NOTICIAS

Los sentimientos de desesperación pueden desvanecerse con la edad

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Una nueva investigación examina las trayectorias de personalidad de las mujeres desde la mitad de su vida hasta más tarde.

La nueva investigación publicada en el Journal of Research in Personality sugiere que Longfellow pudo haber sido un psicólogo laico tan dotado como poeta. La personalidad, en algunos aspectos, puede volverse más bella a medida que envejecemos.

Psicólogos de los Estados Unidos y Canadá examinaron cuatro dimensiones de la personalidad de una muestra de 166 mujeres de mediana y de la tercera edad (edades 43-72). Los datos se recopilaron en cuatro etapas y abarcaron un período de 28 años (1986-2014).

Los investigadores estaban interesados ​​en cómo la personalidad construye la generatividad, el estancamiento, la integridad del ego y la desesperación y si estas cambian con el tiempo. La generatividad se define como la participación activa en la promoción de un futuro saludable para las generaciones actuales y futuras. Se mide en declaraciones autodescriptivas como “Es capaz de ver el corazón de problemas importantes”, “Se comporta de manera comprensiva o considerada” y “Tiende a ofrecer consejos”. El estancamiento, por otro lado, se refiere a la falta de crecimiento de una personalidad sana y se define por afirmaciones como “Se siente incómodo con la incertidumbre y la complejidad”, y “Renuncia y se retira ante la frustración y la adversidad”. La integridad del ego se refiere a la sabiduría y la capacidad de recuperación de la persona, ganadas con esfuerzo ante la adversidad. Se evalúa mediante afirmaciones como “Es tranquilo, de manera relajada” y “Es subjetivamente inconsciente de la preocupación por uno mismo; se siente satisfecho con uno mismo”. Finalmente, la desesperación se refiere a la ausencia de integridad del ego y se refleja en afirmaciones como “Se siente una falta de significado personal en la vida” y “Tiene hostilidad hacia los demás”.

Al registrar estas cuatro dimensiones de personalidad a lo largo del tiempo, los investigadores encontraron que la generatividad y la integridad del ego aumentaron constantemente desde los 43 años hasta los 60 y 70 años. Por otro lado, el estancamiento alcanzó su punto máximo en los últimos años de los 50s y luego comenzó una trayectoria descendente que duró hasta los 70 años. De las cuatro dimensiones de personalidad medidas, la desesperación alcanzó su punto máximo más temprano (en los primeros años de los 50s), pero disminuyó drásticamente en los 60 y 70 años.

En otras palabras, las facetas positivas de la personalidad aumentan con el tiempo, mientras que las facetas negativas retroceden. El resultado de esta reconfiguración es una personalidad más saludable en la vida posterior a la mediana edad. Los autores comentaron: “Las trayectorias de cada par de construcciones divergieron, aunque en puntos algo diferentes en el ciclo de vida. La desesperación pareció disminuir antes del estancamiento, tal vez habilitando o resultando de un aumento en la integridad del ego, mientras que la generatividad y la integridad del ego fueron ambas preocupaciones continuas a lo largo del período. Más tarde, el estancamiento también disminuyó, tal vez porque el continuo aumento posterior de la integridad del ego engendra un sentido de desarrollo personal “.

Los investigadores argumentan que este patrón de resultados apunta a una resolución exitosa de problemas de desarrollo en diferentes etapas de la vida. “La personalidad”, escriben, “continúa desarrollándose durante la adultez, con nuevas fortalezas de personalidad que continúan emergiendo en estas últimas etapas de desarrollo”.

Entonces, ¿cuál es la receta? Puede ser tan simple como creer que nunca es demasiado tarde para ver una mejora en el horizonte. O, como dijo el poeta Longfellow, las estrellas saldrán a medida que el cielo de la tarde se desvanezca.

Fuente: www.psychologytoday.com

Referencia:

Newton, N., Stewart, A. J., & Vandewater, E. A. (2019). “Age is opportunity”: Women’s personality trajectories from mid-to later-life. Journal of Research in Personality.

Deja un comentario