RELACIONES

Los 7 tipos de “Padrotes”

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Contrariamente a la creencia popular, ser un padrote no es una tipología de talla única. Según un nuevo estudio, publicado en la revista Sociological Perspectives, existen siete tipos de estas relaciones de “padrotismo”: prostitución endulzada, citas compensadas, compañía compensada, citas endulzadas, amistades endulzadas, amistades endulzadas con beneficios y amor pragmático.

“Cada vez que leía un artículo sobre Padrotes y sus protegidas, a menudo veía la misma inclinación sensacionalista: las mujeres son estudiantes universitarias desesperadas y hambrientas que se dedican a la prostitución”, dijo la socióloga Maren Scull, profesora asistente de la Universidad de Colorado en Denver “Como alguien que estudia la desviación, sabía que había más matices importantes en estas relaciones”.

En general, las relaciones padroticas  se basan en el compañerismo, la intimidad u otras formas de atención a cambio de un beneficio personal (apoyo financiero, bienes materiales, avance profesional).

Este tipo de acuerdos no son nuevos. En la década de 1750, las geishas eran vistas como artistas socialmente respetados a pesar de que se les pagaba para divertir a los hombres, generalmente sin sexo. Durante las dos primeras guerras mundiales, los soldados pagaron a las mujeres para que se unieran a ellos por una noche de cena y baile.

Pero la mayor parte de la investigación moderna se centra en el sexo transaccional y de supervivencia en el África subsahariana y las citas compensadas en el este y el sudeste asiático. Hay una falta de investigación en los EE. UU.

Para comprender cómo funciona el “padrotismo” en los EE. UU., Scull realizó entrevistas con 48 mujeres sobre sus experiencias como “protegidas”. Investigó los tipos de actividades en las que las mujeres participaban, si el sexo estaba involucrado y si sus vidas estaban entrelazadas con su vida.

Ella descubrió que el 40% de las mujeres nunca habían tenido relaciones sexuales con sus benefactores y con quienes a menudo tenían conexiones genuinas y auténticas. También descubrió que la mayoría de las formas de padrotismo no son un arreglo de juego por pago.

“No tenía la intención de crear una tipología, pero había tanta variedad que sabía que tenía que resaltar los diferentes matices y formas que las relaciones de azúcar pueden tomar”, dijo Scull.

Scull calificó la primera “prostitución endulzada”, una forma de endulzar la emoción ausente y donde puramente se encuentra el intercambio de regalos por sexo.

Las “citas compensadas”, populares en Asia, implican una compensación monetaria o material por tomar un café, una comida o asistir juntos a un evento específico.

La “compañía compensada” incluye una gama más amplia de actividades y, a menudo, implica que la mujer se entrelace más en la vida del hombre. Ni las citas compensadas ni el compañerismo compensado implican algo sexual para la mayoría de las personas.

La “cita endulzada”, la forma más común de padrotismo, combina la vida entrelazada de la compañía con el sexo. En estas situaciones, la mayoría de las mujeres reciben una asignación semanal, mensual o según sea necesario. Las sumas pueden oscilar entre $200 y varios miles de dólares al mes.

Las “amistades endulzadas” son relaciones mutuamente beneficiosas con alguien que las mujeres consideran un amigo. De hecho, estos benefactores a menudo forman parte de la vida de las mujeres y donde pronto se convertirán en parte de ella.

“Amistades endulzadas con beneficios sexuales” es más desestructurado. En algunos casos, los benefactores pagan todos los gastos de vida de las mujeres, incluidos el alquiler, las facturas de los teléfonos celulares, la ropa, los automóviles y las vacaciones.

Finalmente, Scull descubrió que algunas de estas relaciones involucraban a dos personas que esperaban terminar juntas, con la mujer cuidada por el resto de su vida, en una categoría que Scull llama “amor pragmático”.

“Cuando agrupamos las relaciones padroticas como prostitución, las desvía y criminaliza”, dijo Scull.

“Sin embargo nos faltaba tomar en cuenta cómo a menudo son orgánicas e involucran una conexión genuina y emocional. Muchas de las mujeres no tenían la intención de tener un benefactor. Simplemente se encontraron con alguien en el trabajo o durante un concierto que quería cuidar de ellas. Estas relaciones pueden durar décadas “.

Fuente: Universidad de Colorado Denver

Deja un comentario