NOTICIAS

Los diversos eventos de la vida impactan de diferentes formas nuestro bienestar

PAD
Edición de Contenido por PAD

Un nuevo estudio australiano compara el impacto de dieciocho eventos importantes de la vida en el bienestar. La investigación es única y es la primera en observar cómo los problemas importantes de la vida influyen en nuestras emociones o felicidad, y en nuestra satisfacción con la vida.

Como todos sabemos, la vida está llena de altibajos. Los principales acontecimientos de la vida, como el matrimonio, la muerte de un ser querido, el divorcio o la bancarrota, afectan nuestro bienestar. Los investigadores compararon el impacto diferente de estos eventos en la felicidad y la satisfacción con la vida y cuánto dura ese impacto. La investigación es destacada dado el entorno COVID y el nuevo desafío para la salud física y económica de muchas personas.

Los investigadores examinaron 18 eventos importantes de la vida y cómo afectaron a una muestra de 14,000 australianos entre 2002 y 2016. Los datos fueron tomados de la encuesta HILDA, que examina las condiciones sociales, de salud y económicas de los hogares australianos mediante entrevistas cara a cara y cuestionarios de autocompletar.

El estudio, “El impacto diferencial de los principales eventos de la vida en el bienestar cognitivo y afectivo”, escrito por investigadores de la Universidad de Tecnología de Sydney y la Universidad de Sydney.

Los investigadores descubrieron que algunos eventos, como mudarse a una nueva casa, ser despedido o recibir un ascenso, tuvieron poco impacto en el bienestar, mientras que otros, como la muerte de un compañero o una gran pérdida financiera, tuvieron profundos impactos.

“El matrimonio, el parto y una importante ganancia financiera produjeron la mayor elevación al bienestar, sin embargo, no condujeron a una felicidad duradera, el efecto positivo generalmente desapareció después de dos años.

“Sin embargo, también hubo un efecto anticipatorio para el matrimonio y el parto, con un aumento del bienestar antes de estos eventos”, dijo el investigador principal, el economista de UTS, Dr. Nathan Kettlewell.

“Los eventos de la vida que vieron la caída más profunda en el bienestar fueron la muerte de una pareja o un hijo, la separación, una gran pérdida financiera o un shock de salud. Pero incluso para estas experiencias negativas, en promedio las personas se recuperaron a su nivel de bienestar previo al shock en alrededor de cuatro años ”, cometo Kettlewel.

Las investigaciones creen que una mejor comprensión de cómo los eventos de la vida impactan el bienestar, y cuánto tiempo lleva adaptarse, puede ayudar al gobierno y a los responsables políticos a desarrollar recursos para mejorar la felicidad y el bienestar de la sociedad.

“Un número creciente de países, incluidos el Reino Unido, Islandia y Nueva Zelanda, así como la OCDE, están midiendo el bienestar, junto con el crecimiento económico, como una forma de medir el éxito en la mejora de la vida de los ciudadanos”, dice el Dr. Kettlewell.

“La información sobre el bienestar también ayuda a los médicos y profesionales de la salud a comprender mejor las repercusiones de las principales crisis de la vida, como la muerte de un ser querido, un shock de salud o la pérdida del trabajo”.

Los investigadores examinaron dos tipos diferentes de bienestar.

El primero fue el bienestar afectivo, que reflejaba la felicidad, o la frecuencia e intensidad de las emociones positivas o negativas. El segundo fue el bienestar cognitivo, que se refiere a una evaluación de la satisfacción con la vida más deliberada y dirigida a objetivos.

Si bien algunos eventos de la vida, como el matrimonio y la jubilación, tuvieron efectos positivos en el bienestar cognitivo, el efecto neto de los eventos positivos en el bienestar afectivo fue cercano a cero.

El embarazo y el parto en particular vieron la mayor brecha entre los dos dominios. Las medidas de satisfacción con la vida fueron bastante positivas en el primer año después del nacimiento de un hijo, mientras que la felicidad o el bienestar emocional en realidad disminuyeron durante este tiempo.

Los investigadores también explicaron cómo los eventos de la vida a menudo ocurren juntos, por ejemplo, el divorcio y la pérdida financiera, para descubrir los diferentes impactos.

Los cuatro eventos de la vida más comunes fueron mudarse de casa, encontrar un nuevo trabajo, una lesión o enfermedad grave en un familiar cercano y el embarazo. Los menos frecuentes fueron enviudar y casarse.

“Si bien la búsqueda de la felicidad puede estar fuera de lugar, los resultados sugieren que las mejores oportunidades para mejorar el bienestar pueden consistir en protegerse contra choques negativos, por ejemplo estableciendo relaciones sólidas, invirtiendo en buena salud y manejando los riesgos financieros”, dijp el Dr. Kettlewell.

“Y podemos consolarnos del hecho de que, aunque lleva tiempo, el bienestar puede recuperarse incluso de las peores circunstancias”.

El artículo en sí aparece en la revista SSM-Population Health.

Fuente: Universidad Tecnológica de Sydney

Deja un comentario