SALUD MENTAL

Los cuidadores de pacientes con demencia duermen menos que los demás

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Los cuidadores de pacientes con demencia a menudo pierden entre 2.5 y 3.5 horas de sueño cada semana, lo que es negativo para ellos y potencialmente para quienes reciben su atención, según un nuevo estudio en la Universidad de Baylor.

“Perder 3.5 horas de sueño por semana no parece mucho, pero los cuidadores a menudo experimentan acumulación de pérdida de sueño durante años”, dijo el autor principal Chenlu Gao, candidato a doctorado en psicología y neurociencia en el Colegio de Artes y Ciencias de Baylor.

La buena noticia es que se observó un sueño notablemente mejor en los cuidadores después de comportamientos tan simples como obtener más luz solar por la mañana, establecer una rutina regular y relajarse antes de acostarse, así como realizar ejercicio físico moderado.

“Perder 3.5 horas de sueño semanalmente además de todo el estrés, el dolor y la tristeza puede tener un impacto realmente fuerte en la cognición, la salud mental y física de los cuidadores. Pero mejorar la calidad del sueño de los cuidadores a través de intervenciones conductuales de bajo costo puede mejorar significativamente sus funciones y calidad de vida”, dijo Gao.

El estrés crónico se asocia con un sueño corto y un sueño de baja calidad. Los despertares nocturnos de un paciente con demencia también pueden contribuir a alterar el sueño en los cuidadores, dijeron los investigadores. De hecho, el cuidado anormal para una persona con demencia es similar a agregar un trabajo a tiempo parcial pero no remunerado a la vida de uno, con un promedio de 21.9 horas de cuidado, según la Asociación de Alzheimer.

“Con esa pérdida extra de sueño cada noche, tal vez un cuidador puede olvidar algunas dosis de medicamentos o reacciona más emocionalmente de lo que lo haría”, dijo el Dr. Michael Scullin coautor del estudio y director de Baylor’s Sleep Neuroscience and Cognition Laboratory y profesor adjunto de psicología  y neurociencia en Baylor.

“Los cuidadores son algunas de las personas más inspiradoras y trabajadoras del mundo, pero la pérdida de sueño finalmente se acumula a un nivel que disminuye la vigilancia y la multitarea”.

Los investigadores analizaron 35 estudios en revistas y libros que abordan a los cuidadores, el sueño, la demencia y la enfermedad de Alzheimer, publicados hasta junio de 2018. Esos estudios midieron la calidad y cantidad del sueño al monitorear la actividad eléctrica del cerebro, los movimientos corporales y los informes personales de los cuidadores. En general, analizaron los datos de 3.268 cuidadores.

Los investigadores también analizaron los cambios relacionados con la intervención en la calidad del sueño, como el ejercicio durante el día, no beber café o té después de la tarde, no beber alcohol por la noche y obtener más luz solar por la mañana.

El equipo descubrió que la diferencia en el tiempo y la calidad del sueño era significativa en comparación con los no cuidadores en el mismo rango de edad y con el mínimo de sueño recomendado: siete horas por noche para adultos.

“Dadas las consecuencias a largo plazo, potencialmente acumulativas para la salud del sueño de mala calidad, así como la creciente necesidad de cuidadores de demencia en todo el mundo, los médicos deben considerar intervenciones de sueño no solo para el paciente sino también para el cónyuge, hijos ”, dijo Gao.

Los hallazgos se publican en la revista JAMA Network Open.

Fuente: Universidad de Baylor

Deja un comentario