LABORAL

Las largas horas de trabajo pueden aumentar el riesgo de depresión en las mujeres

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Un estudio del Reino Unido proporciona nuevas pruebas de que trabajar horas muy largas (más de 55 horas por semana) se asocia con un mayor riesgo de depresión entre las mujeres. Además, los fines de semana de trabajo se asociaron con un mayor riesgo de depresión en ambos sexos.

Los investigadores señalan que la expansión de la economía global y la expansión de las economías de turnos ha impulsado la necesidad de trabajar fuera del horario de oficina estándar.

Estos entornos ocupacionales no tradicionales se han relacionado con una salud física más deficiente. Sin embargo, el impacto potencial en la salud mental es menos conocido. Y la investigación hasta la fecha se ha centrado en gran medida en los hombres y/o en trabajos específicos, dicen los investigadores.

El estudio busca proporcionar información sobre estas áreas con los investigadores que utilizaron datos de Understanding Society, UK Household Longitudinal Study (UKHLS). Esta herramienta ha estado siguiendo la salud y el bienestar de una muestra representativa de 40,000 hogares en todo el Reino Unido desde 2009.

Los investigadores se centraron en los datos de 11,215 hombres y 12,188 mujeres de la segunda ola de UKHLS en 2010-12, ya que esto incluía información sobre el empleo. Los síntomas depresivos se midieron utilizando un cuestionario de salud general validado (GHQ-12).

Usando la semana laboral estándar de 35 a 40 horas como referencia, las semanas laborales se clasificaron como menos de 35 para incluir empleados de medio tiempo; 41-55 (largas horas de trabajo); y 55 y más (horas de trabajo extra largas).

Los investigadores analizaron varios contribuyentes potencialmente influyentes: la edad; estado civil; paternidad; ganancias y satisfacción con ellos; condiciones de salud a largo plazo; Tipo de trabajo y satisfacción con él; grado de control; y calificaciones.

Los investigadores descubrieron que, en general, los trabajadores de más edad, los fumadores y los que ganaban menos y los que tenían menos control del trabajo estaban más deprimidos: este hallazgo se aplicaba a ambos sexos.

Sin embargo, las diferencias de género en los patrones de trabajo fueron evidentes.

Los hombres tendían a trabajar más horas que las mujeres, con casi la mitad de tiempo más que la cuota estándar en comparación con menos de una de cada cuatro mujeres. Y casi la mitad de las mujeres trabajaban a tiempo parcial en comparación con solo uno de cada siete (15 por ciento) hombres.

Las mujeres casadas que también fungían como padres tendían a no trabajar más horas, pero lo contrario sucedía con los padres casados. Más de dos tercios de los hombres trabajaban los fines de semana en comparación con alrededor de la mitad de las mujeres.

Los investigadores no descubrieron una diferencia en la cantidad de síntomas depresivos entre los hombres que trabajan menos horas o más que la semana laboral estándar.

Pero el trabajo de fin de semana se asoció con síntomas significativamente más depresivos entre los hombres cuando se tuvieron en cuenta las condiciones de trabajo; entre las mujeres, los síntomas depresivos se asociaron con el número de fines de semana trabajados.

Y las mujeres que trabajaron 55 o más horas a la semana y/o que trabajaron la mayor parte de los fines de semana tenían la peor salud mental de todas, con síntomas significativamente más depresivos que las mujeres que trabajaban en horario estándar.

A modo de explicación, los investigadores sugieren que las mujeres tienen más probabilidades de trabajar más horas en ocupaciones dominadas por los hombres, mientras que los fines de semana laborales tienden a concentrarse en empleos del sector de servicios de baja remuneración.

“Tales trabajos, cuando se combinan con interacciones frecuentes o complejas con el público o los clientes, se han relacionado con niveles más altos de depresión”, escriben los investigadores.

“Nuestros hallazgos de síntomas más depresivos entre las mujeres que trabajan largas horas extras también podrían explicarse por la doble carga potencial que experimentan las mujeres cuando sus largas horas de trabajo remunerado se agregan a su tiempo en el trabajo doméstico”, sugieren los investigadores.

“Los estudios anteriores han encontrado que una vez que se tienen en cuenta las tareas domésticas no remuneradas y el cuidado, las mujeres trabajan más tiempo que los hombres, en promedio, y que esto se ha relacionado con una salud física más deficiente”, agregaron.

Los investigadores señalan que los hallazgos reflejan la información obtenida de un estudio observacional y, como tal, no pueden establecer la causa. Pero, sin embargo, los investigadores concluyen:

“Nuestros hallazgos deben alentar a los empleadores y responsables políticos a considerar intervenciones dirigidas a reducir las cargas de las mujeres sin restringir su participación plena en la fuerza laboral, y mejorar las condiciones de trabajo psicosociales”.

El estudio aparece en línea en el Journal of Epidemiology & Community Health.

Fuente: BMJ / EurekAlert

Deja un comentario