EDUCATIVA

Las distracciones durante el aprendizaje: un gran reto por superar

PAD
Edición de Contenido por PAD

Los jóvenes de hoy con frecuencia hacen malabares con múltiples flujos de información y medios de entretenimiento mientras realizan sus tareas escolares, una tendencia que los investigadores llaman aprendizaje distraído. Como por ejemplo revisar las redes sociales mientras se escucha una conferencia o ver la serie de televisión favorita mientras se estudia.

Y aunque numerosos investigadores encontraron que el uso simultáneo de dispositivos electrónicos tiene un impacto perjudicial significativo en el aprendizaje, muchos estudiantes ignoran las advertencias sobre las consecuencias negativas porque se consideran tan buenos multitarea, dijo la profesora de química alimentaria Shelly J. Schmidt de la Universidad de Illinois (U.I.) en Urbana-Champaign.

En un artículo publicado en el Journal of Food Science Education, Schmidt revisó estudios recientes sobre el aprendizaje distraído y sugirió estrategias para ayudar a los estudiantes a mantenerse comprometidos y concentrados.

Como muchos profesores, Schmidt, quien también se desempeña como miembro del Centro de Innovaciones en la Enseñanza y el Aprendizaje de la U.I., ha lidiado con el problema de que la atención de los estudiantes sea desviada por sus dispositivos móviles durante las clases.

Si bien algunos miembros de la facultad restringen o prohíben el uso no autorizado de teléfonos celulares y otros dispositivos en el aula por parte de los estudiantes, estas políticas pueden ser difíciles para que los instructores hagan cumplir y consideren la tecnología como “el enemigo”, dijo Schmidt.

“Prohibir el uso de la tecnología en el aula sugiere a nuestros estudiantes que son niños que no pueden aprender a manejarla adecuadamente, en lugar de adultos jóvenes a los que estamos ayudando a convertirse en profesionales”, comento Schmidt.

“En un mundo donde abundan las distracciones, tenemos una oportunidad de oro para ayudar a nuestros estudiantes y a nosotros mismos a aprender cómo controlar nuestras acciones y enfocarnos en lo que realmente importa. Aprender a distraernos menos es una habilidad esencial y eterna para el éxito en la educación, así como muchas otras facetas de la vida”.

Si bien es “virtualmente imposible hacer que los estudiantes limiten todas las distracciones” dentro o fuera de la clase, Schmidt dijo que los maestros y los padres pueden alentar a los jóvenes a desarrollar un locus de control interno: la actitud de que tienen control sobre la situación y su éxito o fracaso es un resultado del esfuerzo que invierten en su educación.

“Armados con un locus de control interno, los estudiantes pueden reconocer y controlar los factores que impiden su éxito, como las distracciones mientras intentan aprender”, agrego Schmidt.

Investigadores en psicología, ciencia cognitiva y neurociencia encontraron que la multitarea de los medios durante el trabajo escolar interfiere con la atención y la memoria de trabajo de los estudiantes. El aprendizaje de los estudiantes es más superficial e irregular; Entienden menos y tienen dificultad para recordar lo que han aprendido y aplicarlo en nuevos contextos. Su comprensión de lectura, capacidad para tomar notas, desempeño en exámenes y promedios de calificaciones disminuyen, según los estudios que revisó Schmidt.

“Escuchar una conferencia, enviar mensajes de texto, comprar en línea y socializar en Facebook son tareas complejas y muy exigentes que se basan en la misma región del cerebro, la corteza prefrontal”, agrego Schmidt. “En la mayoría de las condiciones, el cerebro no puede realizar dos tareas complejas simultáneamente. Pero si los estudiantes no creen que su aprendizaje se vea obstaculizado por este comportamiento, no tienen ningún incentivo o motivación para cambiarlo y el problema simplemente continúa”.

Algunos investigadores sugieren que los dispositivos móviles pueden exacerbar una forma de ansiedad social llamada “miedo a perderse” que obliga a las personas a interrumpir sus estudios y proyectos de trabajo constantemente para leer y responder a publicaciones y mensajes en las redes sociales, lo que afecta negativamente su desempeño.

Al trabajar en proyectos que requieren una concentración sostenida, Schmidt dijo que eliminar intencionalmente dispositivos extraños de sus espacios de trabajo puede ayudar a las personas a limitar las distracciones y resistir la tentación de responder a cada zumbido o sonido emitido por su teléfono.

Otra estrategia para limitar las interrupciones y administrar el tiempo es utilizar un sistema de recompensa por trabajo. Por ejemplo, un estudiante se comprometería a estudiar sin distracciones durante un período definido, como 25 minutos, y luego se recompensaría con cinco minutos de uso de las redes sociales. O podrían limitar su navegación web o el uso de las redes sociales a la hora del día en que son menos productivos.

Alternar períodos intensivos de trabajo enfocado con explosiones de placer planificadas de antemano ayuda a aliviar el aburrimiento, una de las principales razones por las que las personas recurren a los medios digitales para empezar, comento Schmidt.

Del mismo modo, fomentar una mentalidad de trabajar duro y jugar duro alienta a los jóvenes a concentrarse exclusivamente en sus tareas escolares cuando se supone que deben estar aprendiendo, y a dedicar la misma atención a las actividades recreativas cuando es el momento de jugar, dijo Schmidt.

Además, las personas pueden mejorar su capacidad para concentrarse en tareas con actividades que estimulan la función cerebral y mejoran el control cognitivo, en particular el ejercicio físico.

“Se ha demostrado que el ejercicio es de enorme beneficio tanto para el funcionamiento cognitivo como para el bienestar, incluida la salud mental”, agrego Schmidt. “Los maestros podrían incorporar el movimiento en las actividades del aula pidiéndoles a los estudiantes que formen parejas y realicen una breve caminata al interior o al aire libre para discutir un concepto de la lección del día”.

Schmidt sugirió que promover el aprendizaje activo en el aula puede ayudar a los maestros a mantener a los estudiantes comprometidos con el contenido del curso, de modo que estén menos inclinados a recurrir a sus teléfonos inteligentes para obtener estimulación.

Por ejemplo, los maestros pueden alentar a los estudiantes a establecer metas relacionadas con su desempeño académico o desarrollar el contenido del curso sobre temas de su elección y enseñarlo a otros estudiantes, fortaleciendo su inversión en su aprendizaje y profundizando su comprensión de la materia.

Fuente: University of Illinois at Urbana-Champaign, News Bureau.

Referencia:

Shelly J. Schmidt. Distracted learning: Big problem and golden opportunity. Journal of Food Science Education, 2020; 19 (4): 278 DOI: 10.1111/1541-4329.12206

Deja un comentario