DEPORTIVA

Los programas de salud comunitarios pueden mejorar la calidad de vida

PAD
Edición de Contenido por PAD

Investigadores de la Universidad de Pittsburgh descubrieron que los programas comunitarios de intervención conductual sobre el estilo de vida, pueden ayudar a las personas a aumentar su salud emocional y física en un promedio de casi el 10 por ciento.

La autora principal del estudio es la Dra Yvonne L. Eaglehouse, es una investigadora postdoctoral en la Universidad de Pittsburgh.

“Nuestro estudio demuestra que estos programas, manejados en diversos entornos de la comunidad tales como centros de atención de  ancianos y centros de trabajo, mejoran significativamente la calidad de vida de los participantes.”

Eaglehouse y sus colegas investigaron el impacto del Programa Grupal Sobre el Balance del Estilo de Vida, que ha tenido gran éxito en EE.UU. para la prevención de la diabetes.

Este programa ha demostrado que las personas en situación de riesgo de diabetes perdieron una cantidad significativa de peso y aumentaron sus niveles de actividad física,  reduciendo drásticamente sus posibilidades de desarrollar diabetes así como el síndrome metabólico y superando a las personas que tomaron un medicamento para la diabetes.

El Programa Grupal Sobre el Balance del Estilo de Vida consta de 22 sesiones administradas durante un período de un año con el objetivo de ayudar a las personas a hacer cambios en su estilo de vida. De manera más específica el programa ayuda a los participantes a reducir su peso en siete por ciento en promedio y aumentar la actividad física a intensidad moderada (como caminar a paso ligero)  150 minutos por semana.

Para el estudio un total de 223 participantes se inscribieron para probar la eficacia del programa tanto en un lugar de trabajo como también en tres centros comunitarios en el área de Pittsburgh. Los participantes en promedio tenían 58 años de edad y tenía pre-diabetes o síndrome metabólico o ambos.

Antes de iniciar el programa, cada participante clasificado su salud  en una escala que va de cero “peor estado de salud imaginable” a 100 “mejor estado de salud imaginable.” El promedio de nacional en EE.UU. es 79,2, mientras que los participantes promediaron 71,5 al inicio del estudio.

Después de completar el programa de un año de duración, los participantes aumentaron su puntaje promedio de la salud relacionados con su calidad de vida a 78,2.

“Es emocionante saber que hemos sido capaces de documentar una mejora en la salud de la calidad de vida en estos participantes, además de la mejora en los factores de riesgo de diabetes y las enfermedades cardiovasculares “, dijo la coautora del estudio la Dra.Andrea Kriska, colaboradora en el Departamento de Salud Pública de Pittsburgh.

“Este importante beneficio es más evidente en los que comienzan el programa de intervención y que tienen una menor calidad de vida – en otras palabras, aquellos que necesitan  mejorar al máximo su salud.”

Fuente: Journal Quality of Life Research

Deja un comentario