deben desarrollarse para grupos de edad específicos”.

Los investigadores advierten que algunos factores que pueden afectar la percepción de la soledad de las personas, como la calidad de la relación, no se incluyeron en el estudio, ya que no formaban parte de la recopilación de datos original. Debido a la naturaleza transversal del estudio, no fue posible establecer causa y efecto, agregaron los investigadores.

“Nuestros resultados también sugieren que durante la actual pandemia de COVID-19, los sentimientos de soledad entre los adultos pueden verse afectados de diferentes maneras según los factores importantes de su fase de vida. Por ejemplo, los adultos jóvenes ya no pueden interactuar con sus amigos o compañeros de clase cara a cara. Es posible que esto deba tenerse en cuenta al considerar el impacto en la soledad de la pandemia actual” concluyo Franssen.

El estudio fue publicado en la revista de acceso abierto BMC Public Health.

Fuente: BioMed Central

Deja un comentario