AUTOAYUDA

Las emociones negativas pueden hacerte menos confiado

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Un nuevo estudio encuentra que las emociones negativas pueden reducir la capacidad de confiar en otros, incluso cuando estas emociones fueron provocadas por eventos que no tienen nada que ver con la decisión de confiar.

La investigación, publicada en la revista Science Advances, fue realizada por un equipo internacional de la Universidad de Zurich (UZH) en Suiza y la Universidad de Amsterdam (UvA) en los Países Bajos.

No es ningún secreto que los sentimientos hacia una persona específica pueden influir en su interacción y niveles de confianza; por ejemplo, si un amigo dice que tu nuevo corte de pelo es terrible y luego te pide que le prestes tu auto, es probable que tenga menos probabilidades de decir que sí.

Pero, ¿qué sucede cuando tus sentimientos negativos son provocados por eventos que no tienen nada que ver con la persona? Por ejemplo, tu jefe te grita hoy y luego tu amigo llama y te pide que le prestes algo de valor.

En el campo de la psicología, estas emociones se denominan “incidentales”, ya que se desencadenaron por eventos que no están relacionados con nuestras interacciones sociales actuales. Se ha demostrado que las emociones incidentales ocurren con frecuencia en nuestras interacciones diarias con los demás, aunque es posible que no seamos plenamente conscientes de ellas.

Para el estudio, el Dr. Jan Engelmann, neuroeconomista de la UvA, se unió a los doctores neuroeconomistas de la UZH, Ernst Fehr, Christian Ruff y Friederike Meyer. Investigaron si las emociones negativas incidentales pueden influir en el comportamiento de confianza y las redes cerebrales asociadas con las interacciones sociales.

Para crear un estado prolongado de afecto negativo (emociones), el equipo utilizó el método bien establecido de amenaza de choque, en el que los participantes están amenazados con darles un shock eléctrico desagradable (pero solo a veces se les da). Se ha demostrado que esta amenaza induce de manera confiable la ansiedad anticipatoria.

Mientras tanto, los participantes jugaron un juego de confianza, que involucraba decisiones acerca de cuánto dinero querían invertir en un extraño (con el extraño teniendo la opción de pagar en especie, o quedarse con todo el dinero invertido). De hecho, los participantes confiaron significativamente menos cuando estaban ansiosos por sentirse impactados, a pesar de que la amenaza no estaba relacionada con su decisión de confiar.

Durante este tiempo, las respuestas cerebrales de los participantes se registraron utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (MRI). Estas imágenes revelaron que una región del cerebro ampliamente implicada en la comprensión de las creencias de los demás, la unión temporoparietal (TPJ), se suprimió significativamente durante las decisiones de confianza cuando los participantes se sintieron amenazados, pero no cuando se sintieron seguros.

La conectividad entre el TPJ y la amígdala también fue suprimida significativamente por estas emociones negativas.

Sin embargo, en condiciones seguras, la fuerza de la conectividad entre el TPJ y otras regiones importantes de cognición social, como el surco temporal superior posterior y la corteza prefrontal dorsomedial, predijo cuánto confiaban los participantes en otros. Esta asociación entre la actividad cerebral y el comportamiento se neutralizó cuando los participantes se sintieron ansiosos.

“Estos resultados muestran que las emociones negativas pueden tener un impacto significativo en nuestras interacciones sociales, y específicamente en cuánto confiamos en los demás”, dijeron los autores Engelmann y Ruff.

“También revelan los efectos subyacentes del efecto negativo en los circuitos cerebrales: el efecto negativo suprime la maquinaria neuronal cognitiva social importante para comprender y predecir el comportamiento de los demás”.

Según Engelmann, los resultados revelan que las emociones negativas pueden tener consecuencias importantes en la forma en que abordamos las interacciones sociales.

“A la luz de los recientes acontecimientos políticos en el Reino Unido y las próximas elecciones para el Parlamento Europeo, los resultados también contienen una advertencia: las emociones negativas, incluso si son incidentales, pueden distorsionar la forma en que tomamos decisiones sociales importantes, incluido el voto”.

Fuente: Universidad de Zurich.

Deja un comentario