LABORAL

Los despidos injustificados de trabajadores puede llevarlos a delinquir

PAD
Edición de Contenido por PAD

Perder un trabajo puede ser perjudicial para el individuo, pero un nuevo estudio muestra que los efectos negativos no solo los siente el trabajador desplazado sino tambien su familia. Los hallazgos, publicados en la revista Labor Economics, revelan que la pérdida involuntaria de trabajo también causa un aumento dramático en el comportamiento criminal.

El estudio es uno de los primeros en establecer un vínculo causal entre la pérdida individual de empleo y la posterior actividad delictiva.

“Los despidos conducen a un aumento de los cargos penales contra los trabajadores desplazados, al tiempo que disminuyen sus ganancias futuras y oportunidades de tiempo completo”, dijo el Dr. Mark Votruba, coautor del estudio y profesor asociado de economía en la Weatherhead School of Management en la Universidad Case Western Reserve en Ohio

Una de las razones principales parece ser el efecto disruptivo de la pérdida de trabajo en los horarios diurnos. Tanto para los delitos violentos como para los delitos relacionados con drogas/alcohol, las tasas de cargos aumentaron mucho más entre semana que los fines de semana.

“El viejo adagio de que las manos ociosas son el taller del diablo parece tener algo de verdad”, dijo Votruba. “Este desafortunado vínculo (con los delitos entre semana) resalta la importancia de los factores psicológicos como la angustia mental, el autocontrol, las preocupaciones financieras y la frustración en la determinación del comportamiento contraproducente”.

La investigación utilizó datos de más de 1 millón de trabajadores noruegos despedidos, de entre 18 y 40 años, de los cuales casi 84,000 experimentaron una pérdida involuntaria de trabajo durante el período de análisis. Dichos registros que vinculan actividades criminales y laborales no están disponibles en los EE. UU.

Según el estudio, los trabajadores que fueron despedidos sin ninguna causa justificada dieron como consecuencia:

  • un aumento del 60% en los cargos por delitos contra la propiedad en el año después de una reducción de personal;
  • una disminución de las ganancias de 10 a 15% en los años inmediatos posteriores al desplazamiento;
  • un aumento sustancial en la probabilidad de permanecer desempleado o trabajar menos de tiempo completo;
  • un aumento general del 20% en las tasas de cargos penales en el año posterior a un despido;
  • y un aumento dramático de los delitos no relacionados con la propiedad (delitos de tráfico violentos y graves, así como actos relacionados con drogas/alcohol) cometidos entre semana.

“La respuesta criminal no se trata solo de que los trabajadores reemplacen la pérdida de ingresos. Estos resultados sugieren que hay otros factores importantes en el trabajo, incluidos los efectos psicológicos de la pérdida del empleo”, dijo Votruba.

Los investigadores dijeron que no está claro si los trabajadores desplazados en los EE. UU. Muestran una respuesta criminal similar a los de Noruega, aunque hay razones para creer que los efectos serían más fuertes en los EE. UU.

“Noruega tiene una fuerte red de seguridad social que hace que la pérdida de trabajo sea menos dolorosa allí que en los Estados Unidos. Tanto el ingreso como los efectos psicológicos de la pérdida del trabajo son probablemente más severos en los Estados Unidos”, dijo Votruba, investigador asociado de Statistics Norway.

Los autores creen que sus hallazgos pueden ayudar a los encargados de formular políticas a comprender mejor el vínculo entre la pérdida de empleo y la delincuencia, y diseñar intervenciones políticas que reduzcan el costo que el desplazamiento implica para los individuos y la sociedad.

“Estados Unidos probablemente nunca proporcionará tanto apoyo de ingresos a los trabajadores desplazados, pero los programas diseñados para desalentar el abuso de alcohol y drogas entre los hombres jóvenes desplazados o mantenerlos involucrados en actividades de productividad mientras están desempleados podrían ser herramientas políticas efectivas para reducir el crimen”, agrego Votruba

Para el estudio, los investigadores siguieron a los hombres durante más de 15 años durante los años 1990 y 2000; no hubo suficiente crimen entre las mujeres para incluir en el estudio.

Fuente: Universidad Case Western Reserve

Deja un comentario