PAREJA Y FAMILIA

Los hábitos de ver pornografía pueden afectar los trastornos alimentarios de su pareja

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Una nueva investigación sugiere que una mujer cuyo compañero mira pornografía con mayor frecuencia tiene más probabilidades de reportar síntomas de un trastorno alimentario, como la culpa extrema por comer, la preocupación por la grasa corporal, el atracón o la purga.

El estudio, dirigido por investigadores de la Universidad Estatal de Ohio, también encontró una mayor incidencia de esos síntomas en las mujeres que dijeron que sienten que la presión de sus novios o esposos es por estar más delgadas.

“A menudo hablamos sobre las influencias de los medios de comunicación, la familia y los amigos en los trastornos alimentarios, pero poco se ha hecho para determinar cómo la influencia de una pareja puede contribuir a la alimentación desordenada de una mujer”, dijo la Dra. Tracy Tylka, profesora de psicología. “Es un vacío en la investigación y si ciertas variables asociadas son factores de riesgo, deberíamos prestarles más atención”.

El estudio también aborda las influencias de las parejas en mujeres mayores y con mayor probabilidad de tener relaciones a largo plazo.

“Las mujeres que formaron parte de este estudio tenían una edad promedio de casi 34 años, y eran de un grupo demográfico más amplio que el de la adolescente blanca estereotipada con anorexia “, comentó Tylka. “La alimentación desordenada afecta a muchas personas que no se ajustan a esta descripción, hasta del 20 al 25 por ciento de las mujeres, y este estudio nos ayuda a comprender mejor las influencias de estas mujeres”.

Las participantes, 409 mujeres estadounidenses en relaciones con hombres, respondieron un cuestionario diseñado para identificar los síntomas de trastornos de la alimentación. También respondieron preguntas sobre la presión percibida de los medios de comunicación y otros, como compañeros, amigos y familiares, para perder peso y tener un cuerpo delgado.

También informaron cuántas horas de pornografía veía su pareja actual por semana, desde ninguna hasta más de ocho horas, y estimaron la frecuencia con la que sus parejas anteriores habían visto pornografía en una escala que iba desde nunca hasta casi siempre.

Luego, los investigadores analizaron las relaciones entre esas respuestas y encontraron una asociación clara entre los síntomas del trastorno alimentario y la presión percibida de la pareja para ser delgada y el uso de la pornografía.

“En muchas categorías de síntomas de trastornos alimentarios, la presión percibida de una pareja romántica para ser delgada parecía ser más perjudicial que la presión de amigos, familiares o incluso los medios de comunicación”, agregó Tylka.

De acuerdo con el estudio, la observación de la pornografía y la presión para estar delgada parecían estar asociadas con el comportamiento alimentario desordenado de una mujer, incluso si no idealizaba la delgadez.

Es importante tener en cuenta, dijo Tylka, porque las mujeres pueden estar respondiendo únicamente a lo que piensan que valora su pareja, incluso si no valoran ese “ideal de cuerpo delgado” para ellas mismas.

Tylka comentó que estaba interesada en la posible relación entre el uso de la pornografía con la pareja y los trastornos de la alimentación, ya que podría hacer que las mujeres se sientan presionadas para aspirar a tipos de cuerpo poco realistas o “sentirse sin sexo porque sus parejas pasan tiempo con la pornografía en lugar de conectarse con ellas.”

“La relación entre el uso de la pornografía de pareja y la alimentación desordenada fue más fuerte para este grupo de mujeres que para las mujeres universitarias que hemos estudiado anteriormente”, dijo Tylka. “Eso podría ser porque estas mujeres han tenido más experiencias de relación, y estas experiencias han dado forma a sus relaciones con los alimentos y sus percepciones de sus cuerpos”.

Tylka agregó que se necesitan más estudios en el área de las influencias de la pareja sobre la alimentación desordenada entre las mujeres mayores. La comprensión de estos factores podría ayudar a mejorar la prevención y el tratamiento de los trastornos alimentarios, comentó Tylka.

“Algunos profesionales ya están abogando por la integración de socios en la prevención y el tratamiento de los trastornos alimentarios, y estos hallazgos respaldan este argumento”, concluyó diciendo Tylka.

El estudio fue publicado en el International Journal of Eating Disorders.

Fuente: La Universidad Estatal de Ohio

Deja un comentario