SALUD MENTAL

Las personas con traumas infantiles pueden evitar el contacto físico

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Según un equipo de investigadores del Hospital de la Universidad de Bonn, es más probable que los adultos traumatizados de niños sean más propensos a mantener una mayor distancia física entre ellos y los extraños, en comparación a las personas sin antecedentes de trauma.

La investigación ha demostrado que las personas que han sido humilladas, golpeadas o abusadas sexualmente en la infancia tienen más probabilidades de sufrir enfermedades mentales como depresión o ataques de ansiedad en la edad adulta que aquellas sin antecedentes de abuso.

Pero según los análisis controlados, estos trastornos mentales no son responsables de la mayor aversión al tacto y la cercanía, sino más bien a la traumatización en sí.

Los hallazgos, publicados en el American Journal of Psychiatry , sugieren que las experiencias de violencia en la infancia pueden llevar a una percepción de los estímulos sociales que cambia permanentemente.

En el estudio participaron 92 adultos (64 mujeres) que fueron entrevistados sobre sus experiencias con la violencia y las enfermedades asociadas.

Los investigadores probaron la percepción sensorial acariciando la piel desnuda de las espinillas con una mano, ya sea con un movimiento rápido o más lento.

“El tacto es de importancia central porque influye en el desarrollo del cerebro, proporciona una sensación del propio cuerpo y sirve como regulador del estrés”, dijo el Dr. Dirk Scheele, de la División de Psicología Médica del Reino Unido.

El contacto interpersonal está mediado por dos fibras nerviosas diferentes en la piel: las fibras Aß que transmiten información sensorial y responden principalmente a toques más rápidos, mientras que las fibras táctiles C transmiten bienestar emocional y se activan principalmente por toques lentos, dijo la autora principal y estudiante de doctorado Ayline Maier .

Los participantes se acostaron en el escáner cerebral durante los experimentos y no pudieron ver al experimentador que realizó los movimientos. Tenía las manos cubiertas con guantes de algodón para evitar el contacto directo con la piel. El sistema funcional de imágenes por resonancia magnética registró la actividad de las áreas del cerebro. Después de cada medición, se preguntó a los sujetos qué tan reconfortantes eran los toques.

Cuanto más pronunciadas son las experiencias de maltrato durante la infancia, más fuertemente reaccionan dos regiones cerebrales a los toques rápidos. La corteza somatosensorial se encuentra en el cerebro aproximadamente por encima de la oreja y registra dónde se produce un toque.

“Esta área codifica sensaciones hápticas y está involucrada en la preparación e iniciación del movimiento corporal, por ejemplo, retirando la pierna que ha sido tocada”, dijo Maier.

La corteza insular posterior es un área profunda en el cerebro detrás de la sien que es responsable de todas las percepciones del cuerpo, como el tacto, el hambre, la sed y el dolor.

“En personas traumatizadas, la actividad en estas dos áreas en respuesta a los toques rápidos aumenta significativamente”, dijo Scheele.

Por otro lado, la activación en el hipocampo fue mucho más débil durante los toques lentos en aquellos con antecedentes de abuso. El hipocampo sirve para la formación de la memoria y, por lo tanto, también almacena asociaciones negativas y positivas de estímulos.

“Específicamente, la actividad del hipocampo podría reflejar cuán gratificante fue un toque en el experimento”, dijo Maier. Los participantes más traumatizados pueden encontrar un toque lento y, por lo tanto, más emocionalmente cargado, menos agradable.

Los investigadores también investigaron la distancia social. Se les pidió a los participantes que se acercaran a una persona que no conocían y que se detuvieran cuando la distancia fuera percibida como agradable. La distancia era significativamente más grande en personas más severamente traumatizadas, en promedio doce centímetros.

“Los resultados muestran que la percepción y el procesamiento sensorial de las personas con experiencias infantiles traumáticas han cambiado”, dijo Scheele, resumiendo los resultados. Tocar es menos reconfortante en aquellos con un historial de trauma en comparación con aquellos sin experiencia en maltrato.

Maier concluyo diciendo: “Este resultado también puede abrir oportunidades para nuevas terapias: las terapias complementarias basadas en el cuerpo en un entorno seguro podrían permitir volver a entrenar este procesamiento de estímulo. Sin embargo, este potencial primero debería investigarse con más detalle en estudios futuros”.

Fuente: Universidad de Bonn.

Deja un comentario