AUTOAYUDA

Las actividades diarias, variadas y consistentes mejoran la salud del cerebro

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Una nueva investigación sugiere que la clave para mantener nuestro cerebro sano durante el proceso de envejecimiento es participar en diversas actividades regularmente, comenzando en la edad adulta. Se descubrió que la diversificación de actividades es especialmente importante para el bienestar psicológico de los adultos mayores.

Los investigadores de la Universidad del Sur de Florida (USF) creen que el mantenimiento de la función cognitiva durante la edad adulta se fomenta mediante la participación en diversas actividades que comienzan a mediados de los años 30. Este es un momento muy ocupado para la mayoría de los adultos, ya que el avance profesional es a menudo una preocupación principal, así como el comienzo de una nueva familia y las responsabilidades asociadas.

En el nuevo estudio, los investigadores de la USF se centraron en siete actividades diarias comunes: trabajo remunerado, tiempo con niños, tareas, tiempo libre, actividad física, voluntariado y ayuda informal. Revisaron dos conjuntos de datos de 732 personas entre las edades de 34 y 84 que fueron recopilados por la Encuesta Nacional de Experiencias Diarias.

Todos los días, durante ocho días consecutivos, se preguntó a cada participante si participaba en esas actividades y se obtuvo un puntaje sobre la diversidad de actividades que captura tanto la amplitud (variedad) como la uniformidad (consistencia) de la participación en la actividad. El mismo grupo fue consultado diez años después.

El estudio, que aparece en el Journal of Gerontology: Psychological Sciences, descubrió que aquellos que aumentaron la diversidad de actividad durante la década exhibieron niveles más altos de funcionamiento cognitivo que aquellos que mantuvieron una menor diversidad de actividades.

Los investigadores evaluaron por teléfono el funcionamiento cognitivo con la batería de la Prueba Breve de Cognición Adulta (BTACT, por sus siglas en inglés), que mide múltiples dimensiones de la cognición, incluida la memoria funcional, la fluidez verbal, la atención, la velocidad de procesamiento, el razonamiento y la memoria verbal.

Estudios anteriores han examinado cómo la variedad de actividad y la frecuencia impactan la cognición. Este es el primer estudio que demuestra que la consistencia de la actividad también es esencial, independientemente de la edad.

“Los resultados respaldan el adagio de ‘usarlo o perderlo’ y pueden informar futuras intervenciones dirigidas a la promoción de estilos de vida activos para incluir una amplia variedad de actividades para sus participantes”, dijo la Dra. Soomi Lee, profesora asistente de Ciencias de la Conducta y de la Comunidad.

“Los resultados sugieren que los estilos de vida activos y comprometidos con actividades diversas y regulares son esenciales para nuestra salud cognitiva”.

Los investigadores explican que el compromiso diario resulta en una mayor acumulación de repertorios intelectuales y sociales. Las experiencias de la vida, como el logro educativo o las actividades de ocio, pueden ayudar a compensar el avance de la enfermedad de Alzheimer.

Por el contrario, la falta de actividades o comportamiento pasivo, como atracones viendo la televisión, se asocia con el deterioro cognitivo. Si bien los participantes mantuvieron sus mentes agudas, Lee dice que no encontró una correlación entre la diversidad de actividad y la memoria episódica, que se sabe que disminuye con la edad.

Un estudio previo de Lee también muestra que la diversidad de actividades es importante para el bienestar psicológico, especialmente para los adultos mayores. El estudio actual muestra que la diversidad de actividades es importante para la salud cognitiva en todos los grupos de edad y un estilo de vida activo es importante para diferentes dominios de salud.

Fuente: Universidad del Sur de Florida/EurekAlert

Wxyz05022020

Deja un comentario