SALUD MENTAL

Los malos hábitos de sueño pueden afectar la salud a largo plazo de los adolescentes

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

En un nuevo estudio investigadores de la Universidad de British Columbia (UBC) encontraron que el sueño de baja calidad puede afectar la salud a largo plazo en los adolescentes, y los padres tienen razón al insistir en los horarios de sueño y tal vez limitar el uso de pantallas a altas horas de la noche.

“El sueño crónico de baja calidad se asoció con resultados de salud más deficientes entre los jóvenes estudiantes de la UBC”, dijo la Dra. Annalijn Conklin, autora del estudio, profesora asistente de ciencias farmacéuticas en la UBC y científica del Centro para Evaluaciones de Salud y Ciencias de Resultados.

“Los jóvenes que regularmente tenían problemas para conciliar el sueño o para quedarse dormidos tenían una probabilidad casi dos veces y media mayor de obtener reportes de salud subóptima o inferior a la excelente, en comparación con los que no lo hicieron”.

El estudio evaluó a 3,104 estudiantes en la Universidad Columbia Británica de 13 a 17 años durante un período de dos años. Los hallazgos aparecen en la revista Preventive Medicine.

“Incluso si estos adolescentes tenían dificultades para conciliar el sueño solo una noche a la semana, y si eso ocurría con regularidad durante dos años, realmente parecía afectar su salud general”, agregó Conklin.

“Lo que fue particularmente interesante fue que la relación entre el sueño crónico, de mala calidad y el resultado de salud fue más fuerte en los niños que en las niñas”.

Sin embargo, la investigación no encontró relación entre los malos resultados de salud y los que crónicamente tenían menos de ocho horas de sueño por noche.

Como estudio observacional, esta investigación no investiga la causa y el efecto, pero los investigadores dicen que los hallazgos indican que los problemas acumulativos del sueño son importantes para la salud de los jóvenes.

“Esto demuestra que definitivamente hay un vínculo entre la mala salud y el sueño crónico de mala calidad, que puede ser específico para cada género, y estoy interesada por ver más investigaciones que exploren esa conexión”, dijo Conklin.

Añadió que los hallazgos resaltan la necesidad de que los padres trabajen en las muchas recomendaciones sobre las prácticas de higiene del sueño.

“Otros estudios han demostrado específicamente que el uso de las pantallas por la noche y el consumo de cafeína tienen consecuencias perjudiciales para conciliar el sueño. “La salud de los jóvenes puede beneficiarse de los padres que imponen horarios de sueño e imponen restricciones en el tiempo en el uso de las pantallas”, concluyo Conklin.

Fuente: Universidad de British Columbia

Deja un comentario