SOCIAL

Los estilos de vida y las conexiones sociales pueden aumentar o disminuir el riesgo de contraer COVID-19.

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Una nueva investigación sugiere que las elecciones de estilo de vida junto con el estrés emocional del aislamiento social y los conflictos interpersonales pueden aumentar el riesgo de contraer COVID-19.

Los investigadores explican que el estilo de vida se refiere a prácticas como fumar, hacer ejercicio y otros comportamientos generalmente asociados con factores de riesgo para ciertos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Un creciente número de investigaciones revela que estos factores de riesgo y la falta de conexiones sociales de apoyo también pueden aumentar el riesgo de desarrollar infecciones respiratorias, como el resfriado común y la gripe. Los investigadores de la Universidad Carnegie Mellon creen que estos factores también pueden influir en la susceptibilidad a COVID-19.

“Sabemos poco acerca de por qué algunas de las personas expuestas al virus que causa COVID-19 tienen más probabilidades de desarrollar la enfermedad que otras”, dijo el Dr. Sheldon Cohen, profesor de psicología y uno de los autores del artículo.

“Nuestra investigación sobre los factores psicológicos que predicen la susceptibilidad a otros virus respiratorios puede proporcionar pistas para ayudar a identificar los factores que son importantes para COVID-19”.

Los investigadores han estudiado cómo los factores de estilo de vida, sociales y psicológicos afectan si adultos sanos expuestos a virus respiratorios se enferman o no a través de una serie de estudios que abarcan más de 30 años. En el estudio reciente, Cohen y su equipo se centraron en ocho cepas virales que causan el resfriado común y dos que causan la gripe.

“En nuestro trabajo, expusimos intencionalmente a las personas a los virus del resfriado y la gripe y estudiamos si los factores psicológicos y sociales predicen cuán efectivo es el sistema inmune para suprimir la infección, o para prevenir o mitigar la gravedad de la enfermedad”, dijo Cohen. “Encontramos una fuerte correlación entre los estresores sociales y psicológicos, así como una mayor susceptibilidad”.

Curiosamente, los investigadores también encontraron que la integración y el apoyo sociales ofrecen un escudo protector contra las infecciones y enfermedades respiratorias.

Hasta ahora, las únicas tácticas para frenar la propagación del coronavirus han sido los cambios de comportamiento que reducen la probabilidad de exponerse al virus, como medidas de permanencia en el hogar y requisitos de distanciamiento social. Sin embargo, estos mismos comportamientos a menudo se asocian con factores estresantes interpersonales, como la soledad, la pérdida de empleo y los conflictos familiares.

Según los investigadores, estos factores estresantes pueden ser predictores poderosos de cómo responderá una persona si se expone al coronavirus debido a los efectos fisiológicos directos de los factores estresantes sobre la inmunidad y sus factores psicológicos. Se cree que estos elementos tienen su influencia a través de la conexión mente-cuerpo.

El trabajo de Cohen demuestra que los estresores psicológicos y sociales están asociados con una sobreproducción de productos químicos proinflamatorios conocidos como citocinas en respuesta a los virus del resfriado y la gripe. A su vez, este exceso de inflamación se asoció con un mayor riesgo de enfermarse.

Del mismo modo, la investigación sobre COVID-19 ha demostrado que la producción de un exceso de citocinas proinflamatorias está asociada con infecciones más graves por COVID-19. Esto sugiere que una respuesta de citocina excesiva provocada por el estrés también podría contribuir a una inflamación y síntomas excesivos en pacientes con COVID-19.

Cohen y sus colegas reconocen que, a partir de ahora, no existen vínculos firmemente establecidos entre los factores conductuales y psicológicos así como el riesgo de enfermedad y muerte en personas expuestas al virus que causa COVID-19.

Sin embargo, su cuerpo de investigación anterior puede ser relevante para la pandemia actual porque, señalan, los predictores más potentes de enfermedades, estresores interpersonales y económicos, son los tipos de estresores que comúnmente se experimentan entre aquellos que están aislados o en cuarentena.

“Si tiene una red social diversa (integración social), tiende a cuidarse mejor (no fumar, beber con moderación, dormir más y hacer ejercicio). Además, si las personas perciben que aquellos en su red social los ayudarán durante un período de estrés o adversidad (apoyo social), entonces atenuará el efecto del estresante y tendrá menos impacto en su salud”. Concluyo Cohen.

El estudio aparece en la revista Perspectives on Psychological Science.

Fuente: Association for Psychological Science.

Deja un comentario